Museos de arte de los nuevos medios y la comercialización del net.art

by • 30 mayo, 2018 • Arte Digital, Mercado del arteComments (0)1900

El arte de los nuevos medios es un tema muy interesante desde muchos puntos de vista, pero especialmente desde la perspectiva del mercado del arte, ya que se nos presenta la disyuntiva de la forma de comercializarlo y preservarlo como el arte tradicional.

Todos hemos visitado los museos y admirado las obras de los grandes maestros del arte clásico, que están cuidadosamente resguardadas para que perduren a través de los años y detrás de éstas existe todo un equipo de profesionales que son los responsables de su preservación.

net.art

Hay una gran diferencia entre el arte clásico y el arte de los nuevos medios sobre todo en la forma de exponerlos y preservarlos, ya que el montaje para una exposición de arte digital conlleva una serie de requisitos tecnológicos que estresarían al mejor comisario de arte, ya que un mínimo error de manipulación podría dañar una pieza e incluso estropear toda la exposición, si no se tiene bien claro el concepto y los conocimientos técnicos que el artista quiere transmitir.

Al pensar detenidamente sobre la posibilidad de que exista un modelo de museo para el arte de los nuevos medios, creemos que sería la mejor manera de lograr la legitimización de éste arte desde el punto de vista institucional, al dotarlo de mayor fuerza y contexto al estar dentro de un museo o galería; por lo tanto es muy difícil que desaparezca en un futuro el museo con sus funciones cotidianas, lo que si sucederá es que se adaptará a los nuevos requerimientos de las distintas expresiones del arte. Hay que tomar en cuenta que un museo que mantenga obras de arte tecnológico, necesitará de mucho más recursos que un museo de arte tradicional, ya que éstas piezas necesitan de una conservación especializada y muchas de éstas quedarán obsoletas a corto plazo.

net.art

Referente a la forma de contrarrestar la obsolescencia de las instituciones culturales, es imperativo que las misma acepten los cambios constantes de su entorno y se reestructuren o reinventen de tal forma que adopten los nuevas tendencias culturales, sin perder su esencia.

Al hablar del arte de los nuevos medios y el arte contemporáneo, evidentemente para los conocedores del arte suponen de inmediato que se trata de lo mismo, pero para el público en general es necesario que se haga una distinción entre ambos artes, de ésta manera lograr captar la atención de las personas apasionadas a la tecnología pero que muchas veces consideran al arte tradicional no tan interesante y evitan asistir a exposiciones, pensando que solamente encontrarán arte abstracto o ready made de objetos desechados.

 net.art

Comercialización del net.art

Existen muchas interrogantes relacionadas al net.art, sobre su conservación, comercio, exposición, perdurabilidad, ya que es una práctica artística no tradicional y netamente ligada al mundo tecnológico de las redes, es un arte emergente experimental que evoluciona constantemente, ya que tiene un amplio campo creativo para su desarrollo.

Para muchos es un dilema saber si se puede o no poseer conceptualmente una pieza de net.art; nosotros consideramos que si es posible, ya que lo valioso es la idea y no el soporte o medio donde está plasmada o es difundida, al igual que una obra de arte moderno lo que se comercializa o se vende son los derechos sobre esa idea o concepto, que irá acompañada de un certificado de autenticidad.

Existe un mercado para cada cosa y el arte no escapa de esta premisa, es por esto que hay coleccionistas y compradores de obras de arte en todas sus expresiones, sin distinción del medio o soporte que se utilice; tal es el caso del net.art que se comercializa sin importar que esa pieza que llamó su atención se encuentre en el caché, lo que el cliente compra es ese derecho de posesión que le dará la satisfacción de poseer algo único desde el punto de vista conceptual; similar a las personas que compraban piezas de la obra Zona Vacía de Yves Klein (Niza, Francia 1928- París, Francia 1962), por unos cuantos lingotes de oro y el comprador recibía un certificado en papel que lo acreditaba como dueño de una porción de sensibilidad.

Pero, ¿cómo distinguir si la obra adquirida es original o es una copia?. Muchas veces a estos compradores o coleccionistas de arte no tradicional no les interesa comprobar o distinguir si la pieza que compraron es original o no, ya que es un mercado muy exclusivo y las mismas son compradas directamente al artista de net.art quien les otorga un documento legal que valida su autenticidad, pero de igual forma estas piezas se pueden distinguir de una copia, utilizando el sistema de la URL (no duplicable) como garantía de que es original.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *