“Cristina Iglesias: Metonimia”: antológica en el MNCARS. Una vida marcada por la práctica escultórica

by • 28 febrero, 2013 • Escultura, Exposiciones, Fotografía, Instalación, Madrid, MuseosComments (0)4327

Del 6 de Febrero al 13 de Mayo de 2013. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS). Edificio SABATINI. Salas A1.

El pasado día 6 de Febrero se inauguró en el MNCARS la antológica de la artista donostiarra Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956), comisariada por Lynne Cooke y coordinada por Cristina Guerras. Se nos enseña una selección de cincuenta obras que parten desde el inicio de su carrera hasta hoy. Con motivo de la exposición, se pretende realizar una serie de actividades que potencian más, si cabe, la muestra: un encuentro/entrevista/taller de creación con alumnos de Bachillerato Artístico y de Escuela de Arte; y  también se tiene previsto un taller para jóvenes con una visita a la exposición incluida.

[flickrset id=»72157632879879418″ thumbnail=»square» overlay=»true» size=»medium»]

El título de la antológica alude, en palabras de la propia comisaria: “pensando en que  esta presentación forma parte de algo mucho más amplio -la parte representa el todo-  ya que una faceta de la obra de Iglesias no va a poder ser mostrada, y es la que hace referencia a sus trabajos públicos que, como es evidente, sólo se pueden incluir aquí a través de documentación”.

La muestra no pretende ser un recorrido meramente cronológico, sino que aspira a incidir en aquellos aspectos que han hecho que la artista haya madurado en su concepto de espacio y práctica escultórica. Siendo un recorrido por temas y basado en lo sensorial, como en “Habitación Vegetal III” (2005), es una forma de mostrar como Iglesias tiene una visión orgánica del lenguaje tridimensional, trabajando sobre materiales como el bronce, hierro, cristal u hormigón. El público debe deambular por los espacios tanto de las propias obras como en los alrededores, existiendo ese juego de luz y claroscuros, que crea una doble visión de la escultura.

Obras como “Techo suspendido inclinado” (1997), la serie “Celosías” (con obras como Celosía À rebours [contra natura], 2006; Impressions d’Afrique II [Impresiones de África II], 2002 en las que la artista escribe textos de Roussel o Huysmans de las mil y una noches[1] –recogidos en el catálogo—), la serie “Corredores suspendidos” (2006), o las que tratan sobre la vinculación con el agua como Vers la terre [hacia la tierra] (2011) o “Pozos” (2011) forman parte de esta muestra. Destacable la unión entre el interior de la exposición y el jardín con estas dos últimas donde la obra cambia constantemente por el flujo del agua.

Artista de gran proyección internacional y Premio Nacional de Artes Plásticas en 1999, su comisaria tiene muy claro que dos momentos fueron cruciales en su trayectoria: la exposición The Sublime Void (Amberes, 1993) y su participación en el Pabellón Nacional de Venecia junto a Antoni Tàpies (1993)—entre las obras presentes en la muestra se encuentran algunas de esta Bienal—.  Otras exposiciones individuales que han contribuido a su encumbramiento han sido sobre todo la muestra que le dedicó el Guggenheim de Nueva York en 1997, el Irish Museum of Modern Art, Dublín (2003), el Museo Serralves, Oporto (2002)  o el Museum Ludwig, Colonia (2006). Además, su obra forma parte de grandes museos como la Tate Gallery (Londres), el MNCARS (Madrid), el MACBA (Barcelona) o el Centro Pompidou (París).

En la capital madrileña, como vemos, se nos da la oportunidad de ver dos formas muy distintas de ver la escultura en estos inicios del 2013: Cristina Iglesias y Blanca Muñoz. No se lo pierdan.


[1] Estrella de Diego, en el catálogo,  habla sobre este tema: “Es la herencia musulmana que habla de relatos, los de Las mil y una noches, textos escondidos que en Iglesias terminan por ser sólo para iniciados y toman el aplazamiento como fórmula narrativa”

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *