“Metrópoli contra Arcadia” Javier P. Miñambres en Espacio Joven de Valladolid

by • 2 julio, 2014 • Exposiciones, Fotografía, Sala de exposic., ValladolidComments (0)2525

Del 4 de julio al 2 de agosto de 2014. Espacio Joven, Valladolid

El próximo jueves se inaugura en el Espacio Joven de Valladolid la exposición “Metrópoli contra Arcadia” de Javier P. Miñambres, en ella podemos ver tres series en las que a través de la fotografía el artista replantea las relaciones de la ciudad y lo natural desde distintos puntos de vista.

“Metrópoli contra Arcadia” Javier P. Miñambres

En la exposición, que está comisariada por Marta Álvarez, se exploran las relaciones entre la ciudad y la naturaleza a través de tres series del artista. La serie de infrarrojos explora los efectos de la inmersión total en el espacio natural vegetal y animal. Pero lo hace por medio de una técnica propia del estudio topográfico del terreno, domesticando así nuestra visión sobre el mismo. La selección de polaroids juega con la experimentación y la instantaneidad en pequeño formato que nos dan pinceladas del sometimiento de la naturaleza al poder de la ciudad.

Por último, la serie “Límites” –la más desarrollada- se presenta aquí en una segunda fase del proyecto. En ella nos habla de las barreras que se establecen de manera artificial en el espacio urbano, impidiendo el libre desarrollo de la naturaleza: asépticas líneas rectas contra imparables formas orgánicas. Esta visión se completa con tomas de vídeo estáticas a los mismos espacios en los que las fotografías fueron tomadas, de modo que se introduce en el concepto expositivo la relevancia del paso del tiempo, elemento indispensable de nuestra vivencia de ambas: ciudad y naturaleza.

Marta Álvarez nos explica sobre el proyecto: “La ciudad domestica la naturaleza: la recluye, modela, taxonomiza y somete, humanizándola. La masa humana que la puebla se ha criado en el proceso de urbanización, que no es sino la limitación y el ordenamiento de lo natural, para hacerlo habitable. A medida que avanza lo humano, lo natural desaparece, no sin colarse por los resquicios que encuentra, fiel a su carácter salvaje.

La metrópoli pugna sin descanso por hacer desaparecer una Arcadia escuálida: el urbanita ya no es el pastor que vive en un estado bucólico con la cercanía de los animales y la imperturbable aparición de brotes verdes. El ciudadano reduce la naturaleza a parterres y jardines, doblegándola a su voluntad; sin embargo, alimenta la romántica idea de una naturaleza libre, argumentando su avance en los parques y riberas, donde crece sin orden – pesar de las continuas podas y replantaciones-.

Para Javier P. Miñambres lo más natural que hay en la ciudad es un solar; un espacio vacío, que se abandona al olvido del urbanita, quien lo rechaza. Ese solar en nada se parece a Arcadia.

Miñambres retrata la presencia de la naturaleza en la ciudad y se pasea por espacios marginales –desde cementerios hasta polígonos industriales- en los que la naturaleza, aunque doblegada, se infiltra en grietas y recovecos. A estos espacios enfrenta sus visiones de una inmersión total en lo natural, en un pretendido regreso a esa Arcadia perdida.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *