“Terrores y Bondades” de Miguel Scheroff

by • 15 marzo, 2017 • Centros de arte, Escultura, Exposiciones, Millennial Artists, PinturaComments (0)1518


Los “Terrores y Bondades” de la naturaleza humana, esa dualidad contradictoria que nos define, que expone nuestros miedos y virtudes, nuestras facetas violentas y las tiernas, nuestro Jekyll y Hyde, lo indómito y brutal de nuestro carácter que convive con la dimensión más sensible del ser humano. Toda esta grandeza, que nos abre en canal es sobre lo que reflexiona Miguel Scheroff en su trabajo que actualmente puede visitarse en el Centro de Cultura de la Carolina (Jaén).

Miguel Scheroff

La exposición, comisariada por Regina Pérez Castillo, hace un repaso por la trayectoria de Scheroff desde sus inicios hasta la actualidad, podemos encontrar desde sus primeras Vanitas, en las que el desenfreno de la carne cruda está presente en los rostros retrataos, hasta sus obras más recientes, en las que trata el tema de la caza, representando al hombre como a un depredador feroz.

Miguel Scheroff

El artista define su trabajo como “retrato hiperinformado”, para conocer un poco más sobre los procesos creativos de Schreroff os invito a leer un extracto del texto curatorial realizado por Regina Pérez Castillo:

Miguel ha desarrollado una técnica pictórica que parte de la fotografía y de los postulados hiperrealistas para alejarse de ellos. El artista trabaja siempre sobre una imagen previa que suele esbozar en lienzos de gran formato, para posteriormente definir los pequeños detalles. Éste es el punto en el que Scheroff se distancia de lo que parecía inevitable, la construcción de una imagen hiperrealista, pues son esos detalles, precisamente, los que introducen la expresión y la irrealidad al retrato, y en definitiva, los que configuran su identidad artística.

Jarrón de horrores y tinieblas (1)

El artista define su obra como “retrato hiperinformado”, esto es, rostros en cuya superficie el autor añade una información adicional sobre la experiencia de lo orgánico y las tinieblas del pensamiento. Tal y como he apuntado anteriormente, Scheroff recrea pictóricamente diferentes informaciones relativas al material orgánico hibridándolas y generando la forma anatómica de un rostro, consiguiendo de este modo, que aparezcan zonas con una textura similar a la porosidad de la epidermis, otras donde se intuyen tendones, nervios o grasa. El resultado es un retrato que nos remite a la composición interna del ser humano, al material que nos constituye, es decir, el propio retrato aporta información “científica” sobre la composición del ser humano. Por otro lado, el hecho de exhibir lo que está dentro al exterior, mostrándolo como un trozo de carne, evidencia una preocupación existencial o conciencia colectiva sobre el modo en el que percibimos la crueldad, la animalidad, el cuerpo, lo biológico, la enfermedad, la decrepitud o la extinción.

Fechas: Hasta el 26 de marzo de 2017
Lugar: Centro Cultural de la Carolina, Jaén



Articulos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>