La fotografía de Paul Strand en el Museo Carmen Thyssen Málaga

by • 17 enero, 2022 • Exposiciones, Fotografía, Fundación, Málaga, MuseosComments (0)742

El Museo Carmen Thyssen Málaga muestra por primera vez el fondo completo de fotografías de Paul Strand, adquirido por la Fundación MAPFRE ente 2011 y 2015. La muestra, comisariada por Carlos Gollonet, y que lleva por título Paul Strand. La belleza directa. Fotografías de las Colecciones Fundación MAPFRE, reúne 131 imágenes que permiten recorrer los hitos de la trayectoria del artista neoyorquino desde sus inicios en su ciudad natal hasta sus últimos años en la campiña francesa, pasando por sus numerosos viajes por América, Europa y África.

Paul Strand. Anna Attinga Frafra, Accra, Ghana, 1964. Cortesía Museo Carmen Thyssen Málaga

Agrupadas en tres secciones, permiten al visitante recorrer los grandes hitos de la trayectoria del artista neoyorquino, desde sus inicios en su ciudad natal y a través de sus estancias en numerosos lugares de América, Europa y África, hasta sus últimos años en la campiña francesa.

Inicios en Nueva York (1915-1930)

Considerado un creador fundamental y pionero de la historia de la fotografía moderna, Strand mantuvo como constante una aproximación sincera e intensa a los paisajes y retratos que protagonizaron su obra, en fotografías que demuestran la perfección de sus encuadres así como una gran belleza.

Formado en la Ethical Culture School de Nueva York, entra en contacto directo con la vanguardia artística, pasando en poco tiempo de ser un espectador a un gran creador, utilizando el encuadre y la luz para resaltar las formas en sus composiciones más abstractas, o calles y edificios en sus vistas urbanas. Entre 1910 y 1920 realiza una serie de fotografías en las que experimentó con la geometría y con puntos de vista insólitos aplicados a la arquitectura, a los objetos, al paisaje o a las plantas, escapando así a su tiempo. Abordó asimismo proyectos de fotografía social, donde introdujo un elemento documental y una base de experiencia cotidiana que será crucial para la fotografía urbana del siglo XX. Así, con su obra Mujer ciega (de su serie de retratos de 1916) Strand sienta las bases de la fotografía moderna, adelantándose a los postulados de lo que a finales de los años 20 se conocería como “fotografía directa”.

Madurez entre América y Europa (1930-1955)

En la década de 1930, su activismo político lleva a Strand a México, donde realiza las imágenes que compondrán The Mexican Porfolio, publicado en 1940, fotograbadosen los que aparecen por primera vez objetos de la cultura popular junto a retratos, buscando una relación espiritual entre las gentes y su tierra, que será leitmotiv de su producción posterior.

En 1945, el MoMA de Nueva York le organiza una retrospectiva, la mayor consagrada hasta entonces a un fotógrafo en el museo. Del éxito de esta exposición surgiría un proyecto sobre Nueva Inglaterra en los años inmediatos, que daría como resultado su primer libro propio de fotografías, Time in New England (1950). La naturaleza está muy presente en este proyecto, que será un modelo para futuros trabajos.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y con el advenimiento del macartismo anticomunista, Strand abandona voluntariamente Estados Unidos en 1949 y se instala en Francia. En Europa se interesa cada vez más por temas sociales y realiza una serie de publicaciones en las que la fotografía crea una narrativa similar a la de las obras cinematográficas, resultado de sus campañas fotográficas de los años cincuenta en comunidades de Francia (La France de profil, 1952, un afectuoso relato sobre su lugar de adopción), Italia (Un Paese, 1955, centrado en la localidad de Luzzara) y las Hébridas Occidentales (Tir a’Mhurain, 1962, sobre la isla de South Uist).

Paul Strand Blind Woman, New York, 1916. Cortesía Museo Carmen Thyssen Málaga.

Años finales entre África y su refugio francés (1955-1976)

Paul Strand adquirió en 1955 su primera casa en propiedad, «La Briardière», en Orgeval, un pequeño pueblo al oeste de París, un refugio donde reflexionar y experimentar con sus fotografías entre sus continuos viajes, y fue, a la vez, uno de sus últimos proyectos editoriales, que quedó inconcluso.

Desde mediados de los cincuenta y durante los sesenta, Strand viajó por Rumanía, Marruecos, Egipto y Ghana (1963-1964). Estos dos últimos países serán objeto de nuevas publicaciones (Living Egypt, 1969 y Ghana. An African Portrait, 1976) que se escapan de la visión eurocéntrica de la época. Su singular acercamiento a la realidad de la gente y de los lugares muestra su compromiso ético y social y está asociado a las nuevas corrientes de pensamiento que surgieron durante la posguerra, como el humanismo, dando visibilidad a otras culturas y formas de vida.

Tras sus campañas fotográficas en el extranjero, siempre volvía a Orgeval donde tuvo su primer cuarto oscuro y preparó libros, exposiciones y porfolios y donde recibía también a numerosos amigos y colaboradores. Allí también continuó con sus estudios de naturaleza, que había iniciado en los años veinte en Estados Unidos y que siguió realizando hasta el final de sus días. Como resumen de más de medio siglo de búsqueda creativa, en 1976, poco antes de su fallecimiento, el artista declaró: Me veo a mí mismo fundamentalmente como un explorador que ha pasado su vida en un largo viaje de descubrimiento.

Artista: Paul Strand

Fechas: hasta el 6 de marzo de 2022

Lugar: Museo Carmen Thyssen Málaga, Málaga

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *