#arteencasa con Alsira Monforte

by • 6 mayo, 2020 • arteencasa, Artist Interviews, EntrevistasComments (0)1452

Continuamos hablando con artistas dentro del marco de la iniciativa #arteencasa, en esta ocasión nos adentramos en el universo artístico de Alsira Monforte.

PAC – ¿Cómo comenzaste en el mundo del arte?

Alsira Monforte – Creo que la vocación es algo que se despierta en nuestra infancia. Por lo menos, en mi caso fue así. Ese mundo imaginario lo he ido gestando desde que tengo memoria y considero que me ha acompañado de forma inocente e inconsciente toda mi vida. Es como una mochila en la que vas metiendo más cosas a medida que avanza tu camino. Siempre he querido inventar y hacer garabatos.

PAC – ¿Cómo describirías tu trabajo artístico?

Alsira MonforteEs una mezcla de muchas cosas, no solo en la cuestión de la forma en sí, sino en la forma de planteármelo. Pero, quizás, puedo decir que tengo fascinación por lo blando, por los medios flexibles, amorfos, orgánicos y efímeros. Me interesan las construcciones que están entre lo estable y lo inestable. La unión que existe entre el objeto y el espacio, donde pueden suceder hechos que contrarían nuestra percepción de lo real. Intento mezclar lo literario con lo cotidiano conjugando significados indefinibles, mostrando lo extraordinario de “los mundos de al revés”.

PAC – ¿Sobre qué temáticas trabajas?

Alsira MonforteMi trabajo siempre ha tenido un carácter autobiográfico, familiar, doméstico. Hablo del paso del tiempo de forma constante y quizás obsesiva. Las piezas que construyo están marcadas y definidas por ese paso del tiempo. Siempre revelo subjetivamente mi vida, ya sea en mis relaciones con los objetos o con las personas de mi alrededor. Mi perspectiva es la de una chica de veintisiete años que vive en una ciudad muy pequeña, que trabaja como dependienta en la tienda de un museo y a su vez está haciendo cosas dispares y a todas ellas las ha llamado Lomismo, un proyecto abierto y en gestación que tampoco se sabe muy bien a dónde va a llegar, o qué finalidad va a tener. Creo que, de alguna forma, este tipo de narraciones, aparentemente sencillas, encarnan muchas capas y complejidades dentro de un ciclo existencial de frustración, banalidad y aburrimiento.

PAC – ¿Qué influencias tiene tu trabajo?

Alsira MonforteAgnes Varda, Niki de Saint Phalle, Eva Hesse, Eva Lootz, Ana Mendieta, Annette Messeger, Christian Boltanski, Louise Bourgeois, Lee Lozano, Darío Villalba, Dorothea Tanning, Sara Ramo, Tadeuz Kantor, Anne Carson, César Vallejo, Antonio Gamoneda, Chantal Maillard, Georges Perec, Augusto Monterroso, el Odradek de Franz Kafka, Francisco Ferrer Lerín, el álbum de familia, mi abuela, el primer disco de Avril Lavigne, la casa, el Niño con Cabeza de Perro, las Tres Marías…

PAC – ¿Qué pieza o serie de tu trabajo destacarías?

Alsira MonforteLo que no se ve o descarto, lo que no enseño, lo que forma parte de mi proceso más privado es realmente lo que destaco, el momento donde me surgen nuevos resultados. Porque todo ese conjunto de dibujos, maquetas, objetos y montajes que hago en mi pequeño estudio, que es una habitación con paredes de gotelé amarillas, es lo que me ayuda a avanzar y pensar en otras posibilidades. Creo que lo más interesante surge del impulso. La búsqueda hacia nuevos lugares desconocidos, la gracia de encontrar lo imprevisible y de descubrir lo extraño, con un papel y un lápiz en la mano.

PAC – ¿Proyectos futuros?

Alsira MonforteMis proyectos presentes y futuros están en mi estudio. Como he comentado antes continúo trabajando con el proyecto Lomismo. Todo esto surgió cuando leí Trilce, de César Vallejo. Escogí un poema que propone el tiempo como tedio, como algo arrítmico, de desesperanza y muerte, de desarticulación e inestabilidad. Lo indeterminado es Lomismo en el poema, y se ha convertido en el epicentro de mi trabajo. Para mí, es en la relación paradigmática del espacio/tiempo con el objeto donde surge la incertidumbre constante, pasando de lo real a lo imaginario. Es como descubrir el escondite secreto de una criatura en el ático de tu casa. Sigo trabajando con cosas volubles, intento dar vida al objeto doméstico para revelar esa sensación de “cuando uno entra a una casa encantada”. Y con esta situación que vivimos ahora, tan extraña, me concentro más en la paradoja temporal y en la posibilidad de que nuestros espacios más privados y conocidos puedan convertirse en lugares completamente incomprensibles.

PAC – ¡Muchas gracias, Alsira!

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *