Erlea Maneros Zabala en el Reina Sofía

by • 21 abril, 2016 • Diseño, Exposiciones, Instalación, Madrid, MuseosComments (0)1838

El Museo Reina Sofía exhibe una nueva exposición, enmarcada dentro de su Programa Fisuras, en esta ocasión se invitó a la artista Erlea Maneros Zabala a realizar un proyecto específico en torno a los fondos de la Colección del Museo Reina Sofía.

Erlea Maneros Zabala

Maneros Zabala ha trabajado con distintos profesionales vinculados a las más de 21.000 obras que alberga el Museo, y de las conversaciones mantenidas y la investigación desarrollada en los meses previos a esta inauguración, ha creado una obra titulada Sala 403 /Un arte para el régimen: ruina y utopía en el sueño de exaltación nacional [bis]. Además de este proyecto específico, se presentan también otros trabajos de la artista, como la serie de Exercises on Abstraction [Ejercicios de abstracción, 2007-2015], y Untitled (The Whole Art of Marbling as Applied to Paper, Book Edges, etc.), 2011-2016.

La artista conecta en su intervención dos salas situadas en el edificio Sabatini: la 403 dedicada a la Colección, y el Espacio 1, destinado a las muestras de carácter temporal. De este modo, el proyecto se desdobla en dos espacios formulando un nuevo itinerario que se suma (infiltrado) a las lecturas de la Colección e invita al espectador a recorrer conjuntamente estas estancias independientes.

La sala 403 acoge obras realizadas en España durante el periodo de la Dictadura a través de la producción de artistas como José Caballero, Salvador Dalí, José Gutiérrez Solana, Amando de Ossorio y Joaquín Vaquero Turcios. Artistas que comparten la peculiaridad de participar en producciones teatrales: realizando bocetos para escenografías, dibujos de vestuarios o con la construcción de una realidad que solo podía ser contada al ser “teatralizada”.

Tomando como punto de partida estos materiales, la intervención de Maneros Zabala remite a una obra de teatro, y se apoya en el estudio de los libretos del apuntador, una forma de escritura descriptiva que la artista adopta para aproximarse al conjunto de obras referidas.

La pieza está protagonizada por los personajes femeninos representados en las obras expuestas en la sala 403, y tiene una duración de veinticuatro horas, comenzando en la medianoche del 2 de marzo de 2016. Lo sucedido en ese espacio y tiempo concretos aparece detallado en un libreto en el que la figura de ese apuntador, que dirige y acompaña a los actores sobre el escenario, ha sido sustituida por la del visitante.

Erlea Maneros Zabala

Por un lado, el libro o guion técnico propuesto hace referencia al contexto físico y material del espacio (localización de la escena, iluminación, registros de movimientos), en un gesto que nos recuerda lo más evidente y que con frecuencia pasa desapercibido: que el dispositivo museístico afecta a los modos en los que los artefactos y las obras de arte son mostrados determinando nuestra recepción. Y por otro, más allá del minucioso registro de los aspectos prácticos o de ceñirse a señalar los protocolos y las reglas inherentes a estos dispositivos institucionales, el texto incorpora “elementos ficcionales”, en un argumento inesperado que estimula otras lecturas de esta sala de la Colección.

Maneros Zabala hace uso en la construcción de la pieza de un lenguaje cercano al diseño gráfico. Un lenguaje reducido a la mínima expresión que convierte las imágenes y los espacios en signos y señales desprovistos de cualquier densidad.

En el plano narrativo, las protagonistas de los cuadros aparecen identificadas como figuras geométricas que cobran vida y reflexionan sobre la objetualización y fetichización de sus cuerpos en las obras de origen. Traducidas a logotipos, estas mujeres se interrogan sobre sus condiciones históricas y el contexto en el que fueron creadas. A través de esta operación, la obra evoca otros territorios regulados por órdenes de carácter geométrico.

El libreto del apuntador que propone Maneros Zabala invita a tomar conciencia de la escena de la que formamos parte al ingresar en las salas del Museo. Añade al tiempo de la experiencia como espectador y a las cronologías propuestas por la institución, un tiempo “extra” que corresponde a las veinticuatro horas en las que esta pieza tiene lugar, en las que “sucede”.

Una intervención que interfiere e impugna los recorridos y las “maneras de estar” de las obras en el Museo, también la del visitante, posibilitando narraciones nuevas y otros discursos de una Colección consciente de su naturaleza siempre inconclusa y contradictoria.

Artista: Erlea Maneros Zabala
Fechas: Hasta el 29 de agosto de 2016
Lugar: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *