Entrevista con el artista argentino Fabián Trigo: la palabra como enemigo

by • 26 noviembre, 2021 • Argentina, Entrevistas, InstalaciónComments (0)426

El Parque de la Memoria-Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado es un lugar de reflexión y testimonio ubicado en la franja costera del Río de la Plata, que une la contundencia de un monumento -donde están inscriptos los nombres de los desaparecidos y asesinados por el accionar del estado- con la capacidad crítica que despierta el arte contemporáneo. En este espacio es donde Fabián Trigo (Buenos Aires,1964) presenta la instalación SECRETO MEMORIAL y a la cual se niega a llamar «obra» y a firmar como su autor. Setenta y siete fichas rectangulares reposan unas junto a otras protegidas por un cristal y enmarcadas en la pared a pocos pasos de la entrada. Una obra que comenzó en 1994 cuando el artista encontró, entre los cajones de un mueble destinado a la destrucción, una serie de fichas amarillentas con el sello «SECRETO. Publicaciones de circulación prohibida».

Vista de la instalación Secreto Memorial.

He aquí la génesis de una instalación en la que conviven el arte y la vida, la poética del objeto encontrado de los surrealistas, el énfasis en la idea o el paso del tiempo, elementos esenciales de una obra destinada a ser transmitida como testigo de la censura y la represión durante las dictaduras.

¿Cómo llegaron a sus manos estos expedientes fechados entre 1978 y 1983?

«En aquella época trabajaba con un equipo de diseñadores expertos en el cambio de marca de las empresas y realizábamos una investigación en las oficinas de ENCOTEL [Empresa Nacional de Correos y Telégrafos]. En aquel momento, el terreno de la privatización implicaba el desarrollo de una nueva imagen corporativa que luego se convertiría en el Correo Argentino. En un depósito lleno de muebles y documentos destinados a la destrucción había una pequeña biblioteca con cajones. Allí me fijé en las fichas e inmediatamente me di cuenta de que se trataba de un documento muy importante. Había algunos elementos que hablaban por sí mismos: el sello «SECRETO» y su fecha, que oscilaba entre el ’78 y el ’82. Me di cuenta de que tenía que tomar posesión de esta documentación y conservarla porque tenía valor histórico, aunque en ese momento no sabía qué iba a hacer con ella. Lo mantuve conmigo durante dieciséis años, esperando la oportunidad adecuada para sacarlo a la luz y hacer público algo que claramente valía la pena.”

Fichas de Circulación Prohibida – Alemania y España.

¿Cuándo surgió esa oportunidad?

“La oportunidad llegó cuando se inauguró en 2010 el Parque de la Memoria-Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, cuya creación se remonta a una ley aprobada en 1998. Fui a hablar con la curadora, Florencia Battiti, con la intención de donar a la biblioteca, que entonces estaba en ciernes, las setenta y siete fichas tituladas «SECRETO», que registraban una serie de libros y revistas de diversa índole cuya divulgación había sido prohibida durante la dictadura. En términos sencillos, indicaban al bibliotecario las publicaciones que estaban censuradas y que fueron retiradas de circulación. Antes, sólo se habían expuesto gracias a la generosidad del galerista Gachi Prieto, que me invitó a hacer una exposición.”

¿Cuál era la naturaleza de esos títulos prohibidos?

Eran revistas, libros y fotonovelas que no mencionaban al autor pero que trataban temas como los Derechos Humanos. Recuerdo especialmente el título «El orgasmo del régimen fascista». No solo eran publicaciones de Argentina sino también de otros países de Sudamérica y de Europa. Básicamente, se podría decir que hay un hilo conductor en esas fichas, en palabras que tienen que ver con lo popular, con la revolución, con la libertad. Conceptos que cuando se escriben en papel asustan al poder.

Fabián Trigo en la inauguración (dic 2010) del Parque de la Memoria. Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado

¿Por qué no lo considera una obra?

Soy esencialmente un diseñador con experiencia en el diseño de identidades corporativas y, en el momento en el que me apropié de estos documentos, formaba parte de un equipo que trabajaba en la nueva identidad de una empresa. Lo interesante es que, dieciséis años más tarde, después de pensar mucho en la manera correcta de presentarlos, decidí que el arte podía acomodarlos de una manera diferente. En publicidad se trabaja para comunicar a través de las palabras y las imágenes eliminando cualquier ruido, restringiendo al máximo la polisemia. El arte, en cambio, es algo no lineal que, partiendo de un signo, ya sea una imagen o una palabra, inicia toda una serie de desplazamientos y atribuciones de significados de los que sólo el espectador forma parte. El arte deja a cada individuo un campo semántico por descubrir. Cada uno de nosotros mira, no sólo yo miro o propongo. Por esta razón, y por tratarse de un documento tan importante y doloroso que pertenece a la sociedad y no a mí, traté de permanecer invisible sin firmar la obra. Me pareció correcto. En realidad, era un debate interno: ¿qué hace un autor? ¿Cómo se sitúa en esa operación cuando afecta a toda la comunidad?

Trigo presentó su primera obra Argentinos Seleccionados en 2003 en la Fundación Proa y representó a su país en la Bienal de Arte del MERCOSUR ese mismo año. Hoy el SECRETO MEMORIAL constituye uno de los emblemas de la biblioteca del Parque de la Memoria-Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado.

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *