Guerrilla Girls Conscience of the Art World (2)

by • 16 octubre, 2013 • Bilbao, Centros de arte, ExposicionesComments (1)2002


Guerrilla Girls ahora aterrizan en Alhóndiga Bilbao que les dedica una retrospectiva con la práctica totalidad de su maquinaria de protesta: publicaciones, camisetas, correspondencia, documentación de acciones y exposiciones, recortes de prensa y sus famosos carteles. Además de su presencia el día de la inauguración junto al comisario de la muestra Xavier Arakistain, director del Centro Cultural Montehermoso Kulturunea entre 2007 y 2011 donde vino aplicando políticas de igualdad en el arte y la cultura. Junto a todo este material documental se presenta la película Guerrillas in Our Midst dirigida por Amy Harrison en 1992, la entrevista Interview 2013 realizada específicamente para esta exposición y un taller de cartelería feminista impartido por Guerrilla Girls. Además se celebrará la segunda edición del curso Perspectivas feministas en las producciones artísticas y las teorías del arte.

Las reivindicaciones de las Guerrilla Girls llegan a un contexto que necesita de sus mensajes. Hace unos meses conocíamos por parte de distintas plataformas de mujeres y cultura, la preocupante ausencia de artistas mujeres en las instituciones públicas españolas. Mujeres en las artes visuales (MAV) hacía público en un comunicado oficial las quejas sobre la política discriminatoria en las exposiciones individuales y actividades programadas por el Museo Reina Sofía en los últimos 5 años. Museo que dedicando la mayoría de su programación a artistas contemporáneos vivos debería ser ejemplar en términos de igualdad con el fin de ofrecer una visión realista del panorama artístico contemporáneo. La situación no es muy diferente al revisar la programación de otros centros como MARCO en Vigo, Centro Galego de Arte Contemporáneo en Santiago de Compostela, Museo de Bellas Artes de Bilbao, Guggenheim en Bilbao, ARTIUM en Vitoria, Koldo Mitxelena en San Sebastián o Acción Cultural Española (AC/E), todas instituciones públicas.

El caso más llamativo se da paradójicamente en la ciudad de Bilbao. El Museo de Bellas Artes en los últimos 10 años no ha dedicado ni una sola exposición individual a una mujer, las adquisiciones de arte contemporáneo de artistas mujeres representan en este museo sólo el 10% y su programación durante 2013 es cien por ciento masculina. Salvo por la exposición de  Mujeres Impresionistas. La otra mirada, en 2001 y Kiss Kiss Bang Bang. 45 años de arte y feminismo, comisariada por Xavier Arakistain en 2007, se confirma que una de las principales instituciones museísticas en País Vasco apenas refuerza el “conocimiento del papel de la mujer en la sociedad y su contribución a través del arte”. En el histórico de exposiciones del Museo Guggenheim durante sus 20 años de recorrido se constata que solo se han celebrado 5 exposiciones de artistas mujeres: Cristina Iglesias y Después de “Montañas y mar”: Helen Frankenthaler 1956–1959 en 1998, Amazonas de la vanguardia en 2000, Louise Bourgeoise en 2001 y Shirin Neshat. Éxtasis en 2002.

También MAV publicaba un gráfico sobre los profesionales españoles en el sistema del arte en nuestro país. Haciendo uso de esa afición a las estadísticas que han servido de pretexto a las acciones de Guerrilla Girls, comprobamos que en los puestos altos de la pirámide -al fin y al cabo es donde se toman las decisiones y se reconocen los méritos- las mujeres representan un porcentaje muy inferior a la realidad. Como en otros ámbitos de la vida pública y política las mujeres no han alcanzado el reconocimiento ni el nivel de competencias deseado a pesar de que el sistema del arte se está sustentando sobre su trabajo. Me planteo si no sería necesario que hubiera más directoras de museos y centros de arte para empezar a aplicar políticas de igualdad realistas y así tratar de responder a la pregunta de Linda Nochlin, pues en España son demasiadas las mujeres excluidas -figuras fundamentales para el arte contemporáneo independientemente de su género- y es necesario líneas de investigación que hagan justicia histórica.

Con frecuencia se han criticado los métodos reivindicativos de Guerrilla Girls obviando que ellas surgen en un contexto espaciotemporal muy concreto. Es innegable que han marcado el camino a otros colectivos que no gozan de la misma libertad de expresión y hoy, aunque divididas en varios subgrupos, han reinventado el feminismo y han creado un capítulo nuevo en la historia del arte. No puedo evitar pensar en Nadia Tolokónnikova, María Aliójina y Ekaterina Samutsevich, las tres integrantes de Pussy Riot condenadas y encarceladas en agosto de 2012 por expresar su opinión sobre la política autoritaria de Vladimir Putin: su delito fue improvisar una oración punk en la catedral de Moscú donde aclamaban a la Madre de Dios que echase a Putin del poder. Algunas de las componentes de Pussy Riot no habían nacido en 1985, pero sin duda son herederas de ese espíritu rebelde, de esa conciencia feminista que necesita el mundo, aunque para algunos sólo sean unas chicas con máscaras metiéndose en problemas.



Articulos Relacionados

One Response to Guerrilla Girls Conscience of the Art World (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>