‘Cizaña crecida’ de Antonio Montalvo en Espacio Mínimo

by • 14 septiembre, 2012 • Exposiciones, Galerías de arte, Madrid, PinturaComments (0)2205


Del 15 de septiembre al 8 de noviembre de 2012. Galería Espacio Mínimo, Madrid

Este sábado la galería Espacio Mínimo inaugura temporada con ‘Cizaña crecida’, la segunda exposición en la sala del artista granadino Antonio Montalvo. En la muestra encontraremos un conjunto de pinturas que se aglutinan bajo una de las expresiones utilizadas por Isaak Bábel en su célebre ‘Caballería Roja’: Cizaña crecida.

El propio Montalvo nos explica sobre su obra y esta exposición:

“Una exposición de mi trabajo no es más que una reunión de pinturas, nunca trabajo en torno a una serie. Por eso esta exposición no va a tener un tema, no puede tenerlo.

Un pintor se encuentra sometido a mensajes imprevisibles, confusos, que a falta de algo mejor habría que calificar de intuiciones. No hay que buscarle sentido a lo que no tiene ninguno: no sé porqué pinto un cuadro. En cualquier caso, uno no pinta para salir de dudas, sino para entrar en ellas.

La tarea del arte en general, y de la pintura en particular, consiste en encontrar una forma de expresión para lo que no se puede verbalizar: La pintura es el receptáculo de lo inefable. Y no hay más; por eso, en cuanto a las obras de la exposición, podría decirse que se encuentran en el punto en que está la Judith de Bartók cuando, en el castillo de Barbazul, pide que se abra la última de las siete puertas.

Apuntan, como las anteriores, a la tristeza melancólica originada por el recuerdo de una dicha perdida. Considero el pensamiento “pictórico” estrictamente inseparable de una profunda e indestructible melancolía. Añoro un estado anterior, real o imaginario, y el recorrido vital de estas obras pretende “significar” la experiencia de esta melancolía y la capacidad vital de sobreponerse a ella.

Esta imposibilidad chejoviana de la felicidad conduce irremediablemente a lo que aspiro sea el nudo gordiano de mi trabajo: la belleza sutil, apenas perceptible, del dolor humano, esa que solo la música parece capaz de transmitir, y la angustia de la criatura humana deseosa de redención. A estas alturas, no encuentro posible otra aspiración, otro “tema” para mi pintura. Y no hay más que esto, una resignación suave, una piedad recíproca y entristecida.”



Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>