MIRALDA MADEINUSA en AZKUNA ZENTROA

by • 2 junio, 2017 • Bilbao, Centros de arte, Dibujo, Exposiciones, Fotografía, InstalaciónComments (0)1499

Azkuna Zentroa presenta la exposición ‘MIRALDA MADEINUSA’, comisariada por Vicent Todolí, en la muestra se recupera la obra del artista catalán Antoni Miralda (Terrassa, 1942), realizada durante su larga estancia en Estados Unidos, desde mediados de los años setenta.

Antoni Miralda

A partir de su archivo personal, se reconstruyen algunas de sus instalaciones más destacadas de esa época y se pone al alcance del público una amplia selección de materiales que permite adentrarse en la génesis de su trabajo: grabaciones audiovisuales de acciones y eventos, dibujos, esbozos, fotografías y otros materiales documentales, en su mayoría inéditos.

Entre sus obras destacadas, se mostrará ‘Breadline’ (1977), una monumental línea de panes que alude a las colas que se formaban para la comida durante la Gran Depresión de 1929, presentada en el Contemporary Arts Museum de Houston; ‘Wheat & Steak’ (1981), un gran desfile-performance por las calles de Kansas City, una exposición en el Nelson-Atkins Museum of Art y una ceremonia participativa en la Bolsa de Cereales de esta ciudad; y ‘El Internacional Tapas Bar & Restaurant’ (1984-1986), un experimento social y artístico abierto junto con la restauradora Montse Guillén en el barrio de TriBeCa de Nueva York. La exposición presentará también la gran instalación ‘Santa Comida’ (1984-1989), que recoge el legado de la cultura afro-caribeña en la América actual, expuesta en el Museo de Reproducciones de Bilbao desde el 3 de junio.

Con gran capacidad de simbiosis, Antoni Miralda (Terrassa, 1942) construye su obra en diálogo con el contexto social y cultural en el que vive. Si bien su estancia en París, ciudad donde se instaló en 1966, supuso sentar las bases de un método de trabajo propio, el descubrimiento de la cultura americana actuó como catalizador.

Cuando Miralda llegó a Estados Unidos en 1971 se encontró con un país convulso, inmerso en la guerra de Vietnam, sacudido por movimientos políticos y sociales de todo tipo que desafiaban al sistema. Miralda conectó bien con ese laboratorio social en el que se respiraba una acusada sensación de libertad. Sin el ‘melting pot’ o fusión de culturas propia de la vida americana, su obra habría sido otra. Si en París abandonó el espacio de la galería para salir a la calle e inició una trayectoria que lo alejaría de la performance para convertirlo en un ‘artista participativo’, en América evoluciona hacia la ceremonia colectiva y social. Si en París había dirigido su inquietud experimental hacia el universo de la comida y el color –la idea del ‘traiteur coloriste’–, en América su obra adquiere mayor complejidad formal, al tiempo que va incorporando al público como parte activa del acto creativo.

La fusión de culturas distintas, las dimensiones de paisajes urbanos y humanos, y la iconografía y ritualidad populares activan la observación y confrontación in situ. «Antropólogo entrometido, estudia costumbres y aísla prácticas y hábitos; realza su contenido simbólico y organiza su transferencia estética y poética, su proyección hacia el universo del festín», escribe el crítico Pierre Restany en 1982. Miralda apuesta por una obra que prima el espacio público y la convivencia, el carácter efímero, el espíritu crítico y poético, y también el humor, convirtiendo en un universo creativo un acto tan universal como es el comer.

Fechas: Desde el 3 de junio al 1 de octubre de 2017
Lugar: Museo de Reproducciones, Bilbao

Fechas: Del 7 de junio al 1 de octubre de 2017
Lugar: Azkuna Zentroa, Bilbao

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *