“Toca jugar”. Donna Conlon & Jonathan Harker en Espacio Mínimo

by • 22 mayo, 2014 • Exposiciones, Galerías de arte, Madrid, VídeoComments (0)2627

Del 24 de mayo al 25 de julio de 2014. Galería Espacio Mínimo, Madrid

El próximo sábado la galería Espacio Mínimo inaugura la exposición de videoarte “Toca jugar” de los artistas Donna Conlon & Jonathan Harker, en la muestra podremos ver cuatro de sus trabajos recientes: Tapitapultas, Drinking Song, Efecto dominó y Zincfonía tropical, en los que con ironía y sentido del humor realizan una crítica social incisiva y poética.

En Tapitapultas (2012) hacen una crítica sobre el consumo masivo, la polución y la desconexión entre nuestras acciones y sus consecuencias. Los artistas utilizan cucharas desechables como catapultas para disparar miles de tapitas de botellas de plástico hacia un hueco que traspasa la plataforma de hormigón. Esta plataforma formó parte de una instalación militar de los Estados Unidos durante su ocupación de la Zona del Canal de Panamá, y ahora es un mirador en un parque natural. Al finalizar el vídeo se descubre que las tapitas que caen en el hueco se acumulan en el suelo del bosque, formando una montaña gigantesca.

En Drinking Song (2011) utilizan latas y botellas de cervezas panameñas para tocar el himno nacional de los Estados Unidos, que tomó prestada su melodía de una canción de parranda inglesa (la canción oficial de un club de caballeros londinense). Curiosamente los nombres de las cervezas reflejan el imaginario de Panamá y aluden a los conflictos enfrentados en el desarrollo de su identidad nacional. Con ironía y humor, la pieza evoca la compleja historia y relación entre Panamá y los Estados Unidos y apunta hacia la arbitrariedad y el delirio que hay detrás de la construcción de los símbolos nacionales.

La arquitectura histórica poco se aprecia en la ciudad de Panamá y a menudo es nivelada y reemplazada con centros comerciales y rascacielos de viviendas. El desarrollo a costa de todo es un proceso que, una vez desencadenado, es muy difícil de frenar, como una cadena de fichas de dominó cayendo. Una excepción a este fenómeno ha sido el Casco Antiguo, el centro histórico de la ciudad, localizado en una pequeña península de la Bahía de Panamá. En 2003 la UNESCO lo declaró Patrimonio Histórico de la Humanidad, y se crearon restricciones y leyes estrictas para proteger la integridad de su arquitectura y su trazado urbano.

El gobierno actual de Panamá ha puesto el estatus de Patrimonio Histórico de la Humanidad del Casco Viejo en peligro al construir un viaducto marino multimillonario alrededor de la península. En su afán desesperado por el dinero fácil, hasta desenladrillaron todas las calles del barrio, sólo para reconstruirlas con adoquines de inferior calidad.

 

En Efecto dominó (2013) crean una reacción en cadena que atraviesa las calles del barrio. Los dominós que usan son los adoquines viejos descartados que irónicamente fueron reutilizados como material de relleno en otras partes de la ciudad.

 

En Zincfonía tropical (2013), los artistas juegan con una escena típica en Panamá: un mango que cae sobre un techo de zinc. El mango en el vídeo hace un recorrido fantástico y sensorial, rodando azarosamente a través de un paisaje abstracto de zinc. En un momento durante su viaje, el mango solitario es rebasado por una estampida de mangos salvajes, evocando nociones de colectividad, individualidad y soledad. Color, textura, sonido y ritmo son usados lúdicamente para explorar los papeles de lo impredecible y lo improvisado en la vida de los trópicos.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *