“La noche sexual” de Oriol Vilapuig

by • 27 marzo, 2017 • Barcelona, Exposiciones, FundaciónComments (0)2095

La Fundació Suñol presenta “La noche sexual” una exposición monográfica del artista Oriol Vilapuig, en la que encontramos una selección de más de treinta obras que se muestran al público por primera vez. La mayoría son polípticos realizados entre 2010 y 2016, que inciden en metodologías que aparecen a menudo en los últimos trabajos del artista, como son la utilización de la forma de ensayo como actitud de estudio y el uso de la tradición y el arte como un espacio simbólico que conforma nuestro inconsciente colectivo.

Oriol Vilapuig

La muestra, que toma su título del libro homónimo de Pascal Quignard, se articula en siete ámbitos y un preámbulo, organizando las obras en dos ejes: por un lado lo que se puede definir como formas de resistencia y supervivencia sobre ciertos sentimientos de pérdida y miedo, basándose en la obra de Pier Paolo Pasolini, y por otro los trabajos sobre el erotismo entendido como una forma de desborde entre una voluptuosidad extrema, el pudor y el espanto, desde su aspecto sagrado y ontológico, partiendo de autores como Georges Bataille, Pierre Klossowski y el mismo Pascal Quignard.

Para comprender la propuesta expositiva que presenta la Fundació Suñol, se debe entender el término ensayo como una forma de estudio e indagación abierta que reclama al espectador una mirada en constante construcción, y que nos obliga a poner en duda los límites de nuestra experiencia. Cuando nos enfrentamos a la obra de Vilapuig, la tradición se entiende en su sentido más literal como aquello que nos precede o nos viene dado, no como espacio a superar sino como un espacio para habitar, que nos acoge en una experiencia compartida, reiterada y renovada al mismo tiempo. Este es el motivo del constante uso de la cita y la apropiación de otros autores que aparecen también en forma de escritura en sus obras.

Muchos elementos en los trabajos de Oriol Vilapuig nos remiten a la historia de la cultura. En ellos hay referencias directas al pasado clásico: mitos de la literatura griega y latina, y a ciertas culturas anteriores como la egipcia. Hay imágenes misteriosas: un alma que se desdobla en el sueño o en la muerte, una pareja en cópula, bestias en el acto de devorar, la sombra de un pájaro que también puede ser el espectro de un pensamiento oscuro al pasar. Estas obras deben interpretarse como imágenes marcadas por el gesto que comporta el acto de dibujar, un gesto que por otro lado une lo arcaico y lo contemporáneo, y nos remite a su inestabilidad a partir del mecanismo de la cita, la apropiación y el montaje. Este mecanismo visibiliza experiencias alrededor del cuerpo, el deseo, el erotismo y su carácter sagrado, la pérdida, el miedo y el tiempo inscrito en sus constantes ciclos vitales.

Fechas: Hasta el 2 de septiembre de 2017
Lugar: Fundació Suñol, Barcelona
Imagen: Oriol Vilapuig – Teorema, 2015. (parte IV). Obra en cuatro partes. Lápiz grafito sobre papel

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *