Entrevista a Miguel Ángel Aranda

by • 4 noviembre, 2021 • Artist Interviews, EntrevistasComments (0)974

Miguel Ángel Aranda (Córdoba, 1975). Vive y trabaja en Valencia. Técnico medio en Diseño por la Escuela de artes y oficios (1998). También estudia dibujo en la escuela Bolsería de Valencia y se forma en la pintura al óleo de la mano de su padre, el pintor Emeterio Ovejero Marcos. Su taller es plataforma de actividades que derivan en la creación de acciones artísticas. Dirige el sello gráfico La petite llustration donde se realizan obras gráficas a partir de originales de autor. Viviendo el arte.

Fotografía de Miguel Ángel Aranda. Cortesía del artista.

PAC – Te proyectas desde Valencia. ¿Te hubiera gustado cambiar de lugar y hacerlo desde allí?

Miguel Ángel Aranda – Quizás ese fue un deseo o una sensación que tuve en mi época adolescente. La idea de las ciudades de culto o mitificadas como los grandes centros de actividad artística, cultural y creativa. Con el tiempo he aprendido que estoy en el lugar correcto y en el momento exacto para ser quien soy y hacer lo que hago.

Miguel Ángel Aranda. Sol, 2021. Cortesía del artista

PAC – ¿Crees que tu trayectoria habría sido la misma?

Miguel Ángel Aranda – Seguro que no. Habría sido otra versión. Esta claro que ser, pensar y crear lo que hago es el resultado de las vivencias que he tenido y del entorno en el que vivo. No concibo ser impermeable al entorno.

PAC – ¿Qué te impulsa a dedicarte a la práctica artística?

Miguel Ángel Aranda – Para mí siempre ha sido un mundo que ha estado presente en mi familia. Mi padre, Emeterio Ovejero Marcos, fue un gran pintor y me enseño e inicio en el mundo del arte y los artistas: exposiciones, pintura y materiales, olores… El Círculo de Bellas Artes de Valencia, al que él pertenecía, fue un lugar que frecuenté habitualmente desde muy pequeño. Desde que tengo uso de razón y hasta su declive, el círculo y sus artistas fue un lugar de ferviente actividad, lleno de artistas y personajes peculiares. Estudié en la Escuela de artes y oficios de Valencia con la intención de ser diseñador gráfico, pero el mundo de la pintura siempre tuvo más peso en la balanza. En un momento dado, decidí que tenía que enfocar todos mis esfuerzos en una de las dos cosas, y al final la pintura tenía más sentido para mí.

Miguel Ángel Aranda. Neptuno, 2021. Cortesía del artista.

PAC – ¿Qué ansiabas?

Miguel Ángel Aranda – Con el referente de mi padre, que realizaba una pintura casi hiperrealista con un nivel técnico y una maestría superior; siempre me sentía un poco coaccionado a conseguir ese dominio y nivel técnico en la pintura al óleo. Así que siempre fue un reto o casi una obligación para mí conseguir ese nivel técnico, por otra parte, la aprobación del maestro. En nuestras charlas y en la formación, siempre me dijo; que bueno, como me estaba formando por mi cuenta, me costaría más conseguirlo, pero que con mi constancia y decisión lo lograría.

PAC – ¿Lo encontraste?

Miguel Ángel Aranda – Técnicamente creo que conseguí un buen nivel, aunque lejos de llegar a la altura de mi padre y maestro. El resultado de las charlas con él y con el resto de artistas, de aprender observando y viviendo, empapándome de todas esas experiencias, me llevo a entender que lo importante era una vez conseguida la técnica, encontrar mi lugar y estilo propio. Este ha sido desde entonces mi camino en el mundo del arte. Un camino que cambia con la vida y las experiencias y te va haciendo evolucionar de una manera inevitable.

Miguel Ángel Aranda. Menina, 2017. Cortesía del artista.

PAC – ¿Qué crees que puede mejorarse en el Sistema del arte?

Miguel Ángel Aranda – Creo que el “sistema” o el “mercado” tienen poco que ver con el arte o con la manera que tengo de ver este mundo. Poco tengo que decir que no se haya dicho ya. En el documental La maldición de la Mona Lisa, el crítico Robert Nughes desgrana cómo el mercado y las grandes fortunas convierten y transforman el arte y a los artistas en un instrumento de inversión. Ha pasado cincuenta años y esa perversión no ha hecho más que sofisticarse y crear una maraña que llamaría “endogamia artística” difícil de cambiar. Hoy día estamos inmersos en una lucha de egos, aprobación, éxito y reconocimiento… Hay demasiados intereses y entidades que acaparan grandes cantidades de dinero destinado a la… llamémoslo, promoción artística. Todo ese dinero acaba en las mismas manos de siempre y no hace más que alimentarse a si mismo.

Este sistema creo que ha provocado una desafección del público con la creación artística, ya que en muchas ocasiones se enfrenta a un todo vale de ocurrencias que son expuestas o valoradas como arte y en las que ya no se permiten crítica u opinión. Esto, creo que genera un desinterés y desasosiego por mucha parte de la sociedad que ve de lejos esos grandes eventos o esas subastas en las que lo recalcable es la millonaria cantidad que se ha pagado por una obra.

Miguel Ángel Aranda. El sueño de Baldomero, 2010. Cortesía del artista.

PAC – ¿Qué deberíamos aportar y eliminar al Sistema?

Miguel Ángel Aranda – Afortunadamente, de un tiempo a esta parte en muchas ciudades de distintos países han ganando terreno y relevancia los eventos culturales de puertas abiertas en los que la respuesta de un publico curioso ha demostrado que se deseaba un contacto cercano y más humano con los artistas y sus creaciones. También es una fórmula que pone a todo el sector artístico en el mismo plano y genera una igualdad de condiciones seas quien seas. Si echamos la mirada veinte años atrás, podemos ver que el concepto de la galería de arte tradicional esta desaparecida en algunas ciudades, y en otras son como espacios prohibidos o ajenos al mundo. Estamos en el fin de un ciclo y el inicio de otro, las nuevas generaciones han roto con los estilos de vida tradicionales, las nuevas formas de comunicarse, de consumir, de percibir el mundo se han transformado con las nuevas tecnologías. Y aunque muchos aun se quieran resistir, esto lo está transformando todo. Lo que hoy damos por valido, seguramente no servirá dentro de veinte años o menos. Así que al igual que nosotros nos adaptamos, el “sistema” se adaptará.

PAC – Asociacionismo profesional ¿qué opinas?

Miguel Ángel Aranda – En un mundo cada vez más individualista y en un sector que no tienen, a día de hoy, un estatuto formal. Lo veo una utopía. De hecho, creo que el propio sistema, del que hablamos antes, es el primer interesado en que esto no ocurra.

Miguel Ángel Aranda. Momentos, 2006. Cortesía del artista.

PAC – Háblanos un poco de tu trayectoria.

Miguel Ángel Aranda – No aburramos al lector con mis batallitas y en resumen pondré nombre a las cosas que he realizado y creo que valen la pena para aportar algo de luz sobre mí.

Pinceladas Colectivas. Un proyecto colaborativo que inicie en 2011, que sigue en marcha a día de hoy y cuenta ya con más de ciento setenta artistas.

La Petite Illustration. Un sello gráfico con base en Valencia que dirijo y en el que están las creadoras: Amelia Morán, Salomé Ortega y Julia Lool.

Cuerpos Celestes. Próxima exposición de mi última serie de obras. 21, 22 y 23 de octubre en Ártika Ruzafa. Calle Buenos Aires 39 de Valencia. Con este evento damos a conocer la faceta de Galería de Arte que le vamos a dar al taller que comparto con siete artistas.

PAC – Defínete mediante hashtags o etiquetas.

Miguel Ángel Aranda – Pues mira… los hashtags que utilizo en mis redes a día de hoy son: #arte #ilustraciones #popart #lapetiteillustration #miguelangelaranda #cuerposcelestes y #popsurrealism

Miguel Ángel Aranda. La jaula, 2007. Cortesía del artista.

PAC – ¿Cuáles son los temas de tu trabajo artístico?

Miguel Ángel Aranda – En mis inicios realice muchísimos bodegones y pinturas decorativas bastante clásicas. Después he tratado temas de actualidad. En mis últimos proyectos me enfoque en series temáticas, por ejemplo:

El paisaje de la Mona Lisa. Un proyecto que nació en torno al estudio del paisaje de la conocida obra de Leonardo Da Vinci.

Pinceladas colectivas. Con en concepto de crear un mapa visual de obras que representan al colectivo artístico y dentro de este colectivo destacar la peculiaridad de cada artista que participa.

Septies septem. Un proyecto en torno al número siete, que es un número que se repite en muchas ocasiones de mi vida. Realizando siete series formadas por siete obras cada una. Todas en formato 30×40. Siete artes liberales, siete colores, siete notas musicales, siete pecados capitales, siete demonios y siete virtudes.

Y mi último proyecto; Cuerpos celestes. Una serie de diez obras que representan y dan vida a nuestro Sistema Solar. Esta idea surge por mi interés e inquietud de siempre por la astronomía y la ciencia.

PAC – ¿Algún proyecto, pendiente, que te gustaría realizar?

Miguel Ángel Aranda – Ahora mismo ninguno. Descansar cuerpo y mente tras este último proyecto para volverme a ponerme en marcha de nuevo.

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *