Monika Furmana en The Nomad Creative Projects

by • 14 agosto, 2018 • ThenomadcreativeprojectsComments (0)542

El lugar de la mujer en la sociedad ha experimentado transformaciones en muchas áreas. Monika Furmana es una pintora lituana. Artista comprometida, compone sobre lienzos inmensos, el retrato de la mujer de hoy enamorada de la libertad pero encerrada en los grilletes de la sociedad. La mujer está expuesta más allá de las condiciones morales y sociales.

La artista deconstruye el cuerpo de la mujer, cambiando su identidad. La relación entre el objeto y el cuerpo es importante en la pintura de Furmana, ambos escondidos en el objeto, la mujer se une en un cyborg: la mujer-máquina, la mujer y su cuerpo penetrados por la historia que se acumula como una carga.

En todo tiempo, las mujeres fueron objetos de fascinación. De hecho, siempre hemos intentado desentrañar el misterio que las rodea. Su imagen ha sido tan trabajada a lo largo de los siglos que nunca ha coincidido realmente con la realidad, ni en el pasado ni en el presente. A veces una musa adorada e inspiradora considerada como un fin en sí mismo, a veces un objeto difamado y descuidado visto como un medio simple; podemos decir que la imagen de las mujeres casi nunca les ha pertenecido. Con humor y provocación, Monika Furmana expone esta dualidad en su último trabajo “Eat Myself, Drink Myself”.

Inspirada por “El nacimiento de Venus” de Botticelli, cuyas funciones incluyen el amor, la belleza, el deseo, el sexo, la fertilidad, la prosperidad y la victoria, Monika Furmana crea su propia Venus. La de Botticelli ofrece un arquetipo de belleza en las características de una joven rubia con cabello largo, piel clara y medidas adecuadas. La de Monika no tiene identidad, su cara no aparece. Ella tiene en sus manos una televisión y una cámara. Su imagen está formada por los medios o la publicidad y ya no por la religión.

Monika pinta grandes cuerpos de mujeres descompuestas o reconstruidas donde el cuerpo se encuentra poseído por la tecnología. El espectador se encuentra cara a cara con sus ideas recibidas. Monika Furmana describe las especificidades que habitan la moralidad entre lo público y lo privado. Su personaje femenino está lleno de ira irreprimible, lo que la empuja a aspirar a una vida independiente. La anatomía no es todo destino.

Las mujeres de Monika Furmana son una reminiscencia de sus heroínas del manga. Ella entrena heroínas en el mundo de la fantasía, donde juegan un papel clave en la historia principal. En algunas de sus pinturas, el carácter erótico está pronunciado como en su obra titulada “MotherFucker”. Su heroína en el estilo sadomaquista hace el amor con el mundo que le rodea y no oculta su placer. La mujer fatal es un personaje típico que usa el poder de la sexualidad para atrapar. En resumen, una mujer fatal es una mujer cuyo poder de seducción es irresistible. Ella es como la mujer araña, tal como es representado Monika Furmana en “Black Widow”. La mujer con 8 patas y entremezclada con los códigos populares, tales como el brazo de Spider-Man tiene un lugar especial en la imaginación humana, sobre todo debido a su práctica de canibalismo sexual. Signo de felicidad e infelicidad, las mujeres son descripción de la inquietante extrañeza de Monika Furmana.

En su último trabajo, Monika está interesada en la representación actual del cyborg que confirma la idea de este cuerpo posmoderno, liberado de la oposición binaria entre géneros. La representación del cuerpo femenino, revelada por la pintora, explota las diferencias entre los sexos para definir un nuevo tipo de humanidad. Transgrede y redistribuye valores en universos sociales ficticios. También se observará cómo la mujer robot o cyborg permite a Monika combinar en la misma imagen la idea de dulzura e inocencia de la mujer con el poder destructivo de la máquina. Revela ser guerreras detrás de la aparente delicadeza de sus cuerpos. Este equilibrio de poder y dominación entre lo humano y la máquina evoca la relación entre el hombre y la mujer. El cyborg es la figura de un futuro abierto a ambigüedades y diferencias.

En diferentes cuadros, Monika crea una entidad donde la imagen del cuerpo se construye a partir del aspecto y las palabras del Otro, mostrando algo frágil y dependiente. En muchas pinturas, Monika Furmana usa objetos de luz (bombilla) o representación (cámara, televisión), la identidad femenina se reduce a la imagen: una mujer permanece más o menos cautiva del espejo. Monika Furmana la solicita sobre su “ser mujer”, reexamina las miradas y los discursos que retienen la imagen y la sexualizan. La “comen” y la “beben” hasta que a veces desaparece.

¡La mujer es un ángel demonio entre construcción y destrucción!

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *