Ramón Conde: Emoción-Razón, la gran dualidad.

by • 11 marzo, 2013 • Escultura, Galicia, Santiago de CompostelaComments (0)4066

Hasta el 9 de junio de 2013. Torres Hejduk, Santiago de Compostela.

El interés de Ramón Conde (Ourense, 1951) por el arte comenzó a una edad temprana, pasando del lápiz al lienzo y de ahí, posiblemente por influencia de su padre que esculpía en piedra, a la escultura. Fuertemente marcado por el psicoanálisis y por las teorías de Freud, los mundos oníricos cuentan con un gran peso en la concepción de unas obras que no sólo se conocen en Galicia, sino también en diferentes ciudades internacionales como París, Monterrey, Puerto, Hannover, Berlín o Londres…

[flickrset id=»72157632944517862″ thumbnail=»square» overlay=»true» size=»medium»]

Una muestra, tres escenarios: Emoción-Razón: la gran dualidad se desarrolla en tres espacios diferenciados: la explanada exterior y los interiores de ambas dos Torres Hejduk.

En el exterior, Ramón Conde sitúa un individuo que surge de la tierra y que forma un pórtico antropomorfo, un ejercicio de introspección que permite visualizar el mundo emocional que se desarrolla en el interior.

Ya en el interior de las torres, se desarrolla esa gran dualidad que propone el escultor. En la primera, el visitante se encuentra una reunión de personajes que escuchan a un líder, creador de una realidad intelectual que se materializa para ellos. En la segunda, se presenta una serie de escenas que reflejan la influencia emocional de unos individuos sobre los otros, donde se plasma el poder psicológico cómo fuerza determinante de nuestro comportamiento social.

El objetivo final no es mostrar sólo la influencia de unos sobre otros, sino que ante todo es una reflexión sobre el papel de la convicción: como somos capaces de crear realidades paralelas que son más determinantes que el mundo físico.

Emoción-Razón: La gran dualidad se puede visitar gratis hasta el 9 de junio de lunes a domingo de 10 a 14 horas y de 16 a 20 horas. La entrada es libre pero el aforo es limitado a la capacidad de las Torres Hejduk.

Post Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *