Calle, motor de todo proceso

by • 22 enero, 2015 • Arte UrbanoComments (0)2731

Jorge Fernández Cuadal (Barcelona-1988) nos propone un elaborado juego conceptual con el que consigue ampliar los límites del arte urbano. La ciudad y sus muros dejan de ser lienzo, para pasar a ser contenedor.

CALLE

El proyecto se inicia con la generación de una identidad ficcional: Un ilustrador llamado: Calle, motor de todo el proceso. A continuación el artista crea dos colecciones que conforman el objeto de exhibición: ‘Aristas geométricas’ y ‘Barcelona prohibitiva’.

Con ellas, se realizan dos intervenciones del espacio urbano mediante lo que el artista denomina una ‘galería portátil’ y una ‘exposición móvil’ que convierten plazas y calles de la ciudad en espacios expositivos, incidiendo en la necesidad de la recuperación de los lugares públicos en los procesos de comunicación con los ciudadanos.

CALLE

En un sistema altamente restrictivo, tras un estudio del marco legal, amparándose en el artículo 21 de la Constitución Española y la Ley reguladora del derecho de reunión, consigue que estas acciones puedan realizarse sin sufrir interrupción alguna por parte de las autoridades. Todo ello queda recogido en un manual con instrucciones precisas que facilitará a otros artistas repetir esta intervención en otros municipios o localidades.

CALLE

La subversión del marco (jurídico) nos permite reflexionar sobre “El espacio como expresión de poder que se utiliza para controlar el comportamiento de una sociedad”1 y la tensión que genera esa oscilación entre lo público y lo privado, lo legal y lo ilegal, lo permitido y lo prohibido.

Este documental que el mismo artista ha realizado es parte integrante del proyecto. http://vimeo.com/100438262

1FOUCAULT, Michel. “Vigilar y castigar” México 1976. SXXI Editores.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *