“El largo camino a Xico (1991-2014)” de María Thereza Alves

by • 24 febrero, 2015 • Centros de arte, Exposiciones, Instalación, SevillaComments (0)2441

El CAAC acoge “El largo camino a Xico (1991-2014)”, la primera exposición individual en España de la artista brasileña María Thereza Alves, en la que podemos ver la gran instalación que realizó la artista para la última Documenta de Kassel.

Thereza Alves

La exposición es una retrospectiva que repasa la trayectoria de María Thereza Alves (São Paulo, 1961) a través de una selección de obras que se remontan a 1991. Alves, artista pionera en el debate poscolonial, se formó en Nueva York en los años 80, primero en la escuela Cooper Union, y después en el seno de distintos proyectos independientes, como la galería Kenkeleba.

Desde el punto de vista de los medios artísticos, su trabajo puede calificarse como conceptual y anti-formalista. La apariencia de sus obras se define siempre según los contenidos, en ocasiones resultan sobrias y rigurosas, como sucede en el proyecto Seeds of Change, mientras que en otras se apropia de manera festiva de los lenguajes de la cultura popular, especialmente en El retorno de un lago (The Return of a lake).

Thereza Alves

“El retorno de un lago” es el núcleo de la exposición El largo camino a Xico, debido a su relación con España. A cuarenta kilómetros del centro de la Ciudad de México está Xico, una población que crece a borbotones sobre el antiguo lago de Chalco. El lago de Chalco – uno de los muchos que formaban parte de una región maltratada desde tiempos de Hernán Cortés – fue desecado a principios del siglo XX por el emigrante español Iñigo Noriega Laso. Noriega llegó a México en 1867, con catorce años, desde la aldea asturiana de Colombres. Su ambición era grande y pronto se convirtió en uno de los hombres más ricos y poderosos del país en tiempos del presidente Porfirio Díaz. Después de la revolución de 1910, los terrenos del lago le fueron expropiados, pero los problemas que causó su decisión de arrasar un ecosistema y someter o expulsar a los indígenas a la fuerza, con su ejército privado de doscientos hombres, llegan hasta el presente. Noriega murió en 1920 en la indigencia en México, tras haber vivido el exilio en Texas, dónde fue nombrado sheriff honorífico. Desde hace unos años, sin embargo, la naturaleza se ha tomado la justicia por su mano y el lago emerge de nuevo, como un recuerdo que se resiste a desaparecer. A raíz de este “retorno de lo reprimido”, propiciado por una alianza entre la capa freática y el malestar implacable de la memoria colectiva, una comunidad local pugna, desde mediados de los años 90 del pasado siglo, e impulsada por la politización que la sociedad mexicana experimentó a raíz del movimiento zapatista, por restituir sus derechos culturales y medioambientales.

Artista: María Thereza Alves.
Fechas: Hasta el 31 de mayo de 2015
Lugar: Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, Sevilla

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *