Faggotry: Bruce LaBruce Photographs 1990 – 2016

by • 1 junio, 2017 • Exposiciones, Fotografía, Galerías de arte, Madrid, VídeoComments (0)2769

“Si somos atacados por el enemigo, esto es positivo porque prueba que hemos establecido una línea de demarcación muy clara entre ellos y nosotros”

RAF – Abril 1971

Tras la necesaria retrospectiva que sobre la producción cinematográfica de Bruce LaBruce (1964 – Southampton – Canadá) realizó el MOMA en 2015, llega a La Fresh Gallery de Madrid: Faggotry. Una muestra que reúne su trabajo fotográfico realizado desde 1992 hasta nuestros días y que debe ser entendido como parte indisociable de una actitud – lo mas importante es la actitud – tome esta forma de cortometraje (Refugee’s Welcome), fanzine (J.D.s), manifiesto (Purple Resistance Army) o pieza teatral (Macho Family Romance).

Bruce La Bruce

A lo largo de estos 25 años asistimos a la coherencia de una línea discursiva que revela una vigencia desconcertante. Hoy mas que nunca sus imágenes parecen advertirnos de la necesidad de un cambió inmediato ante la certidumbre del desastre anunciado.

Podríamos afirmar que el trabajo de LaBruce está cargado de negritud. La negritud como la homosexualidad va más allá de la orientación sexual, de la etnia o del color de la piel, véase si no el caso de M. Jackson quien tras realizar una transformación física brutal, alterando sus rasgos e incluso del color de su piel, seguía siendo negro. Todo su éxito como artista no fue suficiente por que se sentía negro y entendía la negritud como una carga. De algún modo, al igual que para las personas LGBTIQ, ha quedado grabado en los genes un sentimiento de inferioridad, arraigado, profundo, que es necesario erradicar mediante el empoderamiento y la rebelión. Para ello LaBruce, moderno Black Panther, propone una herramienta de precisión quirúrgica: La Subversión.

Bruce LaBruce

Como si de la película de Nolan1 se tratase, el concepto de “normalidad” ha sido inoculado en nuestras mentes por el cisheteropatriarcado capitalista, aquel de los países “desarrollados”, como un virus que ha progresado y ha contaminando occidente, infectando a las víctimas, de tal manera que ya ni siquiera lo cuestionan. Casi como en un “panóptico”, desde su funcionamiento automático, está todo hecho. LaBruce incita al despertar del sueño alienador, a abogar por la excepcionalidad del individuo y su diversidad. Normalizar significa aplicar un filtro reductor de lo excepcional. En la naturaleza lo extraño es lo maravilloso, en el arte lo único es lo valioso, ¿por qué en la sociedad es al contrario? Los cuerpos presentados por Bruce son perlas, piedras preciosas en el máximo apogeo de su individualidad.

Bruce LaBruce

Podemos observar en su producción la evolución que va desde un visceral compromiso Punk y apologéticamente No Future en sus primeros trabajos, hasta una elaborada e incisiva reivindicación de lo Camp que funciona a partir de una crítica contemporánea y puesta en perspectiva del término concebido por Sontag2. Al actuar como código, como lenguaje secreto para identificarse, [ …en cofradía secreta legible sólo con signos que intercambian entre sí y que perturban durante algunos segundos la claridad de las relaciones sociales3], Lo Camp en su dimensión siempre, ambigua y ficcional es político a su pesar, es capaz de volver a generar la dualidad frente a la unidimesionalidad4 como arma de destrucción masiva de lo convencional, como patada en la boca a la falsa superioridad del buen gusto que no es sino otra forma de opresión.

La radicalidad de su estética tiene como propósito, en un sentido brechtiano, la generación de un efecto de “extrañamiento” que mediante la transgresión mágica efectúe una ruptura con la realidad, que no es en la actualidad sino mero ensoñamiento y alienación mediatizada. Sus imágenes contienen rabia punk pero también belleza, sensualidad y hedonismo, un hedonismo combatiente que, a partir de una relectura de Marcuse, entiende la belleza no como categoría central de la estética burguesa, sino como condición perteneciente al dominio de “eros” y conectada por lo tanto de manera indisoluble con el principio de placer y el carácter liberador5 de este.

Bruce LaBruce

Faggotry es rabia desbordada de cansancio. Es la ira generada al evidenciar que nuestra sociedad va cada vez a peor. Faggotry es la santa hermandad de las sabias desheredadas y oprimidas que protagonizarán la revuelta final. Por que en definitiva sigue siendo la “clase” lo que nos define ya que nunca será igual una marica rica que una marica pobre, que una marica negra.

  1. Christopher Nolan – Inception – USA – 2010
  2. Susan Sontag – Contra la interpretación – De Bolsillo – Barcelona – 2014
  3. Guy Hocquenghem – El deseo homosexual – Ed.Melusina – 2009
  4. Herbert Marcuse – El hombre unidemensional – Ed.Planeta 2016
  5. Herbert Marcuse – La dimensión estética – Ed.Biblioteca nNueva – 200

Artista: Bruce LaBruce
Fechas: del 31 de mayo al 23 de junio de 2017
Lugar: La Fresh Gallery, Madrid

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *