Jitka Hanzlová en la Fundación Mapfre

by • 18 junio, 2012 • Exposiciones, Fotografía, MadridComments (0)2112

Del 31 de mayo al 2 de septiembre de 2012. Sala Azca de Fundación Mapfre, Madrid

Desde el pasado 31 de Mayo podemos disfrutar en la Sala Azca de Fundación Mapfre de la obra de Jitka Hanzlová (Nachod, 1958) que se expone por primera vez en España.

En la muestra encontramos una selección de 142 fotografías, pertenecientes a nueve series representativas de la trayectoria de la artista checa en los últimos veinte años.

La obra de Hanzlová está marcada por su condición de exiliada: a los 24 años la artista tuvo que emigrar desde su país natal a la ciudad alemana de Essen. Desde entonces su obra presenta una temática recurrente: la relación del ser humano con el entorno en el que se encuentra, y cómo esta vinculación contribuye a forjar la identidad del individuo.

La fotógrafa desarrolla esta idea a través de múltiples matices. Varias de sus series hacen referencia al concepto de las raíces, de la pertenencia a un lugar: es el caso del grupo titulado Rokytník, que toma su nombre del pueblo donde creció la autora. Este lugar aparece mostrado a través de un filtro de melancolía por la pérdida del universo idealizado de la infancia. En la serie Bewohner, por el contrario, Hanzlová trata una situación opuesta: la ausencia de lazos con el entorno y la sensación de desarraigo y soledad, percibida a menudo por los habitantes de las grandes ciudades.

Siguiendo con estas asociaciones, otros proyectos expuestos están ligados a la relación entre cultura e individuo en determinados enclaves: es el caso de la serie Brixton, realizada en el multicultural distrito londinense del mismo nombre, y Cotton Rose, que fue el resultado de un viaje a Japón.

Esta dicotomía entre el ser humano y su entorno ha sido separada en algunos trabajos, en los que Hanzlová trata estos elementos de forma individualizada: es el caso de There is Something I Don´t Know, serie de retratos de figuras aisladas que constituye un reposado estudio de inspiración renacentista sobre la psicología del sujeto. De la misma manera, Hanzlová ha elegido el entorno como protagonista exclusivo en la serie Forest, que muestra la naturaleza en sus aspectos más inquietantes. En sus recientes trabajos aún en proceso, encontramos nuevamente pistas de su interés por el mundo natural: la vitalidad del mundo animal palpita en la serie Horses, mientras que la fragilidad de las flores nos hace reflexionar sobre la fugacidad  de la vida en Flowers, a modo de homenaje a la tradición de las naturalezas muertas del Barroco.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *