La luna es una lámpara que brilla. Bel Fullana en galería L21 Palma

by • 16 junio, 2014 • Exposiciones, Galerías de arte, PinturaComments (0)1821


Bel Fullana, La luna es una lámpara que brilla, galería Louis 21 Palma de Mallorca, 5 de junio – 9 de septiembre, 2014.

Bel Fullana (Son Carrió, Mallorca, 1985) expone en la galería Louis 21 de Palma, su última serie, La luna es una lámpara que brilla compuesta por seis lienzos de gran formato en los que ha trabajado con distintas técnicas, pintura plástica, óleo, acrílico, carbón, rotuladores, sprays y collage. Con esta nueva serie ha dado un giro en su trabajo, que en un principio tenía su origen en el momento de la infancia y que ahora reflexiona entorno a algo más íntimo: la formación de la identidad.

A Pablo Picasso le llevó toda una vida aprender a pintar como los niños, una voluntad mucho más presente en el arte contemporáneo de lo que pensamos. La espontaneidad y la originalidad sin prejuicios de la manera de pintar infantil tiene que ver con la identidad sincera y la inventiva honesta. Para algunos artistas adoptar este modo de actuar es un acto complejo y también radical. Desaprender la manera de pintar como John Cage desaprendió la definición de música, para que cualquier sonido, incluido el silencio, lo fuera. Desaprender la pintura para volver a aprenderla; desaprender, en definitiva, cualquier cosa que tengamos asumido para reencontrarnos con nosotros mismos. Este ha sido el proceso de creación que Bel Fullana ha adoptado en esta serie de dibujos. La luna es una lámpara que brilla es una frase encontrada por la artista en un cuaderno escolar, libretas que estaban guardadas y en donde la artista se reconoce en su proceso de aprendizaje durante sus primeros años en la escuela. Examinar estas libretas ha supuesto un proceso de auto-reconocimiento: «me hizo darme cuenta de que en algún momento no supe leer, ni escribir, ni reconocer los números o las figuras geométricas». Aquel trazo irregular, propio de una niña de esa edad, muestran esa libertad expresiva, ese profundo deseo de mirar el mundo por primera vez con la capacidad de asombro propia de la infancia.

En trabajos anteriores Bel Fullana nos ha acostumbrado a imágenes mucho más macarras, con referencias a la figura femenina en contextos sexuales (Star Fuckers, 2013, galería L21) o escenas poco inocentes protagonizadas por personajes infantiles (Malditos cuentos, 2013, Madrid), revisiones, en definitiva, sobre el lado más perverso e irreverente de la inocente realidad a partir del imaginario infantil y adolescente (White Nights, 2012, galería L21 Palma). Aparentemente hay pocas de estas referencias en La luna es una lámpara que brilla. En esta ocasión la artista no se ha detenido en ese imaginario sino en la manera libre de trabajar, sin referencias estéticas o conceptuales. El origen de esta serie ha sido hallado en el momento mismo del comienzo del aprendizaje durante la infancia, «de cómo crecen y evolucionan las personas y como se conforma la identidad». Los lienzos que presenta en esta nueva exposición están resueltos de una manera más simple, incluso contenida. Ha reducido progresivamente los elementos compositivos en un ejercicio de reaprendizaje para lograr la máxima expresividad, el gesto pictórico más inmediato y espontáneo propio de la infancia.

El trabajo de Bel Fullana tiene bastante de autobiográfico, no tanto por el continuo acercarse a momentos del pasado o en el sentido de reconstrucción de una biografía, como por el hecho de enfrentarse consigo misma, con los fantasmas, símbolos y metáforas que le acompañan en su proceso de madurez. Este proceso de creación tiene en la artista dos vertientes, por un lado el auto-análisis y por otro el distanciamiento, que finalizan en un reconocimiento de determinadas imágenes que se repiten en sus bocetos, cuadernos y lienzos de manera repetitiva, casi obsesiva.

Bel Fullana está mostrando un aire fresco en el panorama artístico emergente. Su expresionismo figurativo encuentra referentes en la pintura de Schnabel, Basquiat, Paul McCarthy, Starsky Brines o Tracey Emin. Influencias que no perturban su práctica, sino que son un reencuentro con un arte auténtico y el descubrimiento de un universo creativo propio.

Más información en la web de galería L21.



Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>