Entrevista a Alice Pasquini

by • 15 febrero, 2017 • Artist Interviews, EntrevistasComments (0)2252


La artista italiana Alice Pasquini presenta en la madrileña Swinton Gallery “Nothing lost”, una exposición que se podrá visitar hasta el 11 de marzo y que reúne algunos de sus últimos trabajos de estudio sobre piezas recicladas ya que, al igual que en sus intervenciones urbanas, Pasquini busca superficies con una historia que perpetuar expresando emociones universales a través de sus figuras femeninas.

Alice Pasquini en el muro #MindTheWall de Swinton Gallery.

 PAC – ¿Cuándo comenzaste a sentir interés por la pintura?

Alice Pasquini – A los tres años le dije a mi madre que iba a ser pintora. Cuando jugaba con mis pitufos todos tenían una profesión: el bombero, el chef… y también estaba el pintor, así que para mí era un trabajo como otro cualquiera. Me di cuenta de que no era así cuando les dije a mis padres que quería estudiar el bachiller de artes, y me intentaron persuadir para que entrara en el de humanidades.

PAC – ¿Y cómo empezaste a pintar en la calle?

Alice Pasquini – Después de hacer el bachiller de artes, estudié en la Academia de Bellas Artes de Roma -allí había un profesor que afirmaba que el arte había muerto con Duchamp- y trabajábamos con óleo, caballetes y modelos. Por la mañana aprendía una visión del arte muy elitista. Por la tarde aprendía otras cosas: en los años 90 la cultura hip hop acababa de llegar a Italia y nos decía que no necesitábamos ir a una escuela de danza para bailar, o a una escuela de arte para hacer arte. Empecé a pensar en producir un arte para todo el mundo y en una manera diferente de disfrutarlo. Si vas a una exposición, esperas ver unas obras en una sala, mientras que el impacto de ver algo completamente diferente en el trayecto urbano de todos los días, cambia tu manera de mirar el espacio y la ciudad.

Alice Pasquini

 PAC – Fuiste una de las primeras mujeres que empezaron a pintar en las calles de Roma, ¿Qué supuso esto para ti?

Alice Pasquini – No había muchas mujeres pintando, aunque también se jugaba al despiste firmando con nombres ambiguos. Decidí intervenir en la calle de una manera muy personal y unir mi filosofía con mi experiencia en la pintura. Quería crear un estilo que no fuera sólo graffiti, quería que fuera más pictórico, que se notara deliberadamente que era obra de una chica, por eso me puse a firmar con mi verdadero nombre -y he pagado las consecuencias por esto-, me interesaba lanzar un mensaje de manera directa: era una mujer pintando en la calle. Quiero pensar que esto ha servido de algo, al ver que ahora hay más chicas en el street art. Por otro lado, quería expresarme como mujer, sobre todo al ver cómo otros colegas graffiteros representaban mujeres muy sexualizadas. Mi intención era, y es, desarrollar mi estilo y demostrar que, como mujer, puedo expresar sentimientos de otras mujeres sin adoptar la manera masculina de representar lo femenino.

Alice Pasquini

PAC – De hecho, tu primera pieza en la calle fue un personaje femenino y todavía sigues pintando mujeres.

Alice Pasquini – Mis mujeres han crecido conmigo. Al principio quería pintar lo que no se solía ver y con lo que yo me identificaba: chicas seguras, independientes. Al viajar he descubierto que prefiero hablar de otras cosas que no sean uno mismo y, aunque sé que puede parecer banal hablar de conceptos universales, me he dado cuenta de que los sentimientos humanos son los que van a prevalecer, y seguirán siendo igual de válidos dentro de cinco años o de cincuenta. Al ser una mujer me es más fácil hablar de estos sentimientos a través de otras mujeres cotidianas, normales como yo, en otros roles que no sean exclusivamente el de chica sexy o madre.

Alice Pasquini

PAC- ¿Te defines feminista?

Alice Pasquini – ¡Por necesidad! Todavía tenemos el problema de tener que demostrar nuestra valía. Por ejemplo, existen “exposiciones de mujeres artistas”, pero ¿a que nunca has escuchado “exposiciones de hombres artistas”? Vamos mejorando y creo que llegará un momento en que no tengamos que justificarnos, pero aún necesitamos ser feministas porque el mundo sigue siendo muy machista. Lo veo cuando viajo, es algo que ocurre en todo el planeta. Cuando he pintado muros grandes me han preguntado: “¿Estás segura? ¿Tú sola?” Pero los he pintado y he demostrado, ante los demás y ante mí misma, que puedo hacer murales enormes sin necesidad de proyector ni cuadrícula. Ahora lo que quiero hacer son pequeñas piezas.

PAC – ¿Qué otras influencias se pueden apreciar en tu obra?

Alice Pasquini – Lo que más me ha impresionado en mi vida son las villas del norte de Italia proyectadas por Palladio y decoradas con frescos de El Veronés. Considero una influencia el propio hecho de haber crecido en una ciudad como Roma. Creo que hemos tenido la necesidad de intervenir en la calle porque la urbe no está tan hermosa como antiguamente. Los artistas parece que ya no son tan útiles como antes y esto es una equivocación: la belleza no salva al mundo pero ayuda a la gente a sentirse mejor. Obviamente los monumentos históricos no se tocan, pero las paredes kilométricas en barrios alienantes, ¿por qué no? Mi intención es realizar algo bonito en un lugar en el que se supone que no debería ir algo bonito.

Alice Pasquini

PAC – Pero incluso respetando los monumentos, pintar en esos muros sigue siendo algo ilegal, ¿Cómo lidias con esto?

Alice Pasquini – En Italia estoy en un momento muy divertido: aparezco en la Enciclopedia Italiana como artista y, a la vez, tengo procesos penales en curso. Aunque parezca que el street art está legalizado y comprendido, no es así. Solo se acepta si está en un determinado sitio, así que volvemos a la idea de que el arte es solo arte si está en un marco definido.

Sobre la ilegalidad, no creo que haya una fórmula para decir qué es street art o no; cuando pintas de forma legal es muralismo e incluso tiene cierta tradición. Creo que tenemos demasiados problemas como para estar pensando en si una pintura es ilegal o no. A mí me molesta más una ciudad blanca y llena de cámaras.

PAC – ¿Qué requisitos debe tener un lugar para que decidas pintar ahí?

Alice Pasquini – No me atrae la pared en blanco, me interesan las superficies con historia, creo que esto ha sido una reacción al academicismo. Me gustan las intervenciones pequeñas, espontáneas; son más democráticas que pintar una pared de un edificio de cinco plantas. También consiste en una coincidencia de varios factores: desde que lleve un bote del mismo color que el muro, hasta que vea una cornisa idéntica a la de un boceto que he imaginado. Es algo mágico. Cuando veo un sitio en el que quiero pintar, miro los colores alrededor, qué tipo de edificios hay cerca, si hay una escuela, casas o un hospital…. Llevo un boceto en blanco y negro y los colores me salen en el momento. Prefiero la obra rápida en la calle y que el arte contextual varíe según dónde esté pintando la pieza.

Alice Pasquini

PAC – Has viajado mucho y has vivido en varios países, incluido España, ¿Cómo recuerdas tu estancia aquí?

Alice Pasquini – Todo empezó cuando después de terminar Bellas Artes viajé para visitar a una amiga que estaba de Erasmus en Madrid. Un día, mientras la esperaba, vi un anuncio en el que buscaban dibujantes y pensé que podía ser para mí. Cuando llamé me respondió el encargado de Cortylandia y empecé a trabajar allí. Esta persona fue muy importante, porque me animó a dedicarme a ser artista. Fue una gran experiencia ¡y muy divertida! Cuando vi en acción por primera vez el montaje de Cortylandia en el que había trabajado fue muy emocionante. Puede que no se considere arte, pero pasaba igual que con el street art, la gente sacaba una foto y se convertía en algo suyo.

Alice Pasquini

PAC – En ese sentido, ¿crees que ha influido el street art en una democratización del arte?

Alice Pasquini – En la búsqueda del arte ya no había más pintura, de hecho, incluso en la calle cada vez se van viendo más y más cosas conceptuales. La invención técnica del spray ha brindado la posibilidad a muchos pintores de pintar rápidamente en espacios muy interesantes e inspiradores, y ha devuelto a la pintura una posición relevante en el arte y en la vida de la gente. Las personas han entendido esta generosidad por parte de los artistas porque, sí, lo hacemos por nosotros, pero el principio es compartirlo. La gente sube fotos de mis piezas y así puedo ver cómo evolucionan, y esto es parte de la historia. Muchas veces son las personas que ven a diario mis obras quienes me escriben y me cuentan cómo están, si las han tapado y las echan de menos… Las piezas se documentan con fotos o vídeo, pero esto no es nada nuevo, ¿qué pasaba, por ejemplo, con los happenings? Son obras que van a desaparecer y se conservarán a través de la documentación.

Alice Pasquini

PAC – ¿Qué nos vamos a encontrar en la exposición “Nothing lost”? Háblanos de la instalación de inmersión tridimensional en la que has estado trabajando y que podemos ver en Swinton Gallery.

Alice Pasquini – “Nothing lost” se titula así por el material, porque son piezas que han sido tiradas y las he recuperado. Me encanta pintar sobre algo que ya tiene una historia, igual que con los muros, lo que ocurre es que la obra de estudio no tiene el mismo impacto, así que puedo aprovechar y hacer obra más frágil que en la calle no aguantaría.

La manera de exponer las telas en esta exposición, como si fueran ropa tendida, me parece algo muy mediterráneo, que suele estar asociado a una acción femenina, además de ser algo muy íntimo y a la vez comunicativo.

La instalación 3D responde al deseo que tenía de niña de meterme en una pintura. Creo que ser artista es, en parte, llevar a la realidad los deseos que tenías de niña. Ha sido un proceso analógico, he dibujado sobre varios niveles de vidrio para lograr la profundidad del 3D. El fotógrafo Stefano C. Montesi y yo hemos trabajado alrededor de un año en esta técnica.

Alice Pasquini

 PAC – ¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

Alice Pasquini – Próximamente tengo muchos viajes: Ámsterdam, París, Montecarlo… Sigo con mis proyectos de animación y también voy a colaborar con un proyecto social, mujeres ex prostitutas han abierto una tienda en la que venden prendas de ropa para las que voy a pintar algunos estampados.

Estoy empezando a hacer desnudos, en el estudio. En la calle entiendo que puede no ser un tema para todos los públicos y hay que tener consideración. Es cierto que ya hemos visto suficientes mujeres desnudas, pero lo que no hemos visto tanto son mujeres que estén a gusto con su propio cuerpo, sea cual sea, mujeres naturales, no sexualizadas.

Y estamos trabajando para publicar mi diario de viajes. No suelo hacer fotos, pero sí hago bocetos, dibujos de momentos de mi vida, sitios que he visitado… Me gustaría publicarlo incluyendo todo lo que voy metiendo entre sus páginas: billetes, fotos o notas, para que la persona que lo abra, tenga la sensación de tenerlo tal y como yo lo he ido completando.



Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>