DESTRUIR CIUDADES PARA CREAR BOSQUES Christian Villamide

by • 1 julio, 2021 • Cuenca, Exposiciones, MuseosComments (0)1176

La exposición «SPIRIT LEVEL» de Christian Villamide que puede visitarse, hasta el 10 de septiembre, en el Museo de Arte Contemporáneo MAC Florencio de la Fuente ha contado con un texto de nuestro director, Óscar García García, para su catálogo. Os dejo aquí un pequeño resumen:

DESTRUIR CIUDADES PARA CREAR BOSQUES Christian Villamide

«En la obra de Christian Villamide se produce una confrontación entre la pureza y lo contaminado, una reflexión sobre lo natural y lo artificial. La naturaleza es víctima de la sobreexplotación que el ser humano ejerce sobre ella» … «El trabajo de Villamide apuesta por un concepto de pintura expandida, en el que se vale de fotografía, escultura e instalación. Sus pinceladas son multidisciplinares, buscando una cercanía con lo real» … «La transformación del espacio natural virgen por el paisaje recreado, debido a los intereses mercantilistas, se convierte en el epicentro de su creación artística. Quizás ha llegado el momento de hacer algo al respecto, tal vez vaya siendo hora de destruir ciudades para crear bosques… y no a la inversa.»

Christian Villamide EL ESPLENDOR NIHILISTA

«El proyecto expositivo SPIRIT LEVEL se fundamenta en dos instalaciones: El esplendor nihilista y El sueño del topógrafo. Ambas realizadas ex profeso para la Sala de Columnas y la Sala de Cubiertas del Museo de Arte Contemporáneo Florencio de la Fuente, respectivamente. En la Sala de Columnas, Christian Villamide, nos invita a adentrarnos en el interior de una montaña. Ubicada en el centro de la sala, se alza la pieza El esplendor nihilista, rodeada de un bosque de columnas coronadas por arcos de medio punto. Una monumental instalación en forma de cumbre montañosa realizada en hierro esmaltado dorado. Una montaña que nos empuja para acercarnos a ella, transitar a su alrededor y atravesarla habitando su interior. Mientras realizamos este viaje, vemos ante nosotros como la silueta de la cumbre cambia a cada paso que damos, fusionándose con la arquitectura de la sala. Un paseo que alude a esas montañas que separan y ocultan, pero que al mismo tiempo, tras escalar sus cimas nos ofrecen las mejores vistas. En este bosque interior acotado,  compuesto por 10 columnas, es donde crece esa montaña dorada que luce con un esplendor nihilista, como crítica a los valores, costumbres y creencias de la sociedad. El ser humano transforma las montañas para construir ciudades, pero no transforma éstas para construir montañas.»

Christian Villamide  EL SUEÑO DEL TOPOGRAFO

«En El sueño del topógrafo varios horizontes en forma esquemática de cumbres nos dan la bienvenida. Una instalación compuesta por perfiles en forma de gráfica de picos, creados con balizas rojas y blancas de topografía. Una pieza que nos propone también circular entre ella, acercándonos a esas siluetas montañosas para así observar los pequeños árboles que las coronan. La obra se encuentra suspendida en el aire bajo un cielo formado por un bosque a dos aguas, la techumbre de madera de la Sala de Cubiertas. La instalación está acompañada en la misma sala, por un lado, de dos piezas escultóricas de su serie PERturbaciones, en las que a través de hierro corten, acero, ceras, esmalte, cemento y oxidación recrean paisajes esquematizados; y, por otro lado, de su serie de fotografías Paisaje de altas prestaciones I a IV. Cuatro paisajes fotografiados que son intervenidos por la construcción efímera de la discoteca SUPERNOVA. Una de estas fotografías retrata una vista del propio Huete, donde se ubica el Museo de Arte Contemporáneo Florencio de la Fuente.»

Christian Villamide PLACEBO I

«Nuestro recorrido expositivo desde la Sala de Columnas a la de la Sala de Cubiertas (de instalación a instalación) se complementa por varias piezas y series. En primer lugar, encontramos sus pinturas Atrezo-Territorio. Un conjunto formado por paisajes artificiales pintados sobre planos y mapas superpuestos unos encima de otros. Planos originales de concentraciones parcelarias, donde se pueden distinguir las anotaciones topográficas, las disputas por lindes y toponímias. Sobre estos planos Villamide, para transformar el territorio, superpone montañas de atrezo y cultivos impuestos. A continuación y en contraposición a este conjunto de pinturas, más cercana a la idea de registro, nos encontramos con seis esculturas llenas de plasticidad que evocan una atmósfera de misticismo. Estas piezas pertenecientes a su serie El Dorado, materializan la relación de lo natural y lo simbólico mediante las caprichosas formas de raíces rescatadas y policromadas en oro. Una propuesta que gira en torno a la idea de “búsqueda del dorado”. Frente a estas esculturas, instaladas sobre un pedestal a modo de reliquias, se encuentra la composición SPIRIT LEVEL, que cuenta con tres series fotográficas que reflexionan sobre el territorio, la civilización y la espiritualidad actual. Por último, hay que destacar como la serie Placebos se encuentra distribuida por diferentes espacios del museo con la intención de que su piezas pasen desapercibidas. Pequeños paisajes que crecen en los rincones más insospechados para ser descubiertos por el espectador» Óscar García García.

Christian Villamide PLACEBO II

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *