Joel Peter Witkin: Teatro di Morte

by • 31 mayo, 2018 • Exposiciones, Fotografía, Murcia, PremiosComments (1)2607

Al entrar en la exhibición, Travis ve las atrocidades de Vietnam y el Congo mimetizadas en la muerte “alterna” de Elizabeth Taylor; atiende a la estrella cinematográfica agonizante, erotizando el bronquio perforado sobre las terrazas demasiado ventiladas del London Hilton; sueña con Max Ernst, señor de los pájaros: “Europa después de la lluvia”; la raza humana: Calibán dormido sobre un espejo manchado por un vómito.1

J.G. Ballard

Teatro di Morte es el título de la nueva exposición que presenta la Two Art Galery de Murcia sobre el excepcional trabajo de Joel Peter Witkin (New York – 1939). Desde la gran retrospectiva que el MCARS realizó en 1998, tan solo ha sido posible contemplar su obra con carácter global en nuestro país en dos ocasiones. La primera en 2004, realizada por esta misma galería. La segunda, mas recientemente y dentro del marco de Photoespaña 2016 gracias a la galería Michel Soskine de Madrid.

Joel Peter Witkin

Desde un punto de vista estético, la contemplación de lo feo, lo repugnante, ‘las ideas de dolor, enfermedad o muerte (aquellas relacionadas con la auto-conservación) son las pasiones mas poderosas de todas, son fuente de lo sublime, producen las emociones mas fuertes que la mente es capaz de sentir’.2. Cristo fue el primer mártir y remitiendo a la Imitación de Cristo de Tomas de Kempis, el dolor asumido como expresión extrema de lo terrenal y preparación para la muerte es la vía mas adecuada para adquirir el don de la inmortalidad.

Esta perspectiva que a priori se nos antoja distante a la tradición anglosajona, protestante y anicónica, no es ajena en absoluto al universo católico. El entorno judeo-cristiano de la familia del fotógrafo va a ser determinante a la hora de enfrentarse al mundo. Witkin elabora visualmente una nueva leyenda dorada de santos mártires, sufrientes contemporáneos, a través una relectura de la historia del arte de occidente desde la alteridad del modelo con la que consigue sin duda mover (conmover) el espíritu. El sentido trágico de la existencia como experiencia particularmente católica, su galería de santos torturados son sin duda una de sus fuentes de inspiración. Un sistema representacional instaurado eminentemente en el pathos.

Solo es posible hablar de la vida, desde la ausencia de esta. Así introducía el dramaturgo polaco Tadeusz Kantor (1915 – 1990) la última etapa de su producción escénica denominada precisamente ‘el teatro de la muerte’.

Joel Peter Witkin

Y es que existe mucha dramaturgia en Teatro di Morte. Tanta que podemos establecer una línea de conexión con esa última etapa del polaco. Como Kantor, Witkin repara de manera doliente en la materialidad de sus personajes, para trascenderla y alcanzar un estado de espiritualidad extrema.

La discriminación del dramaturgo entre cuerpos naturales y artificiales; los maniquíes, las figuras de cera y los híbridos, nos sitúan en algún lugar entre lo animado y lo inanimado, entre la vida y la muerte. Ambos creadores coinciden en ese sentimiento dramatúrgico de la existencia que les va a llevar a realizar una recreación de la vida en forma de Tableaux Vivants. Esta conexión alcanza su punto máximo en dos piezas: ‘happening panorámico frente al mar’ (Kantor) de 1967 y ‘la balsa de George W. Bush’ (Witkin) de 2006. Recreaciones ambas de ‘La balsa de la Medusa’ de Gericault que traducen a la perfección su manera de entender a los desheredados, a los que han perdido sus privilegios o aquellos que quizás nunca los han tenido. Personajes que ya han alcanzado la redención a través de su dolor.

Joel Peter Witkin

La guerra es sin duda uno de los mas poderosos acontecimiento a la hora de determinar una posición ante la muerte. La experimentación en primera persona de tan grande y traumático suceso es un hecho que condiciona y marca un antes y un después, un punto de no retorno. Witkin, como fotoperiodista en el conflicto de Vietnam o Kantor habiendo sobrevivido a dos guerras mundiales, nos llevan a establecer un vínculo con un tercer creador: el escritor J.G. Ballard (1930 – 2009) también testigo de los desastres bélicos.

Quizás sea el universo ballardiano el que mejor describa el planteamiento estético-filosófico de Witkin. Desde la fragilidad del cristal, explícita en la utilización del ambrotipo (colodión sobre vidrio) como técnica, nos habla de los tres planos de la existencia del hombre y su fragilidad: la física, la psíquica y la espiritual (cuerpo-mente-alma). La concepción del mundo desde una configuración fragmentaria, desde el collage, pone de manifiesto la desorientación y la angustia vital del ser humano contemporáneo.

Los organismos artificiales de kantor y las prótesis de Ballard, los bio-objetos rigen la sublimación de los cuerpos y sus tecnologías a través de una delicadísima representación del dolor. Al igual que lo planteara Pascal Laugier en su film de 2008 “Martyrs” el sufrimiento bascula en la doble vertiente místico-sexual del éxtasis, para establecerse como vía ascética. El dolor como herramienta para ser “testigo”3 en primera persona de la divinidad, como manifestación de lo eterno, como vía para alcanzar la iluminación.

Joel Peter Witkin

Desde un pictoricismo extremo, cada imagen legible se convierte en un pequeño ‘hortus conclusus‘ un diminuto y privado jardín místico en el que el artista ordena y articula la naturaleza a su antojo para asirla y comprenderla. El exterior, todo lo salvaje y caótico, su antítesis, quedaría representada por el fotoperiodismo. Witkin opta por asumir un papel demiúrgico ordenador y reparador desde el estudio, frente a la incapacidad para intervenir o modificar lo trágico e inevitable de la condición devastadora del hombre.

Acercarse al trabajo de Witkin requiere liturgia. Una ceremonia por la cual debemos despojarnos de nuestros hábitos: aquellos que visten hoy nuestra mirada sumisa y anestesiada. Una vez decididos a abandonar prejuicios, tendremos la oportunidad de ser espectadores privilegiados del canon transgredido, de la siniestra belleza de lo desechado. Ingresaremos en un territorio contradictorio que nos devuelve casi de manera orgánica a un estado atávico de confrontación con la realidad y su representación.

  1. James Graham Ballard – La exhibición de atrocidades – Ed.Minotauro – Madrid – 2001
  2. Edmund Burke – Indagación filosófica sobre el origen de nuestras ideas acerca de lo sublime y lo bello – Ed. Tecnos S.A. – 1987 – Madrid
  3. La etimología de ‘mártir’ proviene de griego μάρτυς = testigo

Artista: Joel Peter Witkin
Fechas: del 26 de abril al 13 de julio
Lugar: Two Art Gallery, Murcia

Post Relacionado

One Response to Joel Peter Witkin: Teatro di Morte

  1. Uriah dice:

    Que excelente fotos y apun más que aún hayan páginas que promueven el arte. Artistas como Armando Reverón, Carlos Fuentes, Gabino Amaya Cacho, Ernesto Salvador y demás son los que hacen y revolucionan el arte. Les invito a conocer obras de ellos y a seguir apoyando el arte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *