Dalila Gonçalves en Rodríguez Gallery

by • 20 noviembre, 2019 • Escultura, Exposiciones, Fotografía, Galerías de arte, Instalación, PoloniaComments (0)862

Rodríguez Gallery  reúne con Céu da boca el nuevo trabajo de la artista Dalila Gonçalves. Una muestra que nos invita a reflexionar sobre el paso del tiempo, los cambios en la materia, la relación con lo natural… a través de fotografías, instalaciones y esculturas.

Dalila Gonçalves, Dissecar, 2019

Céu da boca es el término con el que se conoce en portugués al paladar. Una expresión con cierto carácter poético que, al contrario que en castellano (techo de la boca) o en inglés (roof of the mouth), abre el interior del cuerpo al cosmos, y entonces las entrañas pueden salir afuera para saborear el mundo. De algún modo, eso es lo que sucede con el trabajo artístico de Dalila Gonçalves (Portugal, 1982), una práctica que sucede en un diálogo sincero con la materia, un encuentro entre el corazón de cuerpo y sustancia. En el espacio de la galería encontramos distintos trabajos que indagan en estas relaciones, incidiendo siempre en esa dislocación transitoria entre dentro y fuera del cuerpo, entre la propia experiencia y lo que nos rodea.

O tempo dos outros às vezes é o meu (2019) es una cantidad ingente de tickets de turno coleccionados en una ferretería de comercio tradicional en la ciudad de Oporto que, agrupados en forma de cilindro, toman forma alargada en el suelo de la galería marcando el pasillo de la misma. De algún modo esta nueva morfología aleja el material de su función original y lo acerca a alguna especie de animal enigmático e indefinido, pero que de alguna forma sigue guardando en sus vísceras las transiciones recientes de nuestras ciudades.

Dalila Gonçalves, Céu da boca, exhibition view

Las marcas y rastros del paso del tiempo en la materia quedan latentes también en Anteparo (2019), dos fotografías de una estatua de Pompeya y un limón sulfatado que revelan la afección de un elemento natural y otro patrimonial. Lo extraordinario frente a lo mundano, lo blando frente a lo duro, lo efímero frente a lo duradero, todo vive bajo el efecto de la existencia vivida. En la misma línea Dissecar (diseccionar) (2019) es una instalación de pequeños listones de madera colocados sobre la pared, a los que se les han extraído sus nudos, que descansan ahora apoyados en ellos. Nudos que son testigos del paso de los años, una sutil acción que disecciona la temporalidad natural. También colgando de la pared encontramos Pós Juízo – (pós Juicio) (2019), un diente de leche y una muela del juicio de la artista con acabado en oro que de algún modo marca un hiato temporal que pone en relación lo biográfico con lo universal, lo humano con su entorno y la conformación del cuerpo en relación a la existencia” Juan Canela.

Artista: Dalila Gonçalves
Fechas: Hasta el 27 de noviembre de 2019
Lugar: Rodríguez Gallery, Poznań (Polonia)

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *