Rafael Sanz Lobato, Premio Nacional de Fotografía 2011

by • 6 noviembre, 2011 • Fotografía, PremiosComments (0)2353

El Ministerio de Cultura concedió el pasado  26 de Octubre el Premio Nacional de Fotografía 2011 a Rafael Sanz Lobato (Sevilla, 1932) haciendo de esta manera  un justo reconocimiento a la trayectoria de este fotógrafo, caracterizada fundamentalmente por una gran coherencia en las temáticas y el lenguaje visual empleado, así como por la solidez de sus conocimientos técnicos. En este punto hay que destacar que el proceso de realización de sus fotografías ha sido siempre controlado y realizado íntegramente, en todas sus fases, por el propio Sanz Lobato, utilizando medios tradicionales en los que en la actualidad sigue investigando.

Rafael Sanz Lobato  ingresó en 1964 en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid, creando allí, junto con otros fotógrafos, el grupo La Colmena. Posteriormente, tras la desaparición de este grupo participó en la formación del Grupo 5. En su trayectoria profesional, ha recorrido numerosas facetas en el difícil camino de la dedicación a la fotografía: trabajó en el campo de la publicidad y desarrolló una importante producción personal en el ámbito del documentalismo: durante las décadas de los 60 y 70 indagó en la temática del mundo rural, recogida a través de sus tradiciones, costumbres y rituales. Su labor de búsqueda y análisis creativo es muy relevante en este sentido, tanto por su interés documental y calidad  artística como por su trascendencia, ya que ha sido un ejemplo motivador y una influencia que ha abierto el camino a fotógrafos posteriores. El jurado del Premio, que ha sido unánime en su decisión, ha subrayado especialmente el valor pionero de estas aportaciones:

Su trabajo adopta un método de observación antropológica que tendrá múltiples consecuencias. Asimismo su enfoque documental actualiza el lenguaje fotográfico e influye en el fotoperiodismo contemporáneo

Tras esta etapa, desarrolló una destacable actividad fotográfica en los géneros del retrato y el bodegón.

De esta manera, se pone en valor una obra que, junto con la de otros fotógrafos de la misma generación,  desgraciadamente se ha mantenido en la invisibilidad  hasta épocas muy recientes, sufriendo una falta de apoyo a su difusión ocasionada por los condicionantes de los contextos políticos y sociales atravesados por el país y la desfavorable situación de las instituciones culturales. Como resultado de ello, las imágenes de estos fotógrafos se mantuvieron silenciadas y olvidadas: “Siempre nos consideraban unos desarrapados sin obras. Fuimos víctimas de una gran cacicada, durante y después del franquismo” ha afirmado Sanz Lobato. No será hasta los noventa cuando este fotógrafo empiece a ver valorado su trabajo con la merecida consideración, a través de varias exposiciones y menciones como la Medalla de Oro al mérito de las Bellas Artes en 2003 o como en estos momentos, mediante el premio recientemente obtenido.

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *