How deep is the geometry?

by • 19 junio, 2013 • Barcelona, Londres, PinturaComments (0)1542

Sobre la obra de José A. Alcañiz; 021C;

Un proceso meticulosamente calculado que va desde  medio digital al lienzo, a la pared…  Es un diálogo cara a cara con las posibilidades que la geometría le ofrece y en la que intenta inmiscuirse: conocer y describir.

Sólo imaginarte y una exuberante sustancia mental se pone en funcionamiento. Eres la precisión milimétrica y el declinar emotivo, la profusión obsesiva  por abolir todo rastro humano y la artificialidad adoptada como principio rígido. No existe en ti subjetivación posible ni pasión alguna. Calculadora, algebraica, exacta, perfecta…  En este sentido, eres la frialdad dibujada.  Sólida, objetiva, lógica, matemática… No te permites ni un solo viaje que no sea escrupulosamente organizado de antemano ni un destino más allá de las fronteras que demarcan tus propios límites. Recta o curva; siempre ciencia pragmática, ley autoritaria; distante, en ocasiones inalcanzable, imposible.  Pero también, quizá por ardua, muchas veces incomprendida. Y es que eres tu, por muy fría que te muestres,  la que estás en el fondo de la vida: constructora, organizadora, guía en el camino…  aunque a veces caprichosa en las curvas que muy a menudo serpentean.

Tú, que pretendes gobernar un caos ingobernable equilibrándolo todo, bien podría parecer, así, según se te mira, que intentas ocultar todas las fugas que de ti emergen; esas huidas hacía un no sé qué infinito que ni siquiera tú puedes controlar, esas escapadas al horizonte lejano donde quizá habite lo que de humana tratas de esconder y donde circulan otros flujos que disuelven las formas estables que enseñas.

Llegados a este punto (de fuga) podría decirse que ese distanciarse de lo puramente emocional a veces se trunca y de “lo dado” surgen impresiones, ilusiones, imágenes, percepciones…  y cada una, dependiendo de quién y cómo te mire, es diferente; se trata de una experiencia única que va más allá del ámbito empírico. Eres ahora puro movimiento, devenir, deseo… un  puro incitar a la imaginación que anuncia la posibilidad, por difusa que se aparezca, de otro modo de existencia.  Desvelas así un proceso creativo donde los cálculos ya no son tan exactos; en ellos actúan ejes de pensamiento que ayudan a romper las rígidas líneas que te caracterizaban. De tus cruces y juegos surge otra realidad paralela.

Eres contradictoria, humana.  Nos queda un largo camino por recorrer. Procuraré tratarte lo mejor que pueda… si…   No vaya a ser que un día te tuerzas, me salgas por la tangente y me cruces la cara.

José A. Alcañiz vive y trabaja entre Londres y Barcelona.

cuando descubro a un ser cálido descubro la frialdad del mundo.

En Londres, tercer domingo de Junio de 2013 (Father’s day)

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *