Tus Datos, fotografía y cultura digital

by • 5 octubre, 2015 • Exposiciones, Festival, FotografíaComments (0)2273

Una necesidad se ha implantado sutilmente en nuestro organismo, o tal vez esta no haya sido introducida sino simplemente amplificada. Sea como fuere, los dispositivos móviles con cámaras están adheridos a nuestro cuerpo, convirtiéndonos en una suerte de ciborgs.

Tus Datos_Noorderlicht

En el festival de fotografía internacional Noorderlicht, que se celebra anualmente en Groningen, se presenta este año “Data Rush”. La fotografía ya no se ocupa de suplir las imprecisiones y lagunas de la memoria, la fotografía popular ya no es registro, ni tampoco podemos considerarla ya, si es que alguna vez realmente lo fue, testigo veraz. Seleccionamos y escenificamos experiencias para al momento poderlas compartir con los demás, un “los demás” abstracto y con objetivo de abarcar en masa. Hacerse público, sentirse un “tú sí que vales” sin esperar la nominación. Lo llaman democracia digital, cedido el espacio para la autoexhibición intercultural y globalizada. Y entre todo ese caos de imágenes, videos y tweets, perderse, disolverse en el eco de voces cacofónicas de “mirarme, estoy aquí, yo también existo”. Así es el proyecto de Christopher Baker, “Hello World! O How I Learned To Stop Listening and Love The Noise” una inmensa pantalla repleta de una infinidad de vídeos  extraídos de youtube, de voces intentando hacerse oír.

De ese modo, formar parte de la realidad mediática que nos induce a admirar e imitar a los ídolos, a ser uno de ellos en nuestra propio “side”. Los star system ahora podemos ser todos, las redes sociales nos han ofrecido los míticos 15 minutos de fama. Una fama que como podemos observar en las fotografías de Dina Litovsky no sobrepasa un relativo círculo próximo al protagonista. A veces son relatos con ingenio o en su absurdo patetismo dan la vuelta al mundo, propagándose más rápido que un estreno hollywoodiense. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos ese extenso archivo de hiperproducción de imágenes y proliferación de datos que rellenamos entre todos, acaba cayendo en la fugacidad del medio, que para muchos es lo mejor que les podría suceder. Es lo que los defensores al derecho al olvido en Google reclaman, y lo que Nate Larson & Marni Shindelman de un modo más humanista han congelado y llevado a la realidad, tweets de todo el mundo acompañados de las fotografías de su geolocalización, recuperando el mensaje y respetando su anonimato.

Sin embargo, en ese aparente mundo feliz de compartir como buenos hermanos se esconde un entramado de “peros” y condiciones. *1 Aaron Swartz luchó para que todos aquellos avances intelectuales estuviesen al abasto de todos, que el conocimiento y la cultura pudieran ser compartidos libremente, pero esa idea no gustó. De una forma menos política y más casual, dieron un paso adelante en este abrir camino, *2 “The Pirate Bay” y la idea tampoco gustó. La transmisión de la información y documentos si no es mercantilizada y controlada no será aceptada. Pero, ¿qué ocurre si una entidad privada comercializa información pública (lo que es ilegal) facturando millones de dólares por ello, y siendo respaldada por el Gobierno?

Todo aquello que consideramos personal y privado en nuestras vidas es fácilmente accesible a cualquier persona en cualquier lugar con sólo unos clicks en el teclado. Hasan Elahi después de ser erróneamente acusado de terrorista decidió monitorizarse voluntariamente para demostrar al FBI que su vida está exenta de sospecha. Después de un año la cantidad de fotografías de lo que comía, compraba y los lugares a los que iba y viajaba se acumularon en un completo y banal archivo que decidió convertirlo en obra de arte, es el trabajo “Thousand Little Brothers v2”. Con este acto Elahi propone, y así lo presenta en su TED, generar aquel contenido que el FBI, las multinacionales y el Gobierno puedan desear y entregarlos por ejemplo, en una página web en la que ellos y todos tengamos acceso, olvidando por un momento de que la lucha es a favor de la privacidad y de que el control no lo tiene quién genera el contenido sino quien lo dispone, susceptible a sus intenciones. Recordemos que todo dato está sujeto a una lectura subjetiva y fácilmente manipulable. No hace mucho un joven fue metido en el calabozo por tweetear su alegoría apasionada de ir a USA en sus vacaciones y hacerla arder.

En esa misma línea de recopilación de datos se gestó el proyecto “Rogier”. Si alguien ha fantaseado con la idea de publicar un libro a partir de sus tweets, Joyce Overheul ha sido de esos que ha pasado del dicho al hecho, no ha sido el primero por supuesto, ni el único pero sirve como ejemplo de este romántico hacer.

Internet no sólo es el escaparate de una tienda, si vamos allá donde las normas, el control, la censura y la moral no tienen sentido, estaremos navegando por el Dark Blue, pero para acceder a él hay que saber cómo, entender cómo funcionan los vacíos legales, espacios no presentables, espacios que no solo no podemos evitar sino que deben existir. Thiemo Kloss presenta una misteriosa y cautivadora serie fotográfica inspirada en ese lado oscuro que oculta el mundo online.

Esta hiperrealidad que se nos muestra, se sitúa en un espacio de contemplación y de observación, combatiendo la habitual sumersión en dispositivos tecnológicos o las prisas que tantas veces nos impide recaer en el contexto que nos rodea. Nuestra capacidad para reunir datos crece más rápido que nuestra capacidad para analizarlos. Todos estos trabajos y otros tantos más son recogidos en el festival de fotografía “Data Rush” que podrá verse hasta el 11 de Octubre. Como un conjunto de relatos de nuestro presente más tecnológico, un zumbido que reclama de nuestra atención para distinguirse.

 *1: Aaron Swartz: Programador, escritor y activista en Internet. A sus casi 14 años entró a formar parte como creador del RSS, espacio para compartir contenidos. Logro el acceso (ilegal) a JASTOR, un servidor de distribución de revistas científicas y literarias restringido a suscriptores, lo cual lo llevó a tener problemas con las autoridades federales pudiendo ser acusado hasta 35 años de prisión y a un millón de dólares en multas. También fue investigado por el FBI en 2008 por descargarse más de 18 millones de páginas del sistema de pago que recopila archivos judiciales y divulgarlas al público. Contribuyó en la red social dedicada a noticias Reddit. Finalmente murió a los 26 años por causas desconocidas.
*2: The Pirate Bay: Es un motor de búsqueda y rastreo de ficheros BitTorret en el que es posible  realizar búsquedas de todo tipo de material multimedia. Fundada por la organización contra el copyright Piratbyran a principios de 2003 en Suecia. Es el mayor Tracker de BitTorrent a nivel  mundial.
http://www.noorderlicht.com/en/

Post Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *