“BABBLE” de Alan Sastre en Combustión Espontánea

by • 18 noviembre, 2015 • Exposiciones, Galerías de arte, Madrid, PAC on TourComments (0)2952

El término inglés que da título a la primera exposición individual de Alan Sastre hace referencia al conjunto de figuras que describen las formas recurrentes de dificultad que marcan los momentos en los que se quiere expresar algo que no puede ser expresado. Babble puede ser tanto el balbuceo del niño que aún no sabe hablar como la voz ininteligible de quien se expresa descuidada y aceleradamente, tanto el barullo de voces que se entremezclan y confunden entre sí como el murmullo del agua corriendo entre piedras o rocas… Y en función de estas acepciones lo inefable se presenta en cuatro modalidades o dimensiones: (1) en un no saber o un no poder aún, (2) en el intento de poner nuestra voz a la altura de algo que no puede ser expresado de ninguna manera y que deja de darse así como pensamiento para convertirse en una circunstancia que nos sobreviene, (3) en el exceso de conocimiento que intenta en vano desplegarse de forma simultánea en un contexto social saturado de información, y (4) en la misteriosa espontaneidad con la que lo que es ruido caótico a una escala se convierte a otro nivel en un orden natural neutro y trascendente.

Pero con todo ello Babble no se plantea como reflexión acerca de la dificultad entendida como algo que hay que solucionar, anular o paliar, sino como un componente esencial del campo de posibilidades que nutre la intensidad y la apertura propia de las obras de arte. Georges Didi-Huberman reclamaba en Ante la imagen cierto trasfondo de confusión y oscura evidencia como un elemento fundamental de un arte que se da como una «trenza de saber y no saber». Y, precisamente, Babble materializa y presenta ante el espectador esa oscura ambigüedad, pero no lo hace sólo en tanto testimonio final del modo peculiar en el que Alan Sastre afronta los dilemas materiales, formales y metafísicos del acto creativo, sino transmitiendo al espectador esa dificultad originaria de la más fiel de las maneras posibles. Así, las formas de seducción y engaño que habitan los cuadros —como el carácter casi completamente plano que presentan unas obras que producen la impresión de un marcado relieve— son los ejes del sistema de dualidades, contradicciones y antagonismos en el que la dificultad es la manifestación transparente de ese orden invisible en el que lo contingente y lo absoluto encuentran el más coherente de sus equilibrios.

Artista: Alan Sastre
Fechas: Del 12 de noviembre de 2015 al 16 de enero de 2016
Lugar: Combustión espontánea, Madrid

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *