Retrospectiva de Mona Hatoum

by • 2 agosto, 2016 • Exposiciones, Instalación, LondresComments (0)3431

Tate Modern ofrece un acercamiento a mujeres artistas imprescindibles para comprender la historia del arte que se fraguó en el pasado siglo XX. A la exposición de la que os hablábamos hace unos días sobre la obra de Georgia O’Keeffe se suma una individual dedicada a la artista Mona Hatoum.

Mona Hatoum

La muestra refleja treinta y cinco años de coherencia poética y pensamiento radical expresados a través de una amplia gama de medios artísticos: performances, video, escultura, instalación, fotografía y obras sobre papel.

Mona Hatoum es conocida por sus instalaciones a gran escala y esculturas que desafían los lenguajes formales del minimalismo y el surrealismo para exponer un mundo caracterizado por conflictos y contradicciones. Ella comenzó su carrera en la década de 1980 realizando performances y videos, en los que mediante el cuerpo plasmaba una realidad dividida, asediada por el control político y social. En el video Roadworks (1985) se documenta una performance donde caminaba descalza por las calles de Brixton con un par de botas Doc Marten atadas a los tobillos.

Mona Hatoum

El cuerpo siempre ha sido una temática central en la obra de Hatoum y ella es conocida por sus referencias a la vulnerabilidad y la resiliencia, como se ejemplifica en ‘Corps étranger’ (1994), un viaje a través del paisaje interior y el exterior del propio cuerpo de la artista.

Sus instalaciones también sitúan el cuerpo como objeto de poder, evidente en la pieza ‘Impenetrable’ (2009), un cuadrado suspendido formado por cientos de delicadas varillas de alambre con púas; y en la instalación ‘Light Sentence’ (1992), trabajo en el que juega con las paredes de armarios de malla de alambra con una bombilla en movimiento lo que crea sombras dramáticas.

Mona Hatoum

Muebles y otros objetos familiares ocupan un lugar destacado en su trabajo, a menudo modificados y ampliados, que le sirven para explorar la delgada línea entre lo familiar y lo extraño. En ‘Homebound’ (2000), por ejemplo, un conjunto de utensilios de cocina y muebles para el hogar están conectados por cable eléctrico, a través del cual pasa una corriente eléctrica audible.

La obra de Hatoum pone de relieve la condición de desplazamiento, compartida por muchos en la era moderna. La pieza ‘Present Tense’ (1996) está realizada con 2.200 cubos de jabón de aceite de oliva tradicional de Nablus, una ciudad al norte de Jerusalén. En la reciente instalación ‘Twelve Windows’ (2012-13), comprende doce piezas de bordados realizados por las mujeres palestinas que viven en campos de refugiados en el Líbano, el bordado se convierte en un acto de resistencia.

Fechas: Hasta el 21 de agosto de 2016
Lugar: Tate Modern, Londres

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *