La Galería Marita Segovia forma parte del Festival Miradas de Mujeres

by • 20 marzo, 2012 • Escultura, Exposiciones, Festival, Fotografía, Galerías de arte, MadridComments (0)1990

Del 15 de marzo al 27 de abril de 2012. Galería Marita Segovia, Madrid.

Nuestra parada hoy dentro del grupo de galerías que forman parte del Festival es en la Galería Marita Segovia.  Doble exposición de mujeres, la escultora Rosa Amorós y la fotógrafa portuguesa Alexandra Moreira.

Emocionar es lo que pretende la barcelonesa Rosa Amorós con su obra. El motor de sus creaciones son la naturaleza y la naturaleza humana. Sin querer representar nada concreto, pretende mostrar la fuerza de la vida, la pasión, el dolor… todas esas emociones que sentimos ante las fuerzas de la naturaleza. Con las obsesiones, las dudas, la intuición y el azar como herramientas de trabajo, Rosa Amorós fabrica sus propios símbolos.

Rosa Amorós, (Barcelona 1945), es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona. Completa su formación con estudios de Cerámica en la Escuela Massana de Barcelona y en el Sunderland College of Art (Inglaterra). Su obra ha podido verse de manera individual y colectiva no solo en España sino a nivel internacional, habiendo estado representada –entre otros- en los Museos de Arte Contemporáneo Yamanashi, en Japón, el de Shibukawa, en Gunna, Japón y en el de Art Contemporani de Japón. Rosa Amorós formó parte también en 2004 de la Bienal Internacional de Cerámica Artística Fuji, Nakatomi-Japón. Su obra ha sido reconocida por becas y premios y forma parte de importantes colecciones tanto públicas como privadas.

Con un gran bagaje cultural, pues la vida le ha llevado a vivir en puntos geográficos muy variopintos y dispares entre sí como Mozambique, Miami, Londres, Madrid o Lisboa, la fotógrafa portuguesa Alexandra Moreira Rato, nos presenta una obra que ha surgido a través de las emociones generadas por el color, el movimiento, los contrastes o la intensidad de la luz. Así, por ejemplo, la vida nocturna en las ciudades le evoca un ritmo trepidante. Fotografías con un gran dinamismo contrastarán con otras donde los reflejos de la luz y el movimiento aparente, o su ausencia, denotan quietud y serenidad.

El tiempo de exposición utilizado como técnica fotográfica ha sido un elemento determinante en la elaboración de las fotografías, donde las exposiciones largas han ayudado a capturar el movimiento y dibujo de la luz o, por el contrario,  congelar el momento.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *