Laura Mema: METDL

by • 2 diciembre, 2016 • Exposiciones, Instalación, MadridComments (0)2316

“Las siete esferas del cielo están borrachas de pasión por ti; nosotros somos como fichas en tu mano; nuestro ser a través de tu ser es una miríada de tiempos relajados”1.

Yalal al-Din Rumi

El artista, como ente sensible, físico, espacial y temporal, debe enfrentarse a una doble elección a la hora de representar el mundo. Si su decisión pasa por la elección de “lo visible” como campo de trabajo, puede plantearla bien desde la mímesis, bien desde la abstracción. Laura Mema (1978 – Santiago del Estero, Argentina) se decanta sin embargo por “lo invisible”.

Laura Mema

¿Como abordar la representación de aquello que no vemos? Es evidente que en esta tarea la mímesis falla. Nos queda como recurso la abstracción, aunque para ello no baste una simple reducción del mundo sensible a lo esencial, sino que requiere de un elaborado método que nos permita acceder a ese otro tipo de realidad compleja.

El Tiempo y su capacidad no solo para situarnos, sino para conformarnos, es una preocupación constante, que recorre toda la obra de la artista. Partiendo del concepto de ¨Tiempo Profundo” 2 nos invita a replantearnos nuestra posición en el universo, a abandonar la tiranía del antropocentrismo y la incesante búsqueda de una función o un fin, para simplemente pasar a formar parte de él: Existir.

Laura Mema

Los artistas disfrutan, de algún modo, de una posición privilegiada al igualarse, desde su capacidad de crear, a la divinidad. En árabe el término musawwir: el que da forma, sirve para designa tanto al dios como al pintor y pone de manifiesto la función de este último como médium o ángel que nos conecta con lo ilimitado. Laura Mema se vale de diferentes recursos para desvelar sutiles relaciones entre la materia y el ser humano, partiendo de una concepción más orgánica en sus orígenes hasta llegar a la mística matemática/geométrica como vía de conocimiento, en sus trabajos más recientes.

En un riquísimo sistema de vinculaciones, confluyen referencias las filosofías orientales, de las que toma por ejemplo el Yantra y el Mandala en su vertiente instrumental, eternos diagramas para representar la estructura del universo y el lugar que en él ocupa el ser humano. Del mismo modo que estableciera Jung, el mándala : es una representación o imagen arquetípica que representa la totalidad del alma humana expresada míticamente, es decir, simbolizaría el fenómeno de la divinidad encarnada en el hombre3.

Laura Mema

Y en esa profusa red, encontramos también sefirot cabalísticos, formulados a través de sus expresiones simbólicas plasmadas en el tarot. Cada sefirá funciona como unidad sintética de significado entre dos polos opuestos, lo manifiesto y lo oculto. Tras su sentido sensible o perceptible se esconde otro tipo de significación más profunda que nos aproxima una vez mas a Jung en esa voluntad integradora de lo consciente y lo inconsciente.

Estos cosmogramas, proyecciones geométricas del universo en su esquema esencial, suponen una réplica microscópica del macrocosmos y enlazan por un lado con la mística hebrea a partir de la esencia mística del Kybalión y su “Ley de Correspondencia”4 y por otro con la abstracción geométrica árabe.

Precisamente es el acercamientos de la artista a los Cuasicristales (descubiertos en 1984) lo que propicia encontrar una puerta de entrada a la abstracción geométrica musulmana, concebida en palabras de Oleg Grabar como “ si una sinfonía ricamente orquestada se hubiera congelado convirtiéndose en espacio5 y revela su pertinaz deseo de querer alcanzar la belleza desde la pureza, el orden, el ritmo, y la simetría.

Laura Mema

Como estableciera Luca Pacioli6 , partiendo del Timeo de Platón, las cosas sensibles son numerables y se pueden enunciar numéricamente, así la relación entre las cosas se puede expresar mediante la proporción. Reside por ello en la proporción la estructura misma del universo y mediante el límite, lo ilimitado toma forma.

El trabajo de Laura Mema, nos ofrece la posibilidad de perdernos en la Totalidad, nos regala la libertad de la contemplación y nos recuerda casi como un mantra la sentencia: Lilah al-baqui: Lo que permanece es de dios. Solo el universo permanece, las cosas pasan y querer aferrarnos a ellas, nos hace llorar.

La instalación Site Specific: Moviendo el tiempo de lugar, se puede visitar en Alimentación 30. Calle Dr.Fouqet, 30 de Madrid.

  1. Yalal al-Din Rumi. Pemas Sufies -Poema 34 – Vesión de Alberto Manzano – Ediciones Hiperión – 1993 – Madrid.
  2. James Hutton, con su “Teoría de la tierra” (1788) y Charles Lyell con “Sobre las pruebas geológicas de la antigüedad del hombre (1862) consiguen superar la concepción de “Tiempo Bíblico” y elaborar el concepto de “Tiempo Profundo”
  3. Fundación Karl Gustav Jung. Seminario sobre El Mándala – Barcelona 2013.
  4. Lo que es arriba, es abajo.
  5. Oleg Grabar. “La formación del Arte Islámico” – Ed. Cátedra – Madrid – 1988.
  6. Luca Pacioli – “La divina proporción” Ed. Akal –Madrid – 1987.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *