Entrevista a Diego Sierra Enciso

by • 23 agosto, 2016 • Artist Interviews, EntrevistasComments (4)7955

Diego Sierra Enciso, nace, vive y trabaja en Bogotá, Colombia. Años… más de cincuenta y menos de siete. Grado en Maestro y Bellas Artes por la Universidad de Bogotá “Jorge Tadeo Lozano” (2014). Fundador y parte del grupo multidisciplinar Punto Colectivo, creado el 27 de octubre de 2007, cuya labor consiste en intentar cambiar la relación del arte respecto de sus usuarios. Pintura (expandida), grabado, cerámica, intervenciones, performances, vídeo. Toda técnica le sirve a este inquieto artista. Pura práctica artística contemporánea. Decidida apuesta del arte como herramienta cargada de futuro.

Diego Sierra Enciso

PAC – Conceptos tales como el poder, los procesos históricos, la socialización del arte, la construcción social, la memoria, son importantes en tu trabajo. ¿Cómo los definirías, más con respecto a ti, como artista?

Diego Sierra EncisoEstos conceptos están contenidos por la vida (existencia) y hacia un contexto cultural. Mis intereses se centran en los actos cotidianos. En lo común. En cómo el poder influye en ellos (acción/reacción) y se generan mecanismos de resistencia que, desde mi punto de vista, es el carácter de lo simbólico para suscitar preguntas. Siempre indago en el pasado como recurso para poder preguntar por el presente e imaginar el futuro en pos de una construcción social en donde cada participante/espectador es gestor de nuevas realidades y allí mi papel es cuestionar/reflexionar de acuerdo a un contexto especifico.

Diego Sierra Enciso

PAC – A mí me parece que, al considerar tu obra, es importante empezar con la desobediencia civil, como un término clave y una metodología. ¿Cómo percibes la resistencia y la desobediencia civil en tus proyectos y la posición que has articulado dentro y fuera del mundo del arte?

Diego Sierra EncisoCada uno lo llama como prefiere, algunos dicen que es vandalismo. Tú le dices “desobediencia civil”. Que cada apelativo sea válido, siempre que cumpla con su fin. No tengo ningún inconveniente. Siempre me preguntan: “¿Lo que hizo es legal?” Yo siempre respondo: “Sí, es ILEGAMENTE LEGAL”. Sí, hay parte de desobediencia civil en mis propuestas plásticas, pero no está en mis intereses, porque el mismo sistema es agreste. Entonces, me dedico a buscar los puntos ciegos del sistema para poder operar. Es difícil, pero creo que se entiende mi propuesta.

En cada proyecto encuentro nuevos retos y formas de hacerlos posibles, con un gran grupo multidisciplinar. La mayoría de ellos me toma años. Siempre consulto a un abogado. Miramos todas las implicaciones para buscar la tangente entre lo ilegal y lo legal. Lo que se busca es cuestionar el valor simbólico, seduciendo la realidad sin perjudicar el entorno físico y la existencia.

Me haces recordar tantas cosas… Esta metodología se fue dando al ir desarrollando cada proyecto. Cada uno de los proyectos tenía ciertas limitaciones.

En una de las primeras intervenciones planeadas con Punto Colectivo (en 2007) el tema fue intervenir el Museo Nacional de Colombia. Eran siete intervenciones en un mismo día. Se planeó todo durante meses, muy cuidadosamente, pero le dimos más relevancia a una propuesta en la zona en donde se exhiben las cadenas, por su contexto. Esta intervención se llevó a cabo exitosamente, pero no se hizo el registro de la acción, por inconvenientes. En consecuencia, quitamos el texto de la intervención, que era un plotter de corte en blanco. El museo se enteró de que un grupo de artistas quería intervenirlo (en 2008). Las cosas se complicaron. La seguridad aumentó, pero seguimos insistiendo. Volvimos el museo y estaba vigilado en todas las alas, y no por el guardia de seguridad, sino por la policía. Cosa rarísima. ¿Coincidencia? En ese momento, le dije al grupo que no realizaríamos nada y a la salida se encontraban siete policías.

En los siguientes meses, conocí el grupo de artistas argentinos los Erroristas y ellos tenían una cámara de video diminuta y les pedimos su ayuda para hacer el registro de la acción sin levantar sospechas. Pero por algún inconveniente, no se pudo realizar. El contexto artístico-político colombiano, en ese momento, se agudizó. Más a razón del caso de un estudiante universitario de artes que, supuestamente, había hecho un grupo en Facebook en contra de unos familiares del presidente del momento. Me escribieron los Erroristas para que hiciera la intervención. Lo cual no vi viable, en ese momento, pero no dejé de trabajar en el proyecto. Reformé las frases y noté las desventajas que tenía en ventajas; tendría que hacer un texto invisible que, con el paso del tiempo, apareciera con la ayuda del polvo del museo. Hice muchas pruebas, con miel y demás elementos. La propuesta se llevó a cabo en el año 2011. [«Mi Estado». intervención en el Museo Nacional de Colombia, Sala de las cadenas, técnica: texto invisible, con pegamento en barra y vaselina, más el polvo del museo]. Lamentablemente cuando el texto comienza a tomar forma es eliminado.

Diego Sierra Enciso

PAC – Tu trabajo ha tenido siempre un fuerte contenido político, como actividad del ciudadano que interviene en los asuntos públicos con su opinión. ¿Crees que es cada vez más necesario que los artistas presten su voz a la realidad política?

Diego Sierra Enciso¡Oh!, yo pienso que sí, pero como sabemos que cada acto es político, entonces nos hace pensar si de verdad hay un contenido sea el que sea. ¿Sabes? para mí, lo más importante, es que uno -como artista- tiene que hablar desde su vida y entorno; desde la propia existencia. Que algunos no sientan el contexto político, no le veo ningún inconveniente. Es válido, porque están tratando otros cuestionamientos, como la estética, y eso conforma parte de la diversidad. Y es que cada uno exprese su sentir, sería genial que nos miremos, que configuremos la realidad con el otro.

PAC – ¿Las propuestas plásticas tienen como fin comunicar? ¿Hacia quién están dirigidas?

Diego Sierra EncisoEs lógico todo comunica, pero creo que el arte contemporáneo se ha olvidado del público. Se ha acrecentado su necesidad complaciente a un metalenguaje y a necesidades creadas por el mismo sistema. Se aparta de ciertas reflexiones del espectador común. ¿Sabes? aquí en la mayoría de las exposiciones, uno se encuentra con las mismas personas. No veo un público distinto a los del mismo sistema. Tal vez nosotros los artistas seamos los culpables.

Diego Sierra Enciso

PAC – En tu opinión, ¿cuáles son los asuntos más preocupantes o indignantes de lo que sucede actualmente en el plano político y social en Colombia?

Diego Sierra Enciso – Es una pregunta compleja, que intentaré responder, lo más simple que me sea posible. Una de las causas es que no nos reconocemos, como colombianos o latinoamericanos, no tenemos sentido de pertenencia. Lo foráneo tiene más valor que lo propio. Es como si desconociéramos nuestros procesos históricos. ¿Qué es ser colombiano? Es una gran pregunta que me he venido haciendo por años. Lo histórico: nosotros los latinoamericanos somos la mezcla de razas y culturas del mundo. Un gran caldo de cultivo, en construcción. Nos dan vergüenza nuestras raíces y tendemos a teatralizar nuestra cultura por la exotización.

PAC – Lo fungible y el espacio físico que habitas emergen repetidamente en tus proyectos. ¿Cómo se conformaron y finalizaron estos proyectos? Espero que conserves la documentación y polémicas que generaran.

Diego Sierra EncisoMe conquistan algunos lugares y ciertas inquietudes. Los transito, los habito, los investigo desde la historia y realizo entrevistas. Los cuestiono desde sus mismas dinámicas culturales o históricas, pero siempre mi relación con estos lugares termina en AMOR y ODIO. Hace mucho he querido dejar de trabajar la plaza de Bolívar de Bogotá, pero siempre termino allí y no por gusto.

Diego Sierra Enciso

PAC – Una curiosidad, ¿conservas la denuncia de robo de «Café Bar “El Mercantil”» (2008) o no se llegó a admitir a trámite?

Diego Sierra Enciso – La verdad no me acordaba y no sé si los tengo en mis documentos de la universidad. Pero sí, recuerdo muy bien ese día que me robaron el dinero, la maleta y lo demás. Cuando concurrí a la policía a denunciar el robo, lo primero que puse era mi bitácora de dibujos de café con cenizas de cigarrillos, realizados durante mucho tiempo en el café. La reacción del policía fue de ira y risa. Creo que me quería pegar, y al mismo tiempo, se burlaba de mí. Lo dudó mucho, pero al final accedió a elaborarla. Yo creo que me aceptó la denuncia por ser yo de una universidad privada.

PAC – El espacio público se convierte en tus trabajos en el escenario en el que el ciudadano representa su rol. “Minimalismo político”, como lo definen algunos. ¿Te puedes identificar con esto?

Diego Sierra Enciso – Claro que sí me siento identificado, pero no es tan sencillo como se piensa. Mi necesidad es seducir al observador. Hacerlo parte tanto de la intervención plástica, como de la problemática a tratar. Preguntándole como individuo social; creyendo en su autonomía hasta tal punto que, he llegado lograr que el espectador produzca el registro de la propuesta plástica, que me devuelva su forma de ver los interrogantes, que el espacio o acciones le plantean, no desde una estética si no desde las necesidades del ser humano.

Diego Sierra Enciso

PAC – Tus trabajos suelen despertar a la gente de su letargo o del desconocimiento. Cuestionas, incomodas, haces pensar o (a algunos) sólo reaccionar. ¿Es ése el punto de equilibrio poético que buscas?

Diego Sierra Enciso – Yo busco sacudir, alentar, chocar, desconsolar, dar esperanza, generar tiempos de silencio y de reflexión en cada uno de los que se acerquen a mis propuestas plástica, yo sólo hago preguntas, a veces pongo el dedo en la llaga, pero nunca digo qué es lo bueno o lo malo. El espectador es el que tiene el poder de decidir. No lo sé, lo que sí sé es que, cada proyecto, tiene ciertas necesidades, como desde qué técnica utilizar y cómo involucrar al espectador.

PAC – Tus trabajos atraviesan varios límites continuamente. Como artista, asumes el rol de creador, pero también produces formas particulares de denuncia. Me pregunto si podrías relacionar esos trabajos con la conciencia política en la que tú, como artista, como ciudadano, también funcionas. Por ejemplo, estoy pensando en las Heteropías o lugares no administrados de «Ensayos de mi estado» (2010-2011), o los procesos históricos en «Palo+» (2010).

Diego Sierra EncisoSiempre he creído que el arte tiene la necesidad de llegarle a la gente. Tanto como a un niño de ocho años, hasta al anciano de noventa, sin importar su estrato social, nivel de educación, orientaciones y credos. Más, tratándose de un contexto específico, como es el caso de «Ensayos de mi estado». Esta propuesta es una serie de intervenciones durante un año en una oreja vial, a la salida de la ciudad de Bogotá. Cuando comencé este proyecto, mi deseo era trabajar la problemática del campo. En la universidad había tomado un seminario de conflicto colombiano, del cual saqué esta palabra que resume en una parte el conflicto: “MASacres” Pero sabía que yo no pertenecía al conflicto y no era campesino, pese a que, en mi desarrollo personal y mis vivencias, estuvieron estas inquietudes. Entonces me trasladé a lo que tenía al alcance de mis manos y eran estos espacios neutros de la ciudad, en donde no pasa nada. En el que algunos montan esculturas, pero en el mío no había nada. En cada intervención que hacía, resolvía una de mis inquietudes, pero salían tres más para seguir desarrollando un diálogo con el espacio y su entorno. En un momento, me había vuelto como «El principito» y su pequeño mundo, pero estaba rodeado por el cotidiano político en los primeros meses y era muy común que llegara la policía a investigarme. Con el paso del tiempo, se acostumbraron a verme hacer acciones o esculturas con material que recogía del entorno o de su zona periférica, hasta tal punto que se volvió como mi casa. Por eso cerré este proyecto haciendo una sala de pasto. Todas mis intervenciones fueron de carácter efímero. Una encima de los desechos de la otra. Ensayos de mi estado y están acompañados por una serie de intentos de poesía para la tierra.

PAC – El uso del vídeo en tu trabajo y tu interés en este medio parece extenderse más allá de la mera documentación de los proyectos. En cierto sentido, los vídeos parecen funcionar como otra parte del trabajo.

Diego Sierra EncisoSí, me encantaría que tú me lo explicaras (Sonríe)

PAC – ¿Qué importancia da al mercado un artista como tú?

Diego Sierra Enciso¡Eso me encantaría saber! Tal vez, como pintor abstracto, que es una línea de trabajo más íntima. Aunque también podría decirte que por el momento ninguna. Pero del público sí te puedo decir. En la exposición, que tuve en el Museo de la Independencia, en un sólo día fueron 5.000 personas. Cada vez que iba de incógnito, era una multitud de interpretaciones y de fotos que le sacaban a mi propuesta.

Diego Sierra Enciso

PAC – ¿Qué crees que distingue a los artistas de América Latina en relación a los europeos, por ejemplo, ahora que parecéis ser punto de atención internacional?

Diego Sierra Enciso No te podría decir mucho. Puedo pecar por ignorancia, pese a que siempre intento estar al margen de la producción artística internacional y tratando en crear redes. Nosotros los latinoamericanos sí tenemos un sello especial, dado por las coyunturas que nos enmarcan, el mismo clima influye. A algunos artistas españoles les parece que nuestro proceder es muy fuerte o quizás crudo. Tal vez tienen razón, pero uno produce desde donde viene y para un determinado público.

PAC – ¿En qué estás trabajando actualmente? ¿Qué te interesa?

Diego Sierra EncisoMi próxima exposición se titula «AGRAbado» y habla sobre la problemática de la salud, pero desde el caso particular de mi abuela.

Por el momento sigo trabajando el tema del campo algo. Ya algo más maduro, desde muchos sentidos: busco un espacio expositivo con ciertas cualidades para mostrar el proyecto que tiene que ver con la minería, el campesino y todo lo concerniente a ello pero desde la visión de Simón Bolívar.

Otra propuesta está relacionada con la lluvia y por lo tanto se inscribe en sus dinámicas (de movimiento). El carácter es efímero. Eso según el tipo de lluvia. Antes de la propuesta hice muchas pruebas en un aguacero. La propuesta solo duraría un par de minutos y si es una llovizna muy suave el color en polvo (tintas para ponqué [bizcocho de vainilla esponjoso]) con azúcar no se disolvería para formar las aguadas que el proyecto meritaba. Este proyecto tiene más un año de planeación y ejecución. Una de las primeras pruebas que realice fue que la pintura (línea alimentaria) no mancharan las losas de la plaza de Bolívar. El acto de intervenir, ES UN ACTO DE RESPONSABILIDAD, de diferentes niveles. Tanto lo patrimonial, como lo es la plaza, y la vida que en ella alberga: palomas y perros.

Post Relacionado

4 Responses to Entrevista a Diego Sierra Enciso

  1. Edgar alvarado dice:

    excelente síntesis del Arte actual en Colombia, y a la forma sencilla de explicar
    la tendencia de las Artes Plásticas, dirigida a personas neófitas en el Arte, así
    interprete el contenido de la entrevista.
    —————————————————————————————————————

  2. alvaro soto montoya dice:

    la estética es un espacio para la reflexión la trasgrecion la disyunción de los circuitos poliédricos y el maestro lo demuestra con su linea de trabajo

  3. William Fortich Palencia dice:

    El Arte no es el reflejo de la realidad sino su extrapolación, el verfremdung, la parábola filosófica, el repensar lo aparente y obvio para buscar el hilo que nos lleve a la profundidad de lo que nos rodea. Muy bien Diego Sierra, la Resistencia cuesta lo suyo, pero da infinitos placeres. ¡Adelante!

  4. Dary dice:

    Diego Sierra excelente entrevista, me siento muy orgullosa de ti, estoy viendo poco a poco los frutos de la perseverancia!!! Como te olvidamos?? O sea tu hermana Ianua y yo.. Si en una pared de nuestra casa aqui en Venezuela dejaste plasmada tus huellas?? Dejaste una mujer echa en piedra y un dorsal del cuerpo que todavia conservo.. Dejaste un cuadro echo con materiales de desechos…Y tambien dejaste un bombillo echo de cemento blanco.. Dejaste un tornillo y su tuerca echo tambien de cemento blanco.. Dejastes tantos recuerdos en nuestra casa y en nuestras vidas, tu exquisitas comidas que hacias, la cual no me cuadraban, pero luego de probarlas me encantaba.. Espero que Dios nos de la oportunidad de ir nuevamente a Bogotá y asi poder verte!!! Se que no a sido facil!!! Dios te bendiga, te queremos mucho!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *