Los Niños-Tele: El nuevo homovidens – Roberto López Martín

by • 23 abril, 2019 • Exposiciones, MadridComments (0)902

Miró con tristeza a un grupo de niños, al que se había sumado el de la bolsa de caramelos. Pensó en el posible futuro que se les avecinaba. Y record a sus hijos que a aquellas horas estarían pegados a la pantalla del televisor viendo las aventuras de unos astronautas que viajaban por los mas sorprendentes planetas.
Juan José Plans1

Firmemente consolidado como un lugar de referencia en el panorama del arte de nuestro de país y notablemente en el de la ciudad de Madrid, el CEART (Centro de Arte Tomás y Valiente), desde el inicio de su andadura en el año 2005, ha logrado generar un discurso verdaderamente consistente y eminentemente propio desde la periferia. Este hecho lo hace doblemente valioso en esa ardua y necesaria labor de descentralización. Es por lo tanto un motivo de celebración para cualquier artista tener la oportunidad de poder exponer en este privilegiado espacio de legitimación.

Roberto López Martín (Madrid – 1982) lleva hasta la institución sus Niños-Tele. Un proyecto denso que ha ido perfilándose desde 2015 y a través del cual el artista ha conseguido alcanzar un estado de gracia creativa, una situación de equilibrio y de autodefinición plena. Todas sus obsesiones, intereses, narraciones y posiciones parecen darse cita aquí. Su desarrollo sobre el concepto de lo siniestro en su vinculación intrínseca con lo familiar, la dimensión performática, su ambiguo acercamiento a la infancia, tiene todo cabida en los niños-tele.

Desde una lectura profunda y razonada del texto de Sartori2, que da título a la exposición, asistimos a una puesta en escena barroca y onírica que pone el acento sobre los peligros de los medios de comunicación de masas en nuestra sociedad, descubre el consumo como la herramienta perfecta para la perpetuación de un sistema en el que tras la perversa apariencia de un beneficio “común”, la realidad solo se dirige hacia el cada vez mayor enriquecimiento de las estructuras de poder.

Si las grandes corporaciones y los gobiernos centran sus esfuerzos en perfilar desde la infancia a los futuros consumidores y no a los ciudadanos del mañana, la responsabilidad y la clave para el cambio reside fundamentalmente en las personas adultas. Michael Haneke en 1992 advertía a través de uno de sus personajes, el padre de Benny, del peligro que se avecinaba, un adulto que ante la tragedia no es capaz de analizar las causas y los condicionantes y tan solo se preocupa por las consecuencias hacia su propia persona. Todos somos responsables ante la “negligencia en el deber de vigilancia”3.

El trabajo de Roberto López Martín llega a ser polisémico y entre las diferentes lecturas y aproximaciones, que van de lo político a lo privado, encontramos también una dimensión mítica que se sumerge en lo arquetípico y nos habla de lo monstruoso como potencia creadora, del cuestionamiento de la norma y de la posibilidades otras e infinitas de lo bello como protocolo.

Fechas: Del 25 de abril al 14 de mayo de 2019
Lugar: CEART, Fuenlabrada – Madrid

Notas:

  1. PLANS, Juan José. El juego de los niños – La Página Ediciones – col.: Synoros – 1976 – 2011.
  2. SARTORI, Giovanni – Homo Videns – La sociedad teledirigida – Ed Taurus – Barcelona 1998.
  3. HANEKE, Michael – El vídeo de Benny – Austria 1992 – 105 min.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *