Entrevista a Beatriz Herráez, Directora de ARTIUM Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo

by • 11 junio, 2020 • Bilbao, Entrevistas, Museos, Museum ExperienceComments (0)1005

Continuando con nuestro interés por saber cómo se enfrentan los museos a esta «nueva normalidad», hemos hablado con Beatriz Herráez, Directora de ARTIUM Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo. Ésto es lo que nos ha contado.

PAC – Un buen día el museo se ve obligado a cerrar -temporalmente- sus puertas. ¿Cómo se enfrenta el museo a una situación así?

Beatriz Herráez – Con preocupación, claro, pero también con responsabilidad; con la certeza de que en esta situación el museo tiene todavía más si cabe una función importante que cumplir; manteniéndonos atentas y activas con la voluntad de contribuir a la comprensión del estado de ánimo colectivo y explorando nuevos modos de crecimiento como sociedad; y por supuesto, preparando el día de la reapertura.

Exposición Zeru bat, hamaika bide. Prácticas artísticas en el País Vasco entre 1977 y 2002. Fotógrafo Gert Vort In’t Holt.

PAC – ¿Qué ha supuesto para el museo este obligado parón?

Beatriz Herráez – Decía hace poco que una de las consecuencias de esta crisis ha sido el cambio brusco provocado en nuestros ritmos cotidianos, la incapacidad para fijar un calendario, la incertidumbre… Algo que ha servido para que nos cuestionemos las certezas y los modos de hacer casi automáticos, permitiendo de ese modo un espacio para la reflexión. Pienso que tenemos realmente una oportunidad para pensar de nuevo la institución y en general el papel de los museos en un momento en el proceso de transformación que estamos atravesando. Paradójicamente, cabe señalar que ha sido en muchos aspectos un período de actividad intensa.

PAC – Todos los museos os habéis volcado con lo digital. En vuestro caso, antes de esto, ya teníais una Web con contenido digital y también eráis activos en redes sociales: No os ha pillado de susto, pero ¿Existía ya un plan de crisis o sentís que habéis tenido que improvisar?

Beatriz Herráez – Creo que ningún plan podría prever una crisis de esta envergadura, pero al mismo tiempo ya veníamos trabajando en proyectos para mejorar nuestra presencia digital. Lo que ha sucedido es que, con los recursos disponibles, hemos desarrollado algunas de estas líneas con proyectos que han sido pensados para quedarse como Hashtags para una Colección –en el que estamos contando con personas vinculadas a los programas del Museo y a sus públicos, para señalar y compartir una obra de la Colección del Museo, explorando el catálogo de los fondos- o Loturak, un programa de talleres diseñados desde el Departamento de Mediación, siempre orientados a la difusión del patrimonio y a la educación.

PAC – Más de dos meses de trabajo y estrategias online, un Día Internacional de los Museos que ha tenido que ser digital: ¿Qué habéis aprendido de esta experiencia? Y, ¿Qué os ha sorprendido gratamente?

Beatriz Herráez – Las enseñanzas han sido muchas y el aprendizaje es continuo. Los primero, como muchas otras instituciones hemos recibido un curso acelerado de teletrabajo; pero al margen de cuestiones organizativas, hemos de reconocer que hemos echado de menos el contacto directo con los públicos, algo que para nosotros es fundamental en la experiencia del Museo. Lo más grato, aunque quizás no tan sorprendente, ha sido la respuesta de los colaboradores en los programas del Museo, artistas, profesionales del ámbito del arte, de la cultura y la educación, el modo en el que se han involucrado y pensado juntamente con los equipos del Museo el momento que atravesamos, formulando nuevos escenarios para el futuro inmediato.

Exposición Zeru bat, hamaika bide. Prácticas artísticas en el País Vasco entre 1977 y 2002. Fotógrafo Gert Vort In’t Holt.

PAC – ¿Algo que mejorar?

Beatriz Herráez – Siempre hay cosas que mejorar. Tenemos la voluntad de mejora continua en todos los aspectos, es lo que nos hace estar en marcha cada día. Creo que debemos aprender de esta experiencia en muchos aspectos traumática para progresar como organización, para evolucionar en nuestra relación con los públicos y para pensar los modos en los que hemos estado funcionando hasta el momento. Esos ritmos, a veces vertiginosos y con escasos márgenes para la reflexión, se han detenido bruscamente; pensar en nuevos modos de circulación más sostenibles, en nuevos tiempos de actuación y de relación con los públicos, o el modo en el que nos afectarán los protocolos impuestos por la distancia social, son solo algunas de las muchas cuestiones que, sin duda, van a transformar los modos de hacer del Museo.

PAC – ¿Esta situación, y esta nueva manera de trabajar, influirá en la misión y plan estratégico del museo?

Beatriz Herráez – Resultará inevitable. En relación con el Plan Estratégico, que justo estábamos proyectando, nos hemos encontrado con que es impensable desarrollarlo sin tener en cuenta que la variable COVID-19 lo atraviesa todo y no sabemos hasta cuándo. No podemos dejar de incorporar en nuestras reflexiones el momento que atravesamos.

PAC – Y dentro de esos posibles cambios, y viendo por un lado, el avance tecnológico al que tanto público como museos se ven sometidos, y por otro, todo lo que nos ha hecho plantearnos esta pandemia, ¿Se plantea el museo utilizar las nuevas tecnologías de puertas para adentro?

Beatriz Herráez – Ya lo estamos haciendo. Por ejemplo, ante la recomendación de descartar folletos, agendas y audioguías, estamos facilitando el acceso a estos instrumentos de mediación mediante los dispositivos móviles de las y los visitantes. Pero hemos ido un poco más allá y por ejemplo los públicos también pueden acceder directamente en las salas a algunos contenidos creados específicamente para el medio digital, como es el caso de Hashtags para una Colección, lo que permite ampliar la visita por medio de un elemento virtual que incluye otras voces que son convocadas en la sala en torno a determinadas obras en exposición. Pensar las relaciones que se establecen entre la virtualidad y la presencia material de las cosas es sin duda un elemento de reflexión que ya venía dándose y que esta crisis simplemente ha acelerado.

Exposición de Gema Intxausti. Fotografía de Gert Voor In’t Holt

PAC – Os preparáis para abrir el museo, y adoptáis las medidas obligatorias de higiene, seguridad, etc. Pero, además de eso, ¿Ha ideado el museo otro tipo de medidas para que esas nuevas “barreras físicas” que se va a encontrar el visitante, no se conviertan en “barreras mentales” y pueda disfrutar de la experiencia?

Beatriz Herráez – Hemos percibido las dudas que genera la visita a los museos, lugares cerrados a los que debe entrarse con mascarilla, con espacios compartidos con otras personas… Por nuestra parte, además de las medidas sanitarias, hemos establecido otras para que la visita sea, además de segura, placentera: hemos establecido rutas de acceso y salida separadas, hemos sustituido los bancos compartidos por asientos individuales portátiles y además contamos con un área de expansión al aire libre, una suerte de pulmón del Museo, el Jardín de la plaza Interna. Este es un espacio en el que llevamos trabajando tiempo, en su potencial como punto de encuentro que conecta los edificios del Museo y que, además, se sitúa, sobre las salas de exposición.

PAC – ¿Cómo lanzar el mensaje de que el museo es seguro?

Beatriz Herráez – Hemos insistido mucho en días precedentes en ese aspecto. Es seguro que vamos a tener seguir haciéndolo, porque día a día revisamos los protocolos de acceso, e introducimos mejoras.

PAC – ¿Qué va a pasar con las exposiciones temporales que están o estaban programadas para este 2020?

Beatriz Herráez – Estamos reorganizando el calendario. De momento hemos prorrogado las exposiciones ya que, en el momento de declararse el estado de alarma, llevaban apenas unas semanas abiertas. Las conversaciones con las artistas y los profesionales con los que estábamos y estamos trabajando en estos momentos han sido constantes, buscando nuevas fechas para la presentación de sus proyectos en el Museo.

Exposición de Juan Luis Moraza. Quintas Fotógrafos

PAC – Es evidente que este año -y no sabemos por cuánto tiempo más- el número de visitantes físicos va a disminuir considerablemente, pues no habrá turismo internacional. ¿Quién es ahora el objetivo y cuál es la estrategia? Si no hay que olvidarse de nadie: ¿Es posible lograr un equilibrio on-off?

Beatriz Herráez – En muchos aspectos, el objetivo no ha cambiado. El Museo tiene una vocación clara de conexión con el contexto, entendiendo este como el ámbito geográfico más próximo, en nuestro caso el del País Vasco, sin dejar de aspirar lógicamente, a atraer y trabajar con otros públicos en la medida en que esto sea posible en el futuro inmediato. La estrategia pasaba ya antes de esta crisis por compartir la idea de volver una y otra vez al museo, de convertirlo en un espacio que forma parte de nuestra rutina, de nuestra cotidianeidad. Trabajamos prioritariamente para que eso sea siendo así.

PAC – Antes he hecho referencia al Día de los Museos. Este año, el tema era la igualdad, la diversidad y la inclusión, además de ser digital. ¿Qué hace, y que hará el museo por favorecer la igualdad, la diversidad y la inclusión? ¿Se apoyará también en las estrategias digitales y hará uso de las nuevas tecnologías para conseguirlo? ¿Es la mujer la prioridad de la inclusión en el museo?

Beatriz Herráez – El proyecto por el que fui elegida para la dirección del Museo hace apenas año y medio insiste en la necesidad de garantizar un escenario igualitario y diverso. Por ello, la gestión y los programas del Museo incorporan la perspectiva feminista y la paridad en sus contenidos de manera trasversal. Es algo prioritario en el Museo que ya puede percibirse en todos sus ámbitos de actuación. Esta es una institución que trabaja habitualmente con múltiples colectivos. Entre nuestros proyectos y alianzas más reciente se encuentra Magnet Erakarri, un programa compartido con un centro escolar que busca mejorar la integración del alumnado e incluso mejorar los resultados académicos.

Artium. Vista del vestibulo principal. Quintas Fotógrafos

PAC – Y para finalizar, y a modo de reflexión: ¿Cómo os habéis sentido durante la crisis?

Beatriz Herráez – Lo que ha predominado ha sido –y en muchos aspectos es- la incertidumbre. También la inquietud acerca de cuándo y cómo sería el regreso y cuál la respuesta de los públicos. Pero también, como ya hemos apuntado, han sido momentos intensos en los que compartir con muchos agentes propuestas de mejora y proyección en esos escenarios futuros que debemos construir entre todos.

Si ahora más que nunca, necesitamos a los museos. En este “renacer” después del coronavirus: ¿Qué pedís, qué necesitáis? ¿En que os pueden ayudar los que tienen el poder? ¿Y cómo os podemos ayudar nosotros, vuestro público?

Beatriz Herráez – Creo que no pedimos nada que no hayamos solicitado antes: el reconocimiento de la cultura, y de los museos en concreto, como una faceta insustituible para el crecimiento de la sociedad, para la generación de conciencia, conocimiento y memoria.  Es evidente que estas semanas han acelerado muchos debates que estaban ya presentes en torno a la necesidad de redefinir el Museo e imaginar nuevos modos de relación entre las personas, con el mundo que nos rodea…. Sin duda, del modo en el que trabajemos en estos momentos dependerá que el Museo salga reforzado.

PAC – Gracias, Beatriz.

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *