Conversación con David Escalona

by • 3 agosto, 2016 • Comisario, Conversaciones, Exposiciones, Galerías de arte, Granada, Londres, Málaga, OportoComments (0)2835

Regina Pérez y David Escalona, crítico y artista respectivamente, conversan sobre su último viaje a Islandia y sobre la reciente exposición del artista en la Copperfield Gallery (Londres):

David Escalona y Regina Pérez

Regina Pérez: Una de las frases que más hemos repetido en nuestro “periplo” por Islandia ha sido “En los viajes se conoce a las personas”. Definitivamente, así ha sido. Veros funcionar (tomando fotos, grabando vídeos, viajando horas y horas para conseguir una imagen con la luz adecuada…) me ha permitido conoceros más profundamente, me refiero a vuestra capacidad creativa y al modo en que trabajáis los artistas. Me he sentido casi como una antropóloga entre vosotros…

David Escalona: Pienso que cuando te encuentras en un contexto extraño, en un ámbito no tan familiar, y tienes que compartir tiempo con personas que crees conocer, puedes llevarte muchas sorpresas. Incluso las situaciones límite pueden hacer que muestres una faceta y tomes consciencia de partes de ti que incluso desconocías. Salir de la zona de seguridad propicia la creatividad, pues sueles poner atención a tu alrededor. Deseos, miedos o inseguridades afloran. Pero, el problema de todo viaje es la memoria, ese yo a través del cual solemos verlo todo, a su trasluz, re-conocemos. Viajamos con una carga, con nuestro ego… lo que vemos nunca es lo que creemos ver. No hace falta irse lejos ni una larga temporada a tierras lejanas… Depende todo de la actitud de cada cual. He compartido y aprendido con personas en una hora mucho más que con artistas con los que he viajado semanas. Pero el viaje tan solo es una excusa. Islandia ofrece paisajes asombrosos, sin duda. Cualquiera, armado de una cámara, podría hacer una buena foto. Todo dependerá del enfoque de cada cual. Valoro mucho más a quienes, sin moverse tan lejos, nos ofrecen una visión distinta. Creo que cada cual debe ocuparse de lo que le toca, de su realidad más inmediata. No hace falta irse a Islandia, repito. A la vuelta de la esquina puede encontrarse el momento que acontece, la foto, la idea de la obra…. España es una tierra con gran riqueza, sorprende en cada instante.

También ha sido muy interesante que te embarcaras en este viaje y escuchar tus reflexiones. Se echa en falta a críticos que acompañen de ese modo. Tú te has involucrado, has subido montañas, te has metido en ríos e incluso has bebido agua de iceberg. Ha habido momentos para todo. Lo importante es estar abiertos a lo que acontece, a lo que se pueda dar, compartir con otros. No estamos en una competición…. La “competitividad” es uno los grandes males que aquejan a nuestro sistema.

Regina Pérez: Yo también lo creo, y la clave al final es muy sencilla: que artista y crítico hablen desde el corazón. No importa el material, los medios,… sino el significado que tú seas capaz de darle a tu obra o a tu texto. Las palabras están a la disposición de todos, pero unos componen narrativa, otros poesía,… El ejemplo perfecto es la inscripción “Miseratione non mercede” que te encontraste en aquella placa caminando por Londres. A la vista de todos, a pie de calle y tú te lo apropias para tu nueva exposición.

David Escalona: Lo que está a la vista de todos, ¿a quién pertenece?, ¿Hasta qué punto nos pertenece?, ¿De qué nos apropiamos?, ¿Apropiarse? “Miserartione non mercede” (Por Misericordia, no por ganancia o lucro) es y era el lema que presidía el The Old Operating Theatre de Londres y es el título de mi nueva exposición. Este lugar era un auditorio para estudiantes de medicina donde se llevaban a cabo intervenciones quirúrgicas sin anestesia a enfermos que, debido a sus escasos recursos económicos, veían la oportunidad de ponerse en manos de un cirujano de reconocido prestigio. “Miseratione non mercede” era también el lema de los monjes agustinos que ofrecían gratuitamente cuidados a los pobres en el Saint Thomas Hospital…. Lo curioso es que este quirófano estuviera en el techo de una iglesia. Londres está lleno de inquietantes rincones. ¿Cuantas personas (miles, quizá) han leído antes que yo esa inscripción?. Yo, uno más. Lo importante es esa compleja red resonancias, las relaciones que establezco con mi propia biografía y la historia, las metáforas. Cada cual a su manera se “apropia” de algo que nunca llega a pertenecerle.

Regina Pérez: Esa “red de resonancias”, como tú dices, activa el arte, lo hace nacer. Resulta fundamental que el artista se apropie de esos pequeños detalles y construya sus propias metáforas. Al fin y al cabo, el artista es un testigo privilegiado de su tiempo, capaz de analizar, de ver la poesía que hay en la cotidianidad y de hacérnosla ver a los demás a través de su obra. En Islandia no parabas de hablar de Londres: los artistas que están allí, los responsables de SCAN… ¿Qué ha pasado allí?, ¿Te han tratado bien?

David Escalona: Mi experiencia ha sido muy gratificante, me he sentido como en casa – que eso ya es raro-. Me siento afortunado por ser partícipe de todo lo que ha dado pie SCAN. El trato ha sido fenomenal. He sido contagiado por el entusiasmo de mucha gente, por profesionales del mundo del arte que han tenido con mi obra un rápido feedback. La exposición ha funcionado muy bien, ha tenido buena acogida en una ciudad donde no me conocen. Que fuera de tu país ocurra eso es un buen aliciente. Se pueden hacer cosas y con presupuesto muy justito fuera de España. Depende del entusiasmo, de las ganas de trabajar. SCAN es todo un ejemplo de ello. Pedro Font y Bruce Irwin me pusieron en contacto con Will Lunn, el director de la Galería Copperfield y lo que iba a ser una exposición individual, acabó siendo un diálogo enriquecedor con diferentes artistas (Marco Godoy, Oscar Santillán y Julia Varela). Hay un grupo de artistas jóvenes españoles residentes en Londres que han creado un grupo muy interesante (Juan Carlos Naranjo, Alain Urrutia, Marco Godoy, Leonor Serrano, Alan Sastre, Fernando Romero…) en el que existe buenas sinergias. Se apoyan unos a otros. Cada exposición que organiza SCAN es un punto de encuentro entre profesionales españoles e ingleses del mundo del arte. Creo que SCAN está cumpliendo su objetivo: potenciar la presencia del arte español en el mercado anglosajón.

Regina Pérez: Entiendo que tu exposición en la galería Copperfield es el colofón de tu media carrera, como si cerrases una puerta y abrieses otra. Ya has agotado todas las posibilidades en Andalucía, ¡yo creo que has ganado todas las becas de nuestra comunidad! (Antonio Gala, Iniciarte, Vázquez Díaz,…). Ahora tenías que dar el salto. España ya se te quedaba pequeña y el siguiente paso era el extranjero.

David Escalona: Pues no sé… necesito abrevar otros aires, nutrirme de otras personas, salir del ámbito de seguridad en el que acostumbro.

Regina Pérez: Entonces, el próximo destino es Oporto, ¿no?

David Escalona: Es lo más seguro, quiero trabajar con mi hermano Álvaro -que es compositor de música contemporánea- en un nuevo proyecto que conjugue instalación y sonido. Cuando cierre ciclos el año que viene – termine mi doctorado-, intentaré salir fuera y viajar más.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *