La RECONSTRUCCIÓN de Isaac Montoya en Aural

by • 10 mayo, 2012 • Alicante, Exposiciones, Fotografía, Galerías de arteComments (0)2076

Del 5 de mayo al 30 de junio de 2012. Galería Aural, Alicante.

Isaac Montoya (Burgos, 1963) presenta su último trabajo en su primera exposición individual en la galería Aural. “RECONSTRUCCIÓN” muestra una revisión de los restos de nuestra cultura recuperados en las nuevas edificaciones que hemos levantado, no tanto para protegernos de nuestros miedos como para seguir haciéndolos presentes, una y otra vez…

El 12 de enero de 2010 un terremoto de 7,0 grados sacudió Haití provocando una de las catástrofes humanitarias más grandes de la Historia. Haití es además uno de los países más pobres del mundo. El terremoto revolvía lo que ya estaba desestructurado. Simultáneamente el mundo occidental vivía una de las crisis económicas más graves de su historia contemporánea. Países que fueron referencia de un modelo de bienestar y de desarrollo tienen que ser ahora “rescatados” in extremis de una debacle. Europa y Estados Unidos se miran a sí mismos para tratar de paliar el hundimiento de un sistema […]

Pero si algo caracteriza al ser humano es su avidez por reconstruir lo destruido.

Tras el terremoto global, como metáfora de un mundo googlelizado, que esparce con violencia los referentes de nuestra memoria colectiva, surge la reconstrucción. Con los despojos, se reconstruye un mundo diferente, lleno de nuevos significados pero con las tensiones familiares de siempre. En un escenario que combina la virtualidad con los espacios reales, sin saber dónde empieza una y dónde acaban los otros, que alterna la tragedia con la parodia, el dolor con la ironía y el progreso con la especulación, el desastre ya es parte del proceso y es una forma implacable de organización. La realidad se impone con su formidable presencia física pero sin dejar de lado su versión aparente. Y revive un mundo si cabe con mayor significado, que parece más de todos. Pero sin dejar que los conflictos que nos desunen desaparezcan, como si en ellos estuvieran las casi invisible fibras de nuestra identidad.

Texto de Daniel Casagrande

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *