El taller del artista en el siglo XX

by • 11 abril, 2017 • Exposiciones, Fotografía, MadridComments (0)1476


La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando acoge la exposición “El taller del artista”, una mirada a los archivos fotográficos del Instituto de Patrimonio Cultural de España. La muestra, comisariada por Isabel Argerich y Óscar Muñoz, ofrece una visualización de distintos tipos de talleres, sobre todo de pintores y escultores.

Maruja Mallo

Las imágenes seleccionadas no pretenden ser una representación exhaustiva de las diversas tendencias del arte español en la primera mitad del siglo XX, pero sí permiten adivinar la riqueza de su entramado y de las distintas realidades que coexistieron durante aquellas décadas: desde el arte más conservador, oficial y académico, hasta visiones más frescas y novedosas, pasando por un amplio espectro de trayectorias individuales en las que se entreveró lo moderno con la herencia del clasicismo y de la pintura española del Siglo de Oro.

Las fotos de los estudios y talleres pueden considerarse auténticos retratos de los artistas que los habitan, incluso cuando éstos se encuentran ausentes de las imágenes fotográficas. Constituyen un género especial de retrato, en el que se dan cita tanto la dimensión pública y profesional de una persona como su vertiente más privada y personal. Las imágenes de la muestra –ya fueran realizadas por Mariano y Vicente Moreno como por Ruiz Vernacci, Conde de Polentinos, Cabré, Wunderlich o Pando– unen su valor documental al estético. Reflejan la maestría técnica de sus artífices en el dominio de la luz y la composición, junto a una sensibilidad capaz de captar la personalidad del pintor o escultor en simbiosis con el interior del estudio o taller en que trabaja.

Alumnos bellas artes

La Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España contiene una treintena de archivos fotográficos que reflejan y documentan múltiples e interesantes aspectos del patrimonio cultural español. Estos archivos –Moreno, Ruiz Vernacci, Wunderlich, Pando, Conde de Polentinos, Cabré, etc.–son fruto de vidas enteras de dedicación por parte de destacados fotógrafos especializados en la reproducción fotográfica de monumentos y obras de arte, así como de aficionados a la fotografía y a la historia del arte, o de profesionales que utilizaron la fotografía como medio científico para el estudio de la obra de arte y de los vestigios históricos y arqueológicos.

La exposición se articula en cinco bloques, el primer ámbito presenta el bagaje decimonónico a través de la pintura de historia (Moreno Carbonero) y paisaje (Aureliano de Beruete), así como la herencia del academicismo y del arte clásico que queda simbolizada por la imagen del salón central del Museo de Reproducciones Artísticas alojado en el Casón del Buen Retiro, al que acudían numerosos artistas para dibujar los modelos de la Antigüedad grecorromana. Las imágenes muestran que la pervivencia del clasicismo en la enseñanza académica de aquella época, unida a la exuberancia formal y expresiva del modernismo, propició el eclecticismo característico de la escultura monumental y conmemorativa en España (Benlliure, Querol).

javier clavo gil

El segundo y tercer bloques se centran tanto en los artistas de sociedad como en aquellos que practicaban un arte que se recrea en el folklore, las costumbres, indumentarias y tradiciones de las regiones y pueblos de España (López Mezquita, Eduardo Chicharro, Juan de Echevarría…), adoptando un enfoque sobre la realidad nacional que, en algunos aspectos, sintoniza con la obra literaria de la denominada Generación del 98, con cuyos miembros mantuvieron relación a través de tertulias y encuentros.

Un cuarto espacio, denominado “Aires de renovación”, incluye a pintores y escultores en quienes se advierte un estilo y una actitud más moderna y desenfadada, ajena tanto a las normas académicas como a la temática castiza. Sus obras viran hacia otros asuntos y estilos más definitorios del siglo XX, llegando en algunos casos, como Maruja Mallo y Jorge Oteiza, a transitar el terreno de la vanguardia.

La exposición concluye con un grupo de imágenes correspondientes a la época de guerra y posguerra, hasta comienzos de la década de 1950. En ellas alterna el arte oficial y conmemorativo del régimen franquista (Fructuoso Orduna, Juan Cristóbal…) con algunos ejemplos que muestran el incipiente resurgir de una cierta modernidad (Javier Clavo y su pintura reminiscente de Picasso o de Antoni Clavé).

VÁZQUEZ DE LA VARGA, Pura

Fechas: Hasta el 21 de mayo de 2017
Lugar: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid
Imágenes:
1- Maruja Mallo en su estudio, rodeada de sus obras. Foto: Vicente Moreno, 1936. Archivo Moreno Nº 28687_B © Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
2- Alumnos de Bellas Artes, organizados en la Federación Universitaria Escolar, realizan carteles de propaganda de orientación popular, para la conservación de obras de arte. Foto: Aurelio Pérez Rioja, “Rioja”, finales de 1936. Archivo Vaamonde Nº DV-F.04.08.27  © Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
3- Javier Clavo y Vicente Clavo observan cómo Ángela Escribano diseña la cubierta de un catálogo. Foto: Otto Wunderlich, ca. 1950. Archivo Wunderlich Nº Wun-11474 © Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
4- Pura Vázquez de la Varga – La pintora ante un cuadro. Foto: Vicente Moreno, ca. 1929. Archivo Moreno Nº 34343_B © Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte



Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>