Dragos Badita en The Nomad Creative Projects

by • 30 octubre, 2018 • ThenomadcreativeprojectsComments (0)219

Dragos Badita es un joven artista rumano. Su pintura clásica proviene de una intensa conciencia del paso del tiempo. Pinta cosas efímeras como si duraran para siempre.

En su último trabajo “Winter Sleep”, Dragos pinta personas y lugares que conoce. Él busca representar la fugacidad del momento, a través de paisajes pero también figuras. A menudo vuelve al mismo tema, su prometida, el personaje central. Dormida o cubierta, ella está vestida de azul, como la Virgen María. Se convierte en una representación pictórica de imágenes religiosas y sagradas. En sus pinturas, el azul evoca calma y serenidad. El rostro de esta mujer parece estar en paz, inmerso en el sueño. Él revela una verdad de las cosas combinando sus pinturas con vídeo o instalación para hacer contacto con este mundo. Él recompone momentos en esta casa.

 

 

En este paisaje nevado, recuerda y despierta este estado de sueño o vacío inconsciente. Reconoceremos en los elementos de “Winter Sleep” el marco de una idea inmediata de la situación física emocional o mental de los personajes y la distancia que los separa del mundo. Esta atracción a la nieve y su poder revelador obliga a las personas a separarse del mundo. Dragos Badita retrata una belleza con una eficacia contemplativa y muy estética. Las preguntas que surgen reflejan la sensación de melancolía con la que trabajamos por toda la eternidad.

En una de sus pinturas en blanco y negro, un trineo está abandonado en un paisaje blanco, sin vida y cuya visión se extiende hasta el infinito. Parece que la nieve hace que todos regresen de su infancia. Estas pinturas están cargadas de gran nostalgia, pero no son necesariamente tristes. Evocan un sentimiento agradable y tranquilizador. Es un refugio acogedor.

La dimensión introspectiva del trabajo se postula explícitamente. El paisaje nevado, que se presta particularmente bien a los efectos de luz, es una de las razones por las que trata varias veces. Dragos le cuenta al alma, a la aventura y a la naturaleza humana Este cuento de invierno es intenso.

Dragos Badita contempla meticulosamente el cuerpo y su deseo inexorable en este paisaje perdido. La belleza es pura Él captura el momento natural y libre. Pero fundamentalmente, más que el tema, lo que más importa es la visión de Dragos Badita y la sensibilidad con la que se asocian paisajes y contemplación.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *