Ai Weiwei ingresa en la cárcel de Álcatraz

by • 24 noviembre, 2014 • Exposiciones, InstalaciónComments (0)3252

A través de un espectacular proyecto expositivo, el célebre artista chino Ai Weiwei ha transformado por completo el espacio de la mítica cárcel de Alcatraz de la mano de Cheryl Haynes. La prisión que durante los últimos 50 años ha permanecido abandonada y ha recibido exclusivamente la visita de turistas curiosos, resurge estos meses como espacio artístico gracias a la exposición @Large: Ai Weiwei on Alcatraz, organizado por la fundación FOR-Site.

Ai Weiwei

Con esta muestra, Ai Weiwei, quien permanece retenido en su país desde 2011 cuando le fue confiscado su pasaporte, reflexiona acerca de la libertad de expresión y los derechos humanos que un día fueron negados en este gran espacio hoy oxidado y descuidado.

Sin duda lo más llamativo de la muestra es la fuerte tensión que se ejerce entre el propio espacio expositivo, un lugar inhóspito y abandonado, y cada una de las siete llamativas y expresivas instalaciones en las que el artista y la comisaria han trabajado durante más de 9 meses. Como consecuencia del secuestro político al que se encuentra sometido Ai Weiwei, el artista no ha podido trasladarse hasta la prisión pero ha estudiado desde China los planos del espacio para poder adecuar cada una de las obras a la fisonomía del edifico y ha enviado a numerosos asistentes de su estudio a la Isla para finalizar el montaje de las distintas piezas que componen la exposición.

El resultado es una combinación espectacular en la que el visitante podrá reflexionar acerca de la idea de libertad a través de un recorrido de más de cinco kilómetros en los que tanto las obras como el espacio tienen la misma fuerza y protagonismo. De entre las instalaciones que se han realizado, cabe destacar el espectacular dragón elaborado con cometas que recorre la antigua sala de trabajo y transforma por completo el frío hormigón en una animada fiesta de colores y movimiento. Además, el artista ha proyectado una curiosa alfombra de piezas de Lego que evocan retratos de prisioneros políticos a los que se pueden enviar postales con mensajes en la que fue en su día la única sala en la que se relacionaban los reclusos, el comedor.

Con @Large: Ai Weiwei on Alcatraz, el artista ingresa en la Cárcel de Alcatraz pero en esta ocasión para mostrar al público un mensaje de optimismo y luchar por la libertad.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *