LA LUCHA DEL RECUERDO. Martínez Bellido en la columna JM

by • 4 noviembre, 2016 • Fotografía, Málaga, Millennial ArtistsComments (0)2268

Decía Barthes que la fotografía alcanza su cenit cuando la muerte ha hecho de la imagen el testimonio único de la existencia del ausente, imponiendo, por tanto, una distancia temporal necesaria para rememorar. Dicha distancia entraña cierta contradicción en la teoría del filósofo francés (“Más que otro arte, la Fotografía establece una presencia inmediata en el mundo -una copresencia-”1), pues el propio paso del tiempo deteriora, no solo la fisicidad de la fotografía, sino también nuestra propia memoria, el relato de quien estaba y ya no está. La fotografía no es una “puerta” inmediata al pasado, como sostiene Barthes, sino un medio tremendamente limitado que nos habla parcialmente y a partir del cual reconstruimos recuerdos casi ficticios en los que intervienen memoria, sentimientos, etc.

Martínez Bellido

Pongamos como ejemplo el trabajo de Martínez Bellido (Cádiz, 1992), Sam Wright, en la columna de la galería JM, un proyecto comisariado por Patricia Bueno del Río. El artista adquirió por Internet un antiguo álbum de fotografías en el que, además de los consabidos retratos de familia en pequeño formato, encontró un nombre: Sam Wright. A partir de aquí, comienza una intervención artística voraz que da lugar a la destrucción de los recuerdos de un individuo o individuos que no conocemos y la construcción de un mensaje tremendamente poético. Martínez Bellido borra las figuras humanas de las fotografías con óleo, reconstruyendo el paisaje que queda detrás de las mismas. A simple vista la imagen parece una instantánea paisajística, pero si nos acercamos descubrimos el suave velo pictórico que evidencia una presencia casi fantasmagórica, es la energía de quienes estuvieron allí. Y es que el recuerdo se rebela y se resiste a desaparecer. La intromisión del artista en este álbum no es más que una metáfora de la manera en la que actúa el tiempo, despojándonos de nuestros recuerdos, borrando nuestra memoria… y sin embargo, algo persiste. He aquí lo cautivador del proyecto: la lucha del recuerdo por permanecer.

Martínez Bellido

Afloran, como no podía ser de otra manera, numerosos aspectos secundarios. Curiosamente predominan en las fotografías los paisajes marítimos, lo cual podría ser una referencia de tipo autobiográfico, pues el artista ha crecido en una ciudad con mar. De este modo, las fotografías hablan de alguien que no conocemos, pero también de nosotros mismos. Y, por supuesto, no podemos obviar la importancia que Martínez Bellido otorga a la imaginación en su trabajo. Al hacer desaparecer la figura humana, el artista sitúa en primer plano un escenario y los objetos que lo componen, obligándonos (y obligándose) a proyectar una historia inventada: ¿Qué hace ahí una silla de ruedas solitaria?, ¿a quién pertenecen esas esterillas de playa? En este sentido Sam Wright se aproxima mucho a la fotografía cinematográfica, un campo en el que siempre se persigue la narración eficiente: contar al espectador lo máximo con el menor número de elementos.

Martínez Bellido

El álbum familiar, una creación en la que confluyen fotografías, objetos personales, tramas y escenarios, es el formato artístico elegido por numerosos creadores contemporáneos: Hans-Peter Feldmann, Ana Casas y Concha Martínez Barreto, entre otros muchos. Hablamos de una producción que conlleva años y que presenta elementos afines al teatro, el cine y la literatura. Una obra abierta con uno o varios autores que muta con el tiempo. Las posibilidades artísticas y expositivas, como podrán imaginar, son múltiples: el álbum familiar como objeto artístico, la nebulosa de imágenes, la vídeo creación… Martínez Bellido ha optado por descontextualizar las fotografías del objeto “álbum” para generar una narración lineal demasiado simple y monocorde. Sin duda, otro tipo de montaje expositivo habría potenciado la propia fuerza del mensaje de su obra, y en este sentido se echa de menos una dirección curatorial más firme.

Martínez Bellido

Martínez Bellido representa a la perfección el espíritu de la columna JM: un artista de apenas 25 años que da sus primeros pasos en el mundo del arte contemporáneo, que acumula incipientes logros curriculares como haber sido becado por la Fundación Rodríguez-Acosta (2014) o el programa Iniciarte (2014), con una obra de interés y un largo camino que recorrer. Estaremos atentos a su aprendizaje y evolución.

Artista: MARTÍNEZ BELLIDO
Fechas: Hasta el 26 de noviembre de 2016
Lugar: Galería JM, Málaga

1En Barthes, R.: La cámara lúcida. Nota sobre la fotografía, Barcelona: Paidós, 2015, p. 98.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *