En el taller de Xevi Solà

by • 20 abril, 2022 • ArtistasComments (0)525

Parece sorprendente que Xevi Solá viva en un entorno rodeado de campos y masías propios del Gironés, pero su mente creativa vaya por otros aires. Ya de joven, lejos de inspirarse en esa belleza natural, se veía atraído por películas norteamericanas de policías, mansiones con piscina y coches ostentosos. Sus primeras influencias vinieron de cineastas como los hermanos Cohen y David Lynch o fotógrafos como: Diane Arbus, Richard Avedon, Lee Friedlander o Ouka Leele. Inicia su andadura artística con el cómic, y conserva en su trabajo actual ese interés por contar historias; enfatizar la expresividad de los personajes y pintar escenas que parecen captadas de una secuencia en movimiento.

Xevi Sola en su taller. Fotografía cortesía del artista.

Se forma en L’escola d’art d’Olot y en la Universidad de Barcelona, en especialidad de pintura. La libertad de formas de Picasso, la rapidez de pincelada de Matisse y la estética de Hockney, serán referencias artísticas de Solà. El artista hace suyo cualquier recurso para crear contraste, característica fundamental en su obra a nivel formal y conceptual. Es su mecanismo artístico para dar vida, emoción y fuerza a sus pinturas. De esta manera, en una misma obra de Solà percibimos: alegría-dolor, fuerza-delicadeza, optimismo-pesimismo o identidades de genero neutras. El contraste de colores vivos sin complejos; los trazos desiguales; dirección de líneas y juego de perspectiva, refuerzan una obra que sorprende por fuerte y bello a la vez, provocando al espectador una emoción contrastada. No es de extrañar que tenga como protagonistas a los singulares Sapeurs (dignos de conocer) o retrate a boxeadores en un campo de flores; situaciones inverosímiles e impactantes que consigue conmover al observador rompiendo esquemas estereotipados.

Xevi Sola. Connie Britge. Cortesía del artista.

Es relevante mencionar que Xevi Solà trabajó en un centro psiquiátrico que le permitió conocer la condición humana sin filtros. Profundizó en la expresividad y naturalidad de los estados de ánimo y para conseguir ese gesto idóneo recurre a la captura de imagen de una secuencia en movimiento. La rapidez de trazo que le caracteriza deriva en una obra que rebosa espontaneidad y frescura. El artista es un observador directo con la intención de contador historias humanas.

Xevi Solá. Semper fidelis. Cortesía del artista.

En sus últimas pinturas, Solà se decanta por el retrato de personajes con un registro figurativo menos narrativo pero acentuando el gesto y dando importancia, curiosamente porque él dice no entender de moda, a la vestimenta de sus protagonistas. El juego de colores vivos será otro identificativo de su trabajo.

Xevi Solá. Dandy, 2017. Cortesía del artista.

La obra de Xevi Solà es un juego de opuestos con un lenguaje exagerado e irónico que no deja a nadie indiferente.

Xevi Solá. Rich. Cortesía del artista.

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *