Lo peor y lo mejor de la SELFIE GENERATION

by • 25 abril, 2017 • Exposiciones, Galerías de arte, Millennial Artists, Pintura, SevillaComments (1)2956

Juanma Moreno es el artista millennial por excelencia. Primero, porque nació en 1986 (Alcalá la Real, Jaén), dentro de la década que dio el pistoletazo de salida a la llamada Generación Y; segundo, porque en el ejercicio de su pintura siempre ha reflexionado sobre el movimiento sociocultural al que pertenece, los medios y modos a través de los cuales nos manifestamos los “milénicos”. La Silla Eléctrica, una humilde galería anclada en plena Alameda de Hércules (Sevilla) especialmente interesada en la pintura figurativa más actual, reúne los últimos trabajos de Juanma Moreno bajo el título “I was there”, un lema que nos remite directamente a nuestra realidad, marcada por la extimidad en las redes sociales y la necesidad continua de ubicuidad.

Juanma Moreno

Cinco lienzos de formato mediano y cinco pequeñas piezas (cuatro acuarelas sobre papel y dos lienzos) componen esta exposición en la que Moreno reitera su fijación por la figuración, una adherencia y defensa de lo reconocible, de lo fotográfico que es, al fin y al cabo, el lenguaje de una generación marcada por la omnipresencia de la imagen en los mass media. De hecho, el artista encuentra en las fotografías de los perfiles de amigos y familiares en redes sociales una fuente infinita de inspiración para sus obras. “I was there” es una exposición crítica con el espíritu selfie, con esa filosofía bobalicona y egocentrista resultado de la suma de tres factores: un dispositivo móvil con cámara incorporada, una conexión a la “red de redes” y, cómo no, la vanidad humana. “Otro puto selfie” (2017) es la pieza clave de la exposición, una pintura de mediano formato en la que podemos observar a un grupo de jóvenes de distintas nacionalidades que se agrupan sonrientes ante un palo selfie, posando en medio de un paisaje indefinido, una nebulosa de color, es decir, en medio de la nada. Lo absurdo del asunto también queda patente en piezas como “Romería y funeral” (2017), el díptico “I was there” (2017) o las pequeñas piezas “Usuaria” y “0% Battery” (2017), en las que el artista toma como modelo a una chica real que posaba desinhibida en los jardines del Lincoln Memorial de Washington frente a una cámara fotográfica. Moreno robó esos posados para, posteriormente, llevarlos a la pintura, creando un estudio muy personal de poses contemporáneas: la chica con su móvil de cuclillas, tumbada fotografiando a su amigo, de pie siendo fotografiada por su amigo… Todos ellos situados en ese espacio colorista abstracto al que el artista incorpora pequeños guiños surrealistas. Vienen a mi mente, por oposición, las poses tradicionales de la pintura histórica, en las que el personaje muestra su nobleza y dignidad a través de un lenguaje corporal absolutamente medido. Aquí no hay rastro de rigidez ni honorabilidad.

Juanma Moreno

La pintura de Juanma Moreno es crítica, pero también es el retrato fiel de la generación millennial: un mundo joven, despreocupado, marcado por una cultura y una iconografía fantástica e infantil, de estilo hipster, asiduo a juergas y festivales, y tendente a la desacralización de mitos y símbolos religiosos. Podemos considerar esta vertiente casi como un análisis antropológico. En piezas como Festival (2017) o Virgen (2017) el artista refleja ese carácter espontáneo y divertido de esta generación, insertando con humor elementos religiosos como el nimbo áureo en la coronilla de los retratados. Quizá la pieza más interesante en este sentido sea la pequeña y delicada escultura de una chica desnuda masturbándose. Su actitud íntima y concentrada, nada forzada ni explícita, nos habla de uno de los logros más importantes de estos jóvenes nacidos a partir de la década de los 80: si nuestros padres protagonizaron la liberación sexual, nosotros hemos posibilitado su naturalización, incorporando la práctica sexual en nuestra cotidianidad de manera tranquila y abierta.

Juanma Moreno

Crítico o cronista, Juanma Moreno capta a la perfección en su pintura el signo de los tiempos, y lo hace en fondo y forma, es decir, no solo abordando ese espíritu en la temática de la obra sino utilizando las herramientas (la fotografía, las nuevas tecnologías…) y el lenguaje (la imagen figurativa) propios de este momento cultural. No podemos olvidar los interesantes proyectos que paralelamente viene desarrollando desde 2013 y en los que combina pintura y software de realidad aumentada. Y es que solo un auténtico artista millennial es capaz de inmiscuirse y explorar las posibilidades creativas de elementos robóticos y tecnológicos.

Artista: Juanma Moreno Sánchez
Fechas: Hasta el 6 de mayo de 2017
Lugar: La Silla Eléctrica, Sevilla

Post Relacionado

One Response to Lo peor y lo mejor de la SELFIE GENERATION

  1. […] I WAS THERE aparece en P.A.C. (Plataforma de arte contemporáneo). […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *