Entrevista a Miguel Bañuls

by • 14 diciembre, 2016 • Artist Interviews, EntrevistasComments (0)1406


Miguel Bañuls, (Madrid, 1969). Vive y trabaja en Alicante desde hace veinte años. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid (1993). Escultor, docente, restaurador, joyería creativa. Sobrino nieto de Daniel Bañuls y biznieto de Vicente Bañuls, una saga de artistas importantes en Alicante y con mucha presencia. Artista por encima de y pese a todo.

Miguel Bañuls


PAC – ¿Ser escultor hoy es…?

Miguel Bañuls – Es casi una heroicidad, por los múltiples problemas de intendencia que requiere. Por otra parte, escultor empieza a ser un término en decadencia (y no hablemos ya como oficio), como lo es el de pintor o grabador, para dar paso a otro que aúna la expresión multidisciplinar que es el de artista plástico. Este es más amplio y quizá se ajusta más a las necesidades expresivas del momento, aunque ello conlleve la perdida de conocimiento en profundidad de cualquiera de las disciplinas por separado. A la trayectoria de mi trabajo le sucede igual. Soy curioso y no quiero limitarme a una de ellas.

Nunca debió ser fácil dedicarse al arte, solo hay que leer unas pocas biografías para darse cuenta de que ningún tiempo pasado fue mejor.

 Miguel Bañuls


PAC – ¿Cómo te defines o cómo te ves a ti mismo como artista?

Miguel Bañuls – Estoy en un momento de gran creatividad y de evolución. Encontrando mi camino. Siempre he sido un escultor abstracto, reservándome la figuración para el dibujo y los encargos de oficio, que también disfruto. Me interesan los procesos industriales, mecanicistas y aparentemente fríos para desarrollar una obra que, aunque cercana al minimalismo, coquetea muy veladamente con la tradición surrealista, por cuanto los resultados recuerdan ligeramente a realidades conocidas, bien por sus formas, por la gestualidad de los ritmos o la simbología.

Cada vez me veo más interesado por el diseño, el proceso de lo que está por venir, buscando soluciones con economía de recursos materiales, de formas y transformaciones que llevan implícito el significado de la obra. En ocasiones, me gusta disponer de elementos superfluos e innecesarios para pervertir y trastocar la idea original, me divierte y tampoco sé si eso me aleja más aún de una idea puramente artística. No me importa, e incluso lo estoy poniendo en práctica en mi trabajo como diseñador de joyas donde encontrar ese equilibrio es la motivación para hacerlas.

A veces, trabajando me pregunto qué pensarían mis referentes como Richard Deacon, Antoni Caro, Oteiza, Richard Serra, Chillida, Cruz Diez, Sempere o Josef Albers entre muchos y que son tan distintos unos de otros. También pienso y dialogo con mis raíces.

 Miguel Bañuls


PAC – El realismo, la figuración ¿es un anacronismo, es un arte del pasado?

Miguel Bañuls – No lo creo, yo veo mucha figuración. Es una herramienta válida y necesaria para muchos, algunos conceptuales como Sarah Lucas o la escuela que ha dejado Louis Bourgeois siguen usando la figuración para expresarse. Por otro lado, los nuevos materiales y técnicas constructivas hacen crecer el deseo de aplicarlo a la figura, estoy pensando en Jaume Plensa que es de los pocos artistas españoles que ahora mismo tienen gran relevancia en el panorama internacional. El arte urbano también se nutre de la figuración y ha entrado por la puerta grande. También está la fotografía que cada vez ocupa un lugar mayor entre la artes y que hace un uso muy interesante de la realidad.

No, no creo que acabe nunca, simplemente cambian los enfoques y quizá las técnicas ya que realismo y figuración como único fin, al menos para mí, no tienen sentido.

Yo he trabajado mucho la figuración y me encanta y aunque mi imaginación es abstracta, si alguna idea me lo requiere, no dudaré en usarla para mi obra más personal.

 Miguel Bañuls


PAC – Monumento, obra pública, instalación, espectáculo… ¿hacia dónde está yendo la escultura?

Miguel Bañuls – No lo sé, pero el monumento como In Memóriam sigue existiendo con un lenguaje más actual, ¡claro está!; la instalación está en auge a pesar de su larga existencia, y el espectáculo está en todo y el arte no iba a ser menos. Quizá se abusa hoy del gigantismo o la elefantiasis, como yo prefiero llamarle. Y es que una maravilla puede ser tan pequeña como una maqueta tallada en tiza de Jorge Oteiza o un coprolito muy grande, como alguna de las obras que adornan los espacios públicos y que, por grandes, son más cagada aún si cabe. Estas perlas suelen hacerse a gran escala para que las veamos mejor y consigan confundir por completo al espectador, alejándolo un poco más del arte actual. De paso, forman parte de la educación de las nuevas generaciones.

Sin embargo, de vez en cuando, si hay profesionales para seleccionar estas obras con las que conviviremos a diario, el ciudadano podrá nutrirse de ideas interesantes.

Miguel Bañuls

PAC – ¿Es curioso que pocos escultores participaran de la fiebre del “rotondismo” que tuvimos en el país, no?

Miguel Bañuls – ¿Y qué artista no quisiera rotondear? Yo también pienso en esculturas de bulto rotondo. Por desgracia, hasta hace poco o todavía en algunos sitios era el concejal de turno quien tenía o tiene la potestad y el talento para obligarnos a todos a disfrutar de lo que su gusto personal dispone, sin la ayuda de un consejo artístico de profesionales.

¿Por qué en cuanto necesitamos la ayuda de un profesional de otros ámbitos siempre queremos al mejor o más preparado posible y en cuestiones artísticas no? Si el arte que nos rodea es de calidad pasará la prueba del tiempo y podremos enseñarlo orgullosos, porque es lo que mostramos a quienes nos visitan, es nuestra carta de presentación y les ilustra acerca del nosotros mismos .No querremos salir mal parados ¿No?

Bueno… quizá porque ha sido una parte de la obra pública que no necesitaba salir a concurso, las oportunidades no han sido muy plurales (hablo de todo el territorio nacional) y tal vez también por eso te encuentres multitud de estas glorietas decoradas por el mismo artista.

 Miguel Bañuls

PAC – Materiales nobles, materiales industriales… ¿Qué determina qué utilizar en cada momento?

Miguel Bañuls – La idea. El artista, los materiales y el lenguaje están al servicio de ésta, o eso creo yo. Lo que sucede es que uno tiende a buscar la idea que le ayude también a seguir con unos materiales y un lenguaje que le interesan.

PAC – Se aprecia un aligeramiento de tus trabajos y materiales, ¿qué buscas o aspiras?

Miguel Bañuls – Eso mismo, ligereza. Decir lo que quiero con el mínimo de recursos, sin perder expresividad, o mejor dicho, ganándola por estar más cerca de lo que importa. Eso lo he buscado siempre, aunque con materiales muy sólidos. Estas técnicas más aéreas te permiten apoyarte en el dibujo, e incluso el color que son tan potentes. Además, me gustaría que hubiera alegría en el resultado, que es un ingrediente difícil de usar sin caer en la anécdota o en lo banal. Y ante todo libertad expresiva, pues sin ella no merece la pena dedicarse a algo que prácticamente absorbe tu vida. Los condicionamientos se los pone sin querer uno mismo, y la mayoría de las veces la encargada de hacerlo es la ignorancia que afortunadamente se va curando a medida que trabajas e interesándote por el trabajo de otros.

 Miguel Bañuls

PAC – ¿Las administraciones protegen adecuadamente el patrimonio artístico urbano?

Miguel Bañuls – Unas más que otras. El vandalismo ciudadano e institucional es generalizado y creo que tiene que ver con el nivel cultural y las preferencias de unos y otros. El ciudadano no debería ser insensible a los problemas que le rodean, pero mucho menos quienes les gobiernan y no entiendo ese desdén en este sentido. Estoy harto de ver patrimonio que sufre pequeñas patologías, fáciles de resolver y que no se atienden porque probablemente debe ser más rentable esperar a que lleguen a padecer condiciones ruinosas y que amenacen su integridad. Luego se contratan grandes empresas que acometen grandes campañas de restauración para que todos nos enteremos de su preocupación. Menos espectacular pero más efectivo sería tener en plantilla conservadores que hagan más andamio que despacho, o bien, atenderlas con pequeñas contratas. Como en medicina, la prevención sale más a cuenta. Siento ser duro pero es lo que he visto hasta la fecha, y no estoy pensando en colores. Nuestro patrimonio interesa mucho al visitante y las playas y las paellas saben mejor en un entorno cuidado y con historia.

La frase que me viene a la cabeza pensando en el patrimonio es no me quieras tanto y quiéreme mejor.

PAC – ¿La crisis está siendo una buena excusa para el aletargamiento artístico?

Miguel Bañuls – Cuando paso por un campo de almendros abandonado, los árboles siguen estando allí. No desaparecen. Muchos se secan, pero otros siguen dando flores. Incluso algún milagro de lo sobrenatural permite que germinen unas pocas de las semillas caídas y que nadie regó.

Artistas, por fortuna, nacen en todas partes, y no dejan de serlo o de crear porque se les abandonen a su suerte, pero solo se desarrollan adecuadamente donde hay unos mínimos, y si no, se desplazan y emigran buscándolos! ¡¡Es lo que tiene tener piernas!! Al final, los frutos se van con ellos.

Todas las poblaciones cuentan en su carta de presentación con pensadores, creativos, artistas, músicos, escritores etc. Otras se conforman con el “aquí nacieron…”

¿Podemos estar orgullosos de un panorama donde si te eligen un proyecto expositivo pueda suponer tu ruina? Salas enormes que llena el artista de contenido y de público y te pagas hasta el último clavo (frase esta que adornaba las bases de una convocatoria pública municipal), y si te descuidas el seguro también corre de su cuenta y toda la promoción consiste en lo que él personalmente pueda difundir desde las redes sociales. Además se valora positivamente el mínimo coste de producción en la elección casi por encima de la calidad de las propuestas. Salvo excepciones, esto nos asegura un futuro mediocre en la oferta cultural que se nos ofrece y donde nadie relevante quiera venir a mostrarnos su trabajo. Yo desearía que Alicante participase poco a poco de excelentes propuestas expositivas de índole nacional o internacional. No sería mala idea disfrutar de una bienal aquí.

Al parecer Alicante no recibe ni de lejos el dinero que proporcionalmente le corresponde en el reparto que la Comunidad Valenciana dedica anualmente a Educación y Cultura. ¿Por qué no lo reclaman? ¿Por qué al parecer no se ha hecho nunca? ¿Se presentan proyectos culturales que lo requieran? Esta provincia se merece completar su oferta turística con otra cultural de nivel como han hecho exitosamente otras ciudades de características similares.

 Miguel Bañuls

PAC – ¿Lo mejor y lo peor dentro del mundo del arte?

Miguel Bañuls – Lo mejor el proceso creativo y compartirlo de una u otra forma. Lo peor todo lo demás, por necesario que sea.

Necesario es que se le devuelva al artista el respeto que merece, ya que de las ideas que trabajamos a fondo perdido se beneficia la sociedad entera. Le ponemos imágenes, sonido y palabras a lo que a todos preocupa y que lubrican el pensamiento y las estéticas futuras. Ese respeto debe darse primero, y para dar ejemplo, desde las instituciones, apoyando económicamente el trabajo que se exhibe, en la producción, coleccionando, facilitando espacios de trabajo, ayudando a promocionar y difundir, etc. ¿Acaso son gratuitos los conciertos, o el teatro u otros espectáculos?

Y necesario es también que todo el sector de las Artes Plásticas reme en la misma dirección sin ponernos trabas entre nosotros, cosa que muchas veces ha sido así.

Bueno, a seguir soñando.

PAC – ¿Proyectos futuros?

Miguel Bañuls – Estoy trabajando en descubrir el mínimo común denominador entre el arte y las artes aplicadas. El diseño y el objeto artístico. Mi laboratorio es la orfebrería, la joyería o el complemento. Me gusta mucho fabricar objetos para ese escenario tan fantástico que es el cuerpo humano y averiguar si se pueden conseguir con un 100% de lo que considero verdad, sin traicionarme como escultor. Es complicado porque hay ideas muy bellas que no son funcionales, aunque cada vez me importe menos. El resultado debe ser interesante antes que bello aunque curiosamente me dé cuenta de que estos van muy ligados.

Ahora estoy jugando con piezas más grandes. Ya veremos el resultado.

Desde luego lo que descubro revierte positivamente en mi obra escultórica.

Además, apoyo en lo que puedo a la Asociación de artistas contemporáneos de Alicante, ACOA, que trabaja duro y mojándose para que el panorama artístico cambie a mejor aquí donde vivo. Un poco quijotesco, pero me parece casi una obligación intentarlo.



Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>