¿Qué quieres ser de mayor?

by • 20 mayo, 2020 • ArtistasComments (2)812

Dicen que el talento o la creatividad son rasgos con los que nacemos, pero, que, en ocasiones, nos hacen destacar de una manera excepcional. Esto es algo que podemos comprobar con Leonardo Rodríguez-Pastrana Caldarola (Novara, Italia, 2013), el pequeño gran artista del que quiero hablaros hoy.

Leonardo es hijo de la italiana Laura Caldarola, la súper mamá influencer y el arquitecto José Rodríguez-Pastrana. Con tan solo 6 añitos, Leonardo ya ha realizado varias exposiciones en Corea del Sur –como la recientemente inaugurada en Seúl, Village in dream–, está representado por galerías, tanto coreanas como madrileñas, acaba de lanzar sus propias camisetas con una importante marca de ropa y ha pintado alrededor de 200 cuadros y, es que, para él, su propio nombre ya es una inspiración:

«Soy un artista porque he pintado muchos cuadros y mi nombre es Leonardo, como Leonardo Da Vinci»
Leonardo Rodríguez-Pastrana para Tuta&Coco

Desde que comenzó a llenar de dibujos los armarios –¡con dos años y medio!– sus padres no han dudado ni un solo momento a la hora de potenciar su talento. Con esta edad, ubicaron una gran pared de pizarra en su habitación para que se pudiera expresar con total libertad, ahora, le proporcionan tantos lienzos como necesitan sus pequeñas manos para pintar.

Caldarola y Pastrana siempre han sentido que esa creatividad debía estimularse y favorecerse. Así, Leonardo ha convertido su propia casa de Madrid en taller de creación y fábrica de ideas y, sus paredes, en un museo monográfico.

Habitación de Leonardo, fotografía © María Blanco Brotons, 2018

Sus obras guardan una cercana afinidad con las piezas de Jean-Michel Basquiat, un niño que, en el corazón de Brooklyn, también comenzó a llenar de dibujos las paredes de su casa. Y, es que esta afinidad con el artista del neoexpresionismo va más allá que la temprana edad en la que comenzó a brotar el arte. Leonardo nunca ha tenido a Basquiat como referencia, tan sólo los dibujos que ve, los cuentos o cómics que lee, los juegos, su día a día y, como él mismo me cuenta: “los dibujos animados, los legos, las cosas que aprendo en el cole, mis inventos…”; consiguiendo así un expresionismo visual de tintes pop en gran relación con las obras del artista neoyorquino.

«Rocket to the sun» junto a Antonyo Marest (2019)

Sus obras destacan por el dibujo como protagonista y el uso del color como potenciador de este. Además, al artista le encanta experimentar, como una fina línea que separa la creación artística del juego, ya que, para él, la diferencia es mínima. Y esto es lo que define una verdadera pasión, al fin y al cabo.

«Me gusta dibujar con unas ceras gordas, los sprays (sobretodo uno que dispara telarañas), los pinceles… ¡Todo!»
Leonardo

Leonardo recrea sus divertidos protagonistas con un estilo totalmente personal y característico de inmediatez expresiva, ya que bebe del consumo de imágenes, la cultura pop actual, lo cotidiano, sus propios gustos e inspiraciones: monstruos, cohetes, animales, a parte de sus personajes favoritos (como El ninja verde de Lego, la Pantera Rosa, ¡o Gecko de Pijamas!); también añade letras, números y mezcla grafismos, formas u otros materiales que encuentra en su entorno (como legos o arena). Experimenta, disfruta y crea. Su firma es ya uno de sus propios iconos, llegando a aparecer, en algunas ocasiones, casi al mismo tamaño que el dibujo.

Caballo Blanco, 2020

Estos dibujos resaltan sobre un fondo desdibujado, a veces plano, otras, bañados en manchas o por la conocida técnica del dripping; la figura característica de la obra está delimitada por el uso de la línea y, junto al color, forma un todo al más puro estilo neoexpresionista. A veces, la palabra acompaña a la vez que describe la forma, perfectamente reconocible.

Pese a su corta edad, Leonardo compone sus obras con un modo de expresión controlada: hace suya la idea y la técnica y, usando sus manos y sus materiales, la lleva al lienzo. Si consultamos las etapas del desarrollo gráfico infantil elaboradas por Jean Piaget podemos obtener datos muy interesantes.

El dibujo infantil evoluciona a la vez que crece el niño y, en el caso de Leonardo, es posible que las etapas comunes de desarrollo se hayan visto alteradas, abandonando la etapa del garabateo de forma más temprana para alcanzar con mayor rapidez el llamado realismo intelectual. La actividad artística implica, por tanto, acciones que precisan necesariamente de un proceso intelectual complejo.

Leonardo junto a uno de sus personajes convertido en escultura, en Seúl, 2019

Y es por esto por lo que no resulta extraño que Leonardo ya guarde en su colección un sinfín de cuadros, de entre los cuales, él se queda con “La Ciudad de los Pijamas”, «porque tiene muchos colores y muchos detallitos» –me cuenta Leo–, y exposiciones donde sus sueños (e incluso sus personajes) se hacen realidad.

Está claro que Leonardo disfruta pintando y tiene una familia muy creativa, que le motiva y ayuda a crecer con gran cariño. Pero ¿dónde le gustaría colgar sus obras en el futuro? Algún día, le gustaría ver sus cuadros expuestos «en un sitio con muchos juguetes o en la Luna» y, además, Leonardo me cuenta que, de mayor, le gustaría ser karateka.

La Ciudad de los Pijamas, 2018

¡No dudo que lo conseguirás, Leo! Porque un gran artista ya has conseguido ser. Y estoy segura de que alcanzarás todos los sueños pequeños y grandes que te propongas durante tu trayectoria.

Espero que hayáis disfrutado conociendo a este pequeño gran artista. Podéis encontrar más información sobre él en su Instagram.

Post Relacionado

2 Responses to ¿Qué quieres ser de mayor?

  1. Avatar Jose dice:

    Que chulo!! Me encanta

  2. Avatar Bernabe dice:

    Chulisimo. No tengo palabras. Magnifica plataforma para visibilizar artistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *