¿Conociste la Galería Juana Mordó y su importancia en el arte español?

by • 20 junio, 2022 • Exposiciones, Galerías de arte, MuseosComments (0)432

Una exposición en la Biblioteca y Centro de Documentación del Museo Reina Sofía analiza la importancia de la Galería Juana Mordó en el arte posfranquista español. En «Crónicas de un discurso» se ha realizado una profunda investigación en los archivos de la galería, dándonos la oportunidad de acercarnos a la historia de esta mítica galería madrileña.

Antonio Saura frente a la Galería Juana Mordó tras el atentado del grupo de extrema derecha Guerrilleros de Cristo Rey, Madrid, 1972 © Fotografía: Carlos Saura, VEGAP, 2022
Antonio Saura frente a la Galería Juana Mordó tras el atentado del grupo de extrema derecha Guerrilleros de Cristo Rey, Madrid, 1972 © Fotografía: Carlos Saura, VEGAP, 2022

A partir de la década de 1970, los discursos sobre el papel del arte español en la sociedad se diversificaron. Como parte del cambio de paradigma estético e ideológico que supuso el periodo de transición democrática en el país, la Galería Juana Mordó (1964-1994) fue escenario y testimonio de las disputas entre varias propuestas artísticas en un contexto de proliferación de diferentes discursos, todos en pugna por ocupar el espacio de lo hegemónico, concepto que se busca problematizar en esta muestra. 

Crónicas de un discurso toma como punto de partida los materiales procedentes del archivo de la galería para construir una narrativa en torno a tres ejes temáticos: el arte político y la política del arte, su difusión internacional y su relación con el mercado.

Tras la caída del régimen franquista, surgió un debate entre el arte político y la denominada “política del arte”: dos posturas que se visibilizaron en la segunda mitad de la década de 1970. El arte político irrumpió en la 37ª edición de La Biennale di Venezia (1976) a través de la propuesta curatorial liderada por Tomás Llorens Serra y Valeriano Bozal, en la que se reivindicó una historia alternativa del arte español de las últimas cuatro décadas, otorgando un papel esencial a artistas rupturistas.

En este contexto, la Galería Juana Mordó se convirtió en un espacio abierto a propuestas contrahegemónicas, como ejemplifican la presencia del grupo ZAJ y el Equipo Crónica, o la firma del Documento Afrocán de Martín Chirino. Esta apertura a posturas políticas abiertamente antifranquistas supuso, en ocasiones, un conflicto para la galería, que sufrió dos atentados a lo largo de la década de 1970.

En 1979, Juan Manuel Bonet, Ángel González y Francisco Rivas presentaron en la galería de Mordó 1980, exposición con un marcado carácter programático que reflejó la voluntad de superar el arte político en pro de un arte sensualista y complaciente con la propia disciplina.

La internalización del arte español es otro de los ejes temáticos presentes en esta muestra, pues comisarios, críticos y galeristas trataron de redefinir durante esta etapa la idea del arte español en el exterior, ya fuera incidiendo en el carácter hedonista y libre del arte o bien en su intención crítica y combativa. Estos propósitos se evidencian a través de diferentes encuentros internacionales ―distintas ediciones de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (FIAC) de París, por ejemplo―, o exposiciones en el extranjero, como Contemporary Spanish Art (1984) en el Chase Manhattan Bank de Nueva York.

El tercer y último eje de la muestra aborda el mercado del arte como una de las principales vías de actualización tras el estancamiento estético sufrido durante el franquismo, lo que supuso otro punto de inflexión en la imagen del arte español.

La voluntad de internacionalizar el arte motivó la aparición de ferias como ARCO, que favorecieron la adaptación de éste a las lógicas comerciales y capitalistas predominantes en el ámbito internacional. Frente a esta mercantilización del arte surgieron determinadas prácticas que contribuyeron a difuminar los límites entre alta y baja cultura, denotando un cambio en la percepción del arte español e introduciendo nuevas formas de vinculación con el circuito comercial.

A partir de estos ejes temáticos, Crónicas de un discurso pone de manifiesto la imposibilidad de construir un relato único sobre lo que socialmente se entiende por arte español, identificando otras tensiones discursivas que surgieron en el tardofranquismo y la transición a la democracia, que hoy continúan sin resolverse.


La exposición está comisariada por estudiantes del itinerario de Teoría y Crítica de Arte del máster universitario en Historia del Arte Contemporáneo y Cultura Visual, organizado por la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad Complutense de Madrid y el Museo Reina Sofía.

Los comisarios son Mike Batista Ríos, Joana Bravo, Claudia Desile Abraham, Alba Esparza Comalat, Paula García Robleño, Isabel Hernández-Gil, Clara Kozak Luaiza, Rosita Mariella, Alejandra Marquerie Martín, Milagros Pellicer Planells y Carla Pinel Martínez.

Fechas: Del 24 de junio al 14 de octubre de 2022
Horario: De 9:00 a 21:00 de lunes a viernes
Lugar: Edificio Nouvel, Biblioteca y Centro de Documentación, Espacio D, Madrid

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.