La ira de Dios en The Nomad Creative Projects

by • 22 febrero, 2018 • ThenomadcreativeprojectsComments (0)748

Ni galería ni centro cultural, en la ciudad de Buenos Aires han aparecido desde unos años nuevos proyectos dedicados al arte sin espíritu comercial. La Ira de Dios es un espacio con diversas facetas experimentales, abiertas a diversidad de disciplinas y con acceso gratuito para el público. Se ha vuelto uno de los lugares referentes en el barrio Villa Crespo como en el resto de la ciudad.

La ira de dios

 La Ira de Dios, nombrado por la película de Herzog, Aguirre, la Ira de Dios, es una tierra que los artistas podrían ver como un Eldorado. La Ira de Dios es un espacio particular, fuera del circuito comercial, propone a las obras de “existir” en un espacio al estilo industrial de dos plantas, desde el 2010, la curaduría está a cargo de la fotógrafa y artista Carolina Magnin y del gestor cultural Pablo Caligaris. Espacio hibrido, los responsables decidieron de convertirse en una asociación civil sin fines de lucro donde se puede presentar obra de gran formato.

La ira de dios

La Ira de Dios a través de becas y programas especiales, permite a jóvenes creadores de distintos lugares del mundo de desarrollar su obra; compartir talleres, experiencias y tejen redes en Buenos Aires. Desde 2010,participaron en programas de residencia más de 70 artistas y curadores de 23 países. Los artistas necesitan salir de su zona de confort, de sus entornos naturales. Las residencias de La Ira de Dios ofrece lugares donde trabajar y a veces también donde dormir. Pero sobre todo, dan la posibilidad de concentrarse en una obra las 24 horas del día y enriquecerse con la mirada del otro.

La ira de dios

Después de 7 años de vida, La Ira de Dios está vinculado a una comunidad global de artistas en tránsito como de instituciones en América latina como en Europa. La curiosidad y la generosidad están al centro del proyecto. En conocimiento es parte del programa de residencia. Los artistas tienen la oportunidad de participar en actividades, visitas especiales a museos y encuentros con referentes locales. En poco tiempo, artistas que no se conocían, a veces, terminan haciendo trabajos en conjunto por la muestra final. Los artistas son los protagonistas del espacio. Comparten sus dudas, sus cuestiones de materiales o de técnicas pero también la mirada sobre el espacio compartido.

La ira de dios

La Ira de Dios, como numerosos espacios de esta importancia dando la libertad a artistas de expresarse, compartir y de ser (re)conocido como al publico de tener acceso a la cultura bajo sus diversas formas debe luchar para seguir. Por eso, cada año el gobierno de la ciudad analiza sus proyectos y deciden de su interés cultural. A veces, pueden que algunos patrocinadores privados salen para apoyar esos proyectos culturales.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *