Alejandra Riera y su jardín de las mixturas en el Reina Sofía

by • 4 mayo, 2022 • Exposiciones, MuseosComments (0)472

El Museo Reina Sofía acoge el proyecto <Jardín de las mixturas. Tentativas de hacer lugar, 1995 -…> de Alejandra Riera. La artista no propone un recorrido lineal programado, sino que concibe la muestra como un conjunto de espacios singulares a través de una narrativa abierta.

En diferentes espacios del museo podemos encontrar estos pequeños oasis, por ejemplo, en las salas de bóvedas del edificio Sabatini se recupera la acción, iniciada en 2013, con el proyecto Poética(s) de lo inacabado. Durante esta acción se abrió un hueco en uno de los muros que permite desde entonces el paso de aire y luz, desde el exterior hasta el subsuelo.

En el jardín del edificio Sabatini continua el concepto de “apertura”. En este espacio, desde 2017, el colectivo Jardín de las mixturas ensaya formas de convivencia interrogándose acerca de “las presencias humanas-y-no humanas”.

El título también hace referencia a las “tentativas de hacer lugar”, es decir, la importancia de construir un espacio que siempre es nuestro y de los demás y que busca romper con el individualismo y la segregación de todo tipo (raza, género y roles).

La artista explica: “¿cómo hacer sitio a conjuntos que deshacen el imaginario de separación convenida entre lo llamado «humano» y lo considerado «no humano», entre lo que tiene derecho a la palabra y lo considerado sin voz?, ¿cómo se hablan y apoyan?, ¿qué aprendemos de la atención al lugar en el que estamos?, ¿cómo se transforma y transformamos?”.

En diez espacios de la tercera planta se han emplazado un conjunto de obras de Riera. En esta sección se mezclan con obras de otros artistas y no artistas con los que Riera ha realizado proyectos, a modo de cuadro colectivo.

«Alejandra ha construido diversos objetos, que se reparten a lo largo de toda la muestra y que para ella constituyen cámaras de cine, no tanto porque graben nada, sino porque con su ruedas y movimientos repiten el gesto de las cámaras del cine mudo. En el trabajo de Riera está presente el repensar las formas cinematográficas: El árbol-cámara que no filma, construida colectivamente; deshacer las pautas del medio y hacer circular la cámara; pasar el micrófono para reencuadrar el fuera de campo; la singularidad de las voces; hacer que la forma cinematográfica devenga muda como en las primeras tomas de la historia del cine; velar la película, emparejar y desemparejar imágenes y textos para interpelar y dudar; la presencia de la mesa de montaje como metáfora de la observación y mezcla de colores, del trabajo manual con las imágenes, la memoria que se abre, lo que ha sido reprimido, borrado (los dibujos de niños kurdos sobre la guerra, la vivencia de los campos de concentración de Ceija Stojka…)»

La práctica artística de Alejandra es siempre relacional y colectiva. Se trata de un proceso en el que colaboran muchas personas y en el que el intercambio es continuo. Nadie se arroga con la prerrogativa de representar al otro, sino que las obras surgen a partir del diálogo y cuestionamiento de las estructuras y del propio lenguaje. Existe, por supuesto, un aspecto crítico en su trabajo, pero lo importante para ella es el aprendizaje mutuo, descubrir lo que no conocemos a partir de aquello que es en apariencia menor y frágil. De ahí la importancia de los dibujos infantiles, de la artesanía, de objetos encontrados o de fotografías involuntarias, es decir, de aquello que nos habla porque es mudo o incluso intraducible. Las relaciones entre seres y cosas son subterráneas y tejen lazos profundos, como esos objetos en forma de raíz que la artista ha realizado en los últimos años.

Fechas: Del 4 de mayo al 5 de septiembre de 2022
Lugar: Jardín, bóvedas y salas de la tercera planta del Edificio Sabatini. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.