Las “Marcelas” de Laia Arqueros

by • 16 junio, 2016 • Cerámica, Grabado, Granada, Premios, Proyecto artísticoComments (2)2966

Tras rechazar a su pretendiente Grisóstomo, la pastora Marcela del Quijote enuncia vivamente: “Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos. Los árboles destas montañas son mi compañía, las claras aguas destos arroyos mis espejos; (…)”. Marcela es descrita por Cervantes como un ser sensible, en connivencia total con la naturaleza, pero sobre todo, como una mujer independiente, ajena a los designios femeninos de su época y cuyo discurso, basado en un ideario tremendamente adelantado, debiera ocupar un lugar privilegiado en el corpus feminista que viene construyéndose, de manera más explícita, desde la Revolución francesa. Aunque la nueva exposición de Laia Arqueros (Almería, 1985), El jardín de la casa de la Rue Jacob, en el Carmen de la Victoria de Granada se inspira en otras mujeres, en aquellas que asistían con asiduidad a las tertulias intelectuales del jardín de dicha casa a principios del siglo XX, y que formaban parte de la Academia de las mujeres fundada por Natalie C. Barney, su vínculo con el personaje cervantino resulta evidente.

Laia Arqueros "La'Academié des Femmes" (2013)

Las mujeres que retrata Laia recuerdan tremendamente a los iconos bizantinos, deshaciéndose la artista de los fastuosos colores que a éstos caracterizan: figuras frontales, planas, bastante hieráticas a pesar de su intención de movimiento y dispuestas casi geométricamente sobre un fondo etéreo. La técnica del grabado a punta seca parece acentuar esa bidimensionalidad y sencillez que, tal y como ocurre en las pinturas bizantinas, esconde tras de si un profundo significado. Claro ejemplo de ello es la figura de Baubo, personaje mitológico que en numerosas ocasiones es representado como unas piernas de mujer con vagina y cara, y que encarna los sentimientos más lúbricos y libidinosos. Laia rescata a Baubo para ubicarla en el centro de esas composiciones, presidiendo y orquestando el fluir de la vida femenil.

 "En el jardín de la Rue Jacob" (2013)

Ciertamente, la obra de la almeriense está estrechamente ligada a las narraciones mitológicas, siendo numerosos los guiños y reinterpretaciones de algunas historias míticas como la del Minotauro. Arqueros da la vuelta a la celebérrima Suite Vollard de Picasso, en la que el hombre-toro encarna la fuerza masculina que domina al sexo femenino, sustituyéndolo por una mujer que con gran ingenio se disfraza de toro para poder tener relaciones con su compañera. El amor sáfico o lésbico sería otro de los grandes temas de esta exposición (véase también La hora del té en la Rive Gauche, 2012), y es que a través de sus obras Laia es capaz de generar una atmósfera de placer y erotismo. La amplia temática feminista de este proyecto expositivo hace que se enmarque con coherencia en la Bienal Miradas de Mujeres 2016.

 "Pentecostés". Cerámicas Candelabros

Pero, sin duda, las piezas más interesantes de esta exposición son los conjuntos cerámicos: el florero de Baubo, los candelabros de Pentecostés, y la tetera de Baubo & la cerda negra. Por un lado, en estas obras la artista está vinculando un discurso puramente feminista a objetos funcionales y decorativos, lo cual resulta sumamente paradójico y hasta crítico – “la mujer florero”, “la mujer candelabro” y “la mujer tetera”-, y por otro lado, las tres piezas están situadas delante de una gran cristalera que deja entrar en la sala expositiva el verde follaje del jardín del Carmen de la Victoria, haciendo alusión al jardín de la Rue Jacob en el que aquellas intelectuales finiseculares se reunían. Cabe aplaudir, por tanto, dicha solución museográfica.

El entusiasmo, la sensualidad y la apuesta por la felicidad que desprenden las obras de Laia nos recuerdan a piezas tan emblemáticas como la Joie de Vivre de Matisse, pues el mundo imaginario que la artista recrea tiene mucho de aquella Arcadia, un país imaginario habitado por pastores cuyas únicas tareas eran tocar instrumentos, cantar, bailar, vaguear tirados en la hierba y “conocerse bíblicamente” de vez en cuando. Pero los parajes de Laia no son transitados por pastores anónimos sin oficio ni beneficio, sino por aquellas “Marcelas” cervantinas de discurso activista, soñadoras y perseguidoras de la libertad femenina.

Artista: Laia Arqueros
Comisaria: Belén Mazuecos
Fechas: del 9 de junio al 8 de julio de 2016
Lugar: sala de exposiciones del Carmen de la Victoria (Universidad Granada)

Post Relacionado

2 Responses to Las “Marcelas” de Laia Arqueros

  1. […] En concreto, la crítica e investigadora de la Universidad de Granada, Regina Pérez Castillo, destaca una serie de características de esta exposición, claramente inspirada en la […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *