‘Autorretrato en interior’ de Guillermo Peñalver

by • 25 julio, 2019 • Dibujo, Exposiciones, Madrid, MuseosComments (0)502

Guillermo Peñalver (Tarragona, 1982) ha reivindicado siempre la biografía propia como motor de su trabajo artístico, y con esta exposición nos traslada a su estudio, donde la creación y el ámbito privado conforman un único universo. De hecho, en su caso, el espacio doméstico y el taller de trabajo comparten un mismo contexto espacial, pero también idénticos ritmos cotidianos y rituales íntimos, a los que este proyecto, realizado expresamente para la ocasión, nos permitirá acceder de manera desinhibida pero sin exhibicionismo.

“Como muchos de los artistas cercanos que le sirven de referencia –de Hockney a Pérez Villalta–, al aparecer en sus propias imágenes como protagonista principal y a menudo único, Peñalver puede llevarnos a sus espacios físicos y mentales más reservados, a situaciones casi comprometidas, sin regodearse en aspectos procaces, escabrosos o simplemente morbosos. Incluso su despertar sexual o las tensiones eróticas cotidianas y sus fantasías, son asuntos que ha sido capaz de tratar con total franqueza sin hacer de ello espectáculo”, explica el crítico Óscar Alonso Molina, comisario de la muestra.

El mundo de los afectos (familia, amigos) y el mundo de las pasiones (pareja, amantes) han centrado su trayectoria desde sus comienzos. Entre medias encontramos esa suerte de autorretrato constante, en el cual el artista ocupa realmente el centro de cada una de las historias que nos cuenta. Este autorretrato se ha vuelto ahora explícito en la serie que ha desarrollado como respuesta a la invitación para participar en el programa Conexiones, ocupándole de manera casi exclusiva en los últimos dos años.

El resultado es un fenomenal conjunto de collages de gran tamaño y técnica deslumbrante, sin duda las más ambiciosas piezas que ha abordado hasta la fecha. Se trata de escenas protagonizadas por él mismo mientras aparece enfrascado en acciones cotidianas (trabajar, cocinar, dormir, ducharse), en lo que literalmente se revela como un mundo interior, tanto arquitectónica y físicamente, como metafórica y espiritualmente.

Peñalver se acerca al dibujo de manera singular. Podemos verle ejecutar tanto primorosos ejemplos de técnica tradicional a partir de grafito o lápices de color, como los sorprendentes collages que le han conferido la posición tan destacada que ocupa dentro de su generación. En este tipo de piezas a partir recortables, llama la atención tanto la riqueza de papeles y cartulinas empleada, como la inteligencia a la hora de sacar partido a sus texturas, transparencias, brillos, grosores y contrastes.

Para esta exposición, el artista ha reducido drásticamente el color de sus obras, concentrándose en un difícil ejercicio donde el blanco sobre el blanco del papel es el sutil recurso principal, apenas visible, pero sobre el que la mirada atenta y paciente descubrirá una cantidad de matices y registros insospechada.

LAS PIEZAS DE LA COLECCIÓN ABC Y LA COLECCIÓN BANCO SANTANDER

Como punto de partida para realizar este trabajo inédito, el artista ha tomado como referencia una obra de la Colección Banco Santander y tres piezas pertenecientes a la Colección Museo ABC, con el fin de entablar un diálogo entre ellas y funcionar de inspiración al conjunto expositivo.

De la Colección Banco Santander, la obra elegida es el lienzo titulado Modulación número 66 (1976) del artista francés Julio Le Parc, atraído por el efecto de la pintura que lleva a pensar al espectador en bajorrelieve, recortes o tiras de papel sueltas, así como por el motivo sintético, abstracto y repetitivo de la imagen. Estas líneas planas y ondulantes aparecen a lo largo de algunos collages que ha realizado el artista, insinuando ondas, chorros de agua, corrientes de aire, vapor o nubes.

De la Colección Museo ABC, Peñalver ha elegido tres ilustraciones: Brígida y su boda (1929), de Emilio Ferrer; El niño y el escaparate (1924), de Ángel Díaz Huertas; y El hombre mañoso (1932), de Antonio Barbero; una tríada que refleja la imagen tópica del estudio como espacio caótico y bohemio. Un espacio también intensamente humano y propicio para la intimad, como refleja en la obra de Ferrer.

La ilustración de Huertas nos traslada a la fascinación del artista por los objetos que es habitual encontrar en esos talleres. Por último, la obra de Barbero sirve al catalán para proyectarse a sí mismo enfrascado en la minuciosa labor de recorte y pegado de las piezas de sus obras.

De esta misma imagen cabe destacar también a ese hombre “de interior” rodeado de sus objetos, aparatos y cachivaches, de las colecciones (las mismas que embelesan al niño en la imagen de Díaz Huertas) que van configurando también un autorretrato psicológico, derivado de todas esas cosas que compra, recoge o recupera. Esta faceta, tan marcada en Peñalver, ocupará su espacio en la exposición a partir de una selección de sus colecciones que, a modo de cámara de las maravillas, trazan un perfil suyo tan marcado como su propia imagen.

Finalmente un vídeo completa el recorrido. Aquí, la secuencia nos muestra a Peñalver bajo las coordenadas principales que rigen todo el proyecto: de blanco, en sus espacios privados (taller, casa), con sus objetos, con sus collages, trabajando, recortando papeles, pegándolos, envuelto en las actividades domésticas, en su aseo diario, construyendo una imagen del mundo a su medida… Autorretratándose siempre.

SOBRE EL ARTISTA

Guillermo Peñalver (Tarragona, 1982) se licenció en 2009 en Bellas Artes por la UCM – CES Felipe II de Aranjuez, especializándose en artes plásticas. El grueso de su trabajo lo forman piezas en las que emplea técnicas como el dibujo, el collage o el muralismo. Con excepcionales cotas de sutileza y minuciosidad, Peñalver trasciende en su obra lo anecdótico para ofrecer piezas de lectura universal en las que caben todo tipo de temáticas que conforman la esfera privada del ser humano, con el “yo” como fuerza inspiradora.

Su trabajo ha sido expuesto en numerosas exposiciones colectivas en distintos espacios a nivel nacional, así como en exposiciones individuales en el Centro de Arte de Alcobendas o en las galerías Gema Llamazares (Gijón), Liebre (Barcelona) o La Gran (Valladolid). Ha sido galardonado, entre otros, con el Premio Internacional de Pintura Focus-Abengoa (2014).

Su obra ha estado presente en ferias como SWAB Barcelona, Open Studio, JustMad, Marbella Art Fair, Drawing Room y Estampa, y forma parte de colecciones como las del Centro de Arte de Alcobendas, el Ayuntamiento de Guadalajara, la Fundación Gregorio Prieto o el Gabinete Obra Gráfica CES Felipe II. Actualmente es representado por la Galería Gema Llamazares.

Fechas: Hasta el 15 de septiembre de 2019
Lugar: Museo ABC, Madrid

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *